Empresa

domingo, 4 de marzo de 2018

Otra constante en Tláhuac: las invasiones por grupos de facinerosos

Mercado Sobre Ruedas

La Columna de Zaratustra
El patrón de las invasiones en Tláhuac, tierra de simulaciones, engaños y estafas por parte de politicastros que en su inmensa mayoría se asentaron en esa noble tierra para aprovecharse de los ciudadanos y hacer carrera y patrimonio, volvió a darse el pasado viernes cuando se registró una nueva invasión, pero ahora en un predio del ejido de Tlaltenco, por parte de los dizque Panchovillas independientes.

La arqueóloga Mari Carmen Serra (en la parte superior) con el periodista Sergio Rojas en
la zona arqueológica de Tlaltenco en abril de 1978. Fotografía Gaceta UNAM
Desde que en 1997 llegó la supuesta alternancia a la Ciudad de México con Cuauhtémoc Cárdenas, del Partido de la Revolución Democrática, como primer jefe de gobierno surgido de una elección, al poco tiempo se intensificaron las invasiones de predios en la delegación Tláhuac… Anteriormente, uno de los casos de invasión inducida más conocido fue aquella que originó el nacimiento de la Colonia Zapotitla (nombre derivado de Zapotitlán), cuando el cuatro de marzo de 1981 comenzaron a ser reubicadas ahí «paracaidistas» del llamado «Campamento 2 de Octubre», que originalmente se encontraba entre La Viga y el Eje 3 en Ixtapalapa, por autoridades del Departamento del Distrito Federal, al haberlos desalojado de los terrenos que estaban bajo torres de corriente de alta tensión… Pero a partir de la llegada de los perredistas a la administración delegacional en Tláhuac, de igual forma comenzó a darse el solapamiento de invasiones por parte de grupos promotores de vivienda… Ahí está el caso de Francisco Martínez Rojo y el surgimiento de la Colonia Tierra y Libertad después de haber promovido la consiguiente invasión… Y esa ha sido la historia reciente de Tláhuac desde que comenzaron las administraciones emanadas del partido del sol azteca, y replicadas por la gestión morenista a partir de 2015, cuando por lo visto el entonces delegado Rigoberto Salgado habría acordado apoyos a cambio de impunidad con respecto a las invasiones con los del Frente Popular Francisco Villa Independiente, una escisión del original y que como sucede en la farándula con la Sonora Santanera o la Dinamita, que se van dividiendo en cinco, diez o veinte partes, al final todos tocan el mismo género de música… Esto viene a colación porque el patrón de las invasiones en Tláhuac, tierra de simulaciones, engaños y estafas por parte de politicastros que en su inmensa mayoría se asentaron en esa noble tierra para aprovecharse de los ciudadanos y hacer carrera y patrimonio, volvió a darse el pasado viernes cuando el periodista Armando Ramírez reportó la invasión de un predio en Tlaltenco por parte de los Panchovillas independientes… Esta nueva invasión tuvo lugar en la zona arqueológica donde hace 40 años fueron encontrados un embarcadero con restos de madera, y que forma parte del ejido de Tlaltenco, a un costado del Metro Tlaltenco, en la delegación Tláhuac… La parcela invadida fue la que se encuentra en la parte conocida como el Arco, Tabla 6, Calle Clavel, a donde se puede llegar si se entra por la calle que parte del emblemático Arco de Tlaltenco… El propietario de dicha parcela es Daniel Reyes Martínez, quien de inmediato buscó el apoyo de familiares para desalojar a los nefandos invasores, quienes siguieron el patrón común de otras invasiones sobre todo en la gestión morenista, así como en el más reciente sucedido en la unidad habitacional Hombres de la Reforma en la cabecera delegacional, al argumentar –pero sin mostrarlos– que tenían documentos que avalaban su legítima propiedad de la parcela… Y como en Tláhuac no hay de plano a quién recurrir porque la policía de la Secretaría de Seguridad Pública –que encabeza Hiram Almeida y el llamado Jefe Apolo– presuntamente protege a delincuentes, pues es obvio que el servicio se extiende a los de la plaga de invasores que pululan más que nunca como para propiciar nuevos asentamientos irregulares e incrementar por consiguiente el padrón electoral de los partidos izquierdosos, recurrió a la comisaría ejidal, donde no hay presidente, sino un encargado que, por lo mismo, se siente con capacidad de tomar decisiones por sí solo –aun cuando lo desconoce el registro Agrario debido a que no cumple con los requisitos para el cargo–, y desoyó la petición del afectado, por lo que optó por echar abajo la reunión de ejidatarios en donde el señor Reyes Martínez como dueño de la parcela invadida iba a exponer su caso… Entonces, se vuelve a constatar que en Tláhuac cada pandilla, caterva, chusma o corporación –policiaca o política– hace lo que se le viene en gana, debido a que para ellos la ley no aplica… Habrá que ver en lo que acaba este nuevo caso de vil despojo por parte de estos facinerosos de los Panchovillas Independientes que, hasta donde nos quedamos, habían hecho pacto con el tristemente célebre «Rigoñas» (apodo del ex delegado morenista)… Al tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario