Empresa

lunes, 21 de agosto de 2017

Población en Tláhuac espera congruencia de los asambleístas


La gente confía en que los asambleístas habrán de tomar la decisión correcta en cuanto a si procede o no la remoción del delegado | A un mes del operativo de la Marina la actividad delincuencial comienza a retomar su perversa normalidad, dicen vecinos | La incertidumbre de la gente estriba en saber si seguirán igual o peor las cosas en la delegación | El diputado Fernando Zárate le recordó a Rigoberto Salgado en su comparecencia que fue electo no para ser un gerente, sino «para entrarle a los problemas de frente en Tláhuac» | La sola omisión del delegado ante las amenazas de sus lacayos para con quienes le cuestionaron su negligencia e incapacidad, debe ser motivo suficiente para la remoción

Que lo determine la Asamblea Legislativa, la Contraloría General y la PGR
Por ejemplo...
A un mes y un día de que la Marina Armada de México realizara el operativo en la delegación Tláhuac en el que fue abatido Felipe de Jesús Pérez Luna, alias el «Ojos», líder del cártel de la localidad, con el que presuntamente estaba vinculado el jefe delegacional Rigoberto Salgado Vázquez, y tras de que los siguientes días continuaron los recorridos por esa demarcación, tanto por las fuerzas federales como por elementos de la Secretaría de Seguridad Pública capitalina, en los que se detuvieron a colaboradores de aquel, la población tlahuaquense aún no termina de reponerse del impacto que le significó uno de los días más aciagos de su historia… Aun cuando el delegado al parecer le ha apostado al olvido de la población para permanecer en el cargo, aprovechando ese amplio período fijado por la Asamblea Legislativa con el fin de supuestamente analizar y discutir su remoción del cargo, y en el que de acuerdo con la percepción de los tlahuaquenses bien podrían ser instrumentadas en ese lapso posibles acciones de maiceo de legisladores para revertir cualquier intención de destituirlo, la gente confía en que los asambleístas habrán de tomar la decisión correcta… Es cierto de que ya transcurrió un mes de aquel día y de que en las calles, aunque pareciera que ya no se vive el escenario de narcoterror ni de supuesto narcogobierno, la actividad delincuencial comienza a retomar su perversa normalidad, así como al parecer se restablece el tráfico de estupefacientes, a decir de vecinos de los sitios preestablecidos para eso… De ahí la incertidumbre de la gente por saber si en esta ocasión tampoco volverá a pasar nada y la situación seguirá igual o peor… Mientras tanto, los tlahuaquenses no olvidan la participación del diputado local Fernando Zárate Salgado, del Partido Verde Ecologista, durante la polémica comparecencia de Rigoberto Salgado en la Asamblea Legislativa, debido a que fue uno de los más precisos y puntuales en sus comentarios hacia el cuestionado delegado…
Omisión, importante para remoción del delegado
En una de sus respuestas a Salgado, el diputado Zárate le reclamó el que hubiese afirmado de manera genérica, en un término bastante ambiguo, que la delegación Tláhuac nunca faltó al gabinete de seguridad. «Lo que usted no dice es si hay algún representante de la delegación o si usted personalmente acudió. Para algunos pudiera ser no relevante, el tema es que la institución estuvo presente. Para mí, no. Para mí, es trascendental que usted haya estado presente, lo que está evidenciando que no estuvo presente desde hace tiempo y que varios diputados lo han dicho, porque yo no sé si le pasaron la información, si lo documentaron de manera suficiente, si usted estaba atento de lo que estaba ocurriendo, porque si hubiera estado atento estoy seguro que hubiera detectado la presencia del narco y de estas siete personas que fueron abatidos en su delegación, que pudiera concluir que hay una omisión», le dijo… El legislador advirtió al delegado que ellos investigarían de qué tamaño era la omisión de éste al haberse ausentado de las reuniones del gabinete delegacional de seguridad. Porque, señaló, «sí la demanda de los ciudadanos era seguridad, ¿qué estaba haciendo usted?», le cuestionó; «¿qué justificación da?, ¿estaba en la calle con los vecinos? (…) Porque no estuvo personalmente en el gabinete de seguridad y aquí vino y me lo contestó de manera vaga, no me dio información suficiente para que yo generara certeza de que usted está encima de la administración pública»… Fernando Zárate le recordó a Salgado Vázquez que es titular de un órgano político y administrativo, pero «pareciera que está administrando, no haciendo la política», que no fue electo para ser un gerente, sino «para entrarle a los problemas de frente que hay en Tláhuac»… El diputado de igual forma se refirió al «gran clima de inseguridad» que existe en Tláhuac, por lo que de nueva cuenta cuestionó al delegado por estar «¿administrando el poder o resolviendo mediante actos de gobierno?»… Porque al principio de la comparecencia, recordó el legislador, aquel afirmó que «había problemas de invasión de predios, problemas de seguridad, problemas medioambientales y que, ahora, hay problemas políticos», de ahí que se refiriera al tema de la gobernabilidad como uno «muy serio y muy complejo», en el que la población tlahuaquense llevaba la peor parte… El caso es que la omisión de Salgado está siendo analizada por los diputados de la Asamblea Legislativa, y habrán de determinar cuál es la correspondiente acción que tiene qué hacer dicha Soberanía… Lo que está claro es que hay «una situación gravísima que la burocracia y la administración no la va a resolver». Y por consiguiente, las posibilidades de que el delegado se mantenga en el cargo son muy pocas, a partir de que las respuestas que dio en su comparecencia fueron «vagas y ambiguas»… Sobre todo porque nunca supo responder si, como le cuestionó Zárate, lo habían rebasado los grupos criminales o no… Cuando tampoco supo responder a las preguntas de si había un clima de paz o no en Tláhuac, si había ejercicio de gobierno, verificaciones, revisión de establecimientos mercantiles y cuántos giros negros habían sido revisados… Pero sobre todo, «¿cuántos delitos se encontraron?; ¿cuántos narcomenudistas encontraron y en dónde y por qué no le avisó directamente al gobierno de la Ciudad para que éste se hiciera cargo de sus responsabilidades?»… Así que si nada de eso contestó, «¿cómo quiere usted que yo lo juzgue políticamente?», preguntó el diputado del Verde Ecologista… Luego volvió a aclararse que «el Ministerio Público va a perseguir los delitos y la Contraloría va a resolver lo administrativo, pero en la Asamblea Legislativa vamos a resolver lo político»…
Omisión de un gobierno amedrentador de críticos
La sociedad tlahuaquense espera que cada una de esas instancias haga su parte, a fin de que si ya no va a ser posible el que se recupere la paz y la tranquilidad que ahí había, al menos hasta antes de que llegara a la administración delegacional Rigoberto Salgado, cando menos se elimine la posibilidad de que se perpetúe un narcogobierno en la administración local. Porque no es posible que los ciudadanos que en Tláhuac cuestionan la colusión y la corrupción presuntamente prevalecientes en dicha gestión pública, tengan que andarse cuidando del gobierno delegacional y de sus veladas amenazas en redes sociales a través de testaferros y empleados al servicio de un partido político que pondera la bandera de la honestidad valiente, para acallar uno de los más elementales derechos que tiene un individuo como es el de la libertad de expresión… Esa sola omisión del delegado ante las amenazas de sus lacayos para con quienes le cuestionaron su negligencia e incapacidad, debe ser motivo suficiente para que en la Asamblea Legislativa se determine la inmediata remoción de éste… El haber permitido y solapado una gestión intimidatoria para sus críticos no tiene mayor discusión, el delegado y absolutamente todos los miembros de su camarilla deben dejar sus cargos debido a que por lo visto no estaban ahí para cumplir con sus responsabilidades administrativas y de gobernanza, sino para amedrentar a quienes se atrevían a denunciar públicamente la existencia de un presunto narcogobierno y de una red de complicidades con aparentes prestanombres y demás prestadores de servicios, al señalarlos como los denunciadores ante instancias de gobierno de las actividades delincuenciales de sus supuestos socios… De ahí que haya llamado bastante la atención el hecho de que el delegado en su comparecencia no pudiera responder las preguntas que le formuló en reiteradas ocasiones el diputado Zárate, y que prácticamente eran las mismas que la población tlahuaquense se hacía en la calle: «¿Le tomaron la medida o no?, ¿ya le ganaron los grupos criminales o no o hay una asociación con ellos?»... En efecto, el tema de la gobernabilidad es muy complejo, remató el legislador al momento en que le reclamó a Salgado Vázquez el estar en el cargo «como gerente, no como titular político, lo cual eso sí me ofende», dijo. Sin embargo, ofreció valorar en esos términos la comparecencia para «actuar en consecuencia»… Al menos, eso es lo que espera la población tlahuaquense de los asambleístas que pronto deberán determinar la remoción o no del delegado de Tláhuac: congruencia. Aunque sea por una sola vez en su actividad política, por aquello de que ya no se puede tolerar tanta impunidad en México. Mucho menos ahora donde ya cualquier arribista que alcanza una posición pública ve solamente la oportunidad de enriquecerse junto con sus compinches y parentela a manos llenas… Sean o no del partido Morena.

domingo, 20 de agosto de 2017

Ecocidio en zona chinampera de Tláhuac, afectados culpan al Sacmex

Mercado Sobre Ruedas
Desde el sábado el agua tratada del Canal Revolución fue contaminado con aguas negras provenientes de La Conchita y del pueblo de Zapotitlán | En la zona contaminada han muerto cientos de peces, patos y ranas | Además de que se ha contaminado el agua con que los pequeños productores riegan sus hortalizas | Los millonarios recursos supuestamente destinados para la conservación de canales han acabado en los bolsillos de unos cuantos
La reparación del daño por la contaminación de aguas negras en Canal Revolución deberá
esperar hasta mañana lunes cuando regresen los funcionarios a trabajar 
Propietarios de la Ciénega y la chinampería de San Pedro Tláhuac denunciaron ante la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) y la Procuraduría Ambiental y de Ordenamiento Territorial (PAOT) al Sistema de Aguas de la Ciudad de México (Sacmex) por la filtración el día de ayer de aguas negras provenientes de los canales Luis Echeverría y Luis Delgado (los cuales recogen las aguas residuales de La Conchita y Zapotitlán) y que desembocaron en el Canal Revolución, lo que ha ocasionado un ecocidio de gran magnitud… Las aguas residuales han contaminado el agua tratada con la que los pequeños propietarios riegan sus siembras en la Ciénega y la Chinampería de Tláhuac, además de que ha afectado gravemente a la fauna del lugar ocasionando la muerte de peces –sobre todo carpas–, tortugas, culebras, patos y ranas… A decir de los afectados, la zona gravemente contaminada se encuentra justo donde se localiza el rembombeo del Canal Revolución de agua tratada… Hasta el momento, lo único que las autoridades, en este caso de la delegación Tláhuac, les han respondido a los afectados por esta situación es que nadie pueden hacer nada por ser fin de semana, por lo que deberán esperar hasta mañana cuando los servidores públicos reanuden sus actividades normales…
¿Para qué sirve una supuesta autoridad de la zona patrimonial de Xochimilco y Tláhuac
si no sirven mas que para embolsarse los recursos que reciben del gobierno capitalino?
Zona chinampera nuevamente en el ojo del huracán
Como se sabe, la zona chinampera de Xochimilco y Tláhuac en la Ciudad de México fue inscrita por la Unesco en 1987 como Patrimonio Mundial de la Humanidad; sin embargo, dicho registro ha estado en peligro de ser retirado por el organismo en cuestión debido a la proliferación de asentamientos irregulares en la zona chinampera, drenajes con desembocadura al canal, animales muertos flotando, basura y ahora la grave contaminación de aguas residuales, lo que ha vuelto a encender los focos de alerta ante el ecocidio registrado… Lo cierto es que el abandono y la falta de mantenimiento al sistema de canales y de chinampas, ha sido una constante, al tiempo de que la supuesta autoridad de la Zona Patrimonio Mundial Natural y Cultural de la Humanidad en Xochimilco, Tláhuac y Milpa Alta, ha resultado una nulidad porque quienes usufructúan la franquicia concedida por el gobierno capitalino sólo exprimen los recursos destinados para el sostenimiento de la chinampería en su beneficio personal… Y como resultó con el recientemente abatido líder de una organización delincuencial, tampoco aquí nadie se ha querido dar cuenta del saqueo indiscriminado de recursos en perjuicio de la zona… Por lo pronto, el peligro es latente, tras de que hace poco más de un año la Secretaría de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Ciudad de México advirtió que la contaminación en los canales tanto de Xochimilco como de Tláhuac podrían «colapsar la zona»… Y sí, el destino ya los alcanzó a estos propietarios de la chinampería de Tláhuac.

viernes, 18 de agosto de 2017

Mototaxistas defienden el único empleo que tienen en Tláhuac

Mercado Sobre Ruedas
Operativos de la Semovi y la SSP capitalina se caracterizan por agresiones verbales e intimidaciones contra choferes de mototaxis y carritos eléctricos | «Hemos buscado acercamiento con el gobierno central porque no es posible que se nos dé un trato de delincuentes», dijo Salvador García Berruecos | Tláhuac es una delegación donde no hay oportunidades de vida y jóvenes pudieran ser abrazados por un trabajo ilícito ante la falta de empleos. | Antros en Tláhuac deben estar controlado por la autoridad para evitar que de centros de diversión se vuelvan centros de degradación humana

Salvador García Berruecos
Cuando los bicitaxis (bicicletas adaptadas como transporte público al conectarlas con una calandria) irrumpieron en el escenario de pueblos, barrios y colonias de la delegación Tláhuac hace poco más de 20 años, resolvieron el problema de quienes debían caminar a veces grandes distancias sólo para acercarse a la Avenida Tláhuac, para tomar el transporte que los llevaría a sus centros de estudio o de trabajo… No pasó mucho tiempo para que las bicicletas fueran sustituidas por motocicletas o carritos eléctricos y el número de estos se disparó, al grado de que una ruta de peseros dejó de operar de Tlaltenco a la Ampliación Selene porque simplemente fueron desplazados por aquellos que, aún sin ser reconocidos por la autoridad, se volvieron indispensables para la gente… Sin embargo, a partir del operativo del pasado 20 de julio a cargo de la Marina Armada de México cuando fue abatido el líder del cártel de Tláhuac, tanto la autoridad federal como la local se dieron cuenta del poder y la influencia que al menos una organización de mototaxistas tenía en la zona de La Nopalera, y entonces vino la contraofensiva del gobierno capitalino contra estos choferes de carritos y motos… Al respecto, Salvador García Berruecos, vocero de 24 organizaciones de mototaxistas de las 34 que operan en la delegación Tláhuac, y dirigente de la denominada como Bicimex grupo A que opera en la zona centro de San Pedro Tláhuac, denunció que en los operativos que realiza la Secretaría de Movilidad (Semovi) del gobierno capitalino hay agresiones verbales e intimidaciones por parte de los elementos de la Secretaría de Seguridad Pública contra sus compañeros… Pero si salen a trabajar, precisó, es porque la necesidad «es muy cabrona», y deben salir a buscar el sustento para sus familias, exponiéndose a que las patrullas «se les cierran de manera violenta y los agredan diciéndoles: ‘Si no te metes cabrón, te vamos a partir la madre, te vamos a remitir’», explicó… Durante una plática en las oficinas de la revista Nosotros, celebrada el pasado lunes, García Berruecos refirió que minutos antes de que comenzáramos nuestra charla, en Los Olivos policías de la SSP de la Ciudad habían intimidado con sus armas de cargo a varios choferes de mototaxis, «cortando cartucho y diciéndoles que se fueran a la chingada»… Tras de desaprobar esa actitud, dijo que todos ellos se han manejado «de una manera muy tranquila», a fin de demostrarle a la autoridad que no son violentos ni delincuentes… «Hemos buscado las instancias que nos permitan un acercamiento con el gobierno central, sobre todo con el área responsable de este transporte, porque no es posible que se nos dé un trato de delincuentes», expresó… Durante la plática refirió que ante la carencia de una infraestructura que sea generadora de empleos en la delegación Tláhuac, ellos cuidan la única fuente de empleo a la que pueden tener acceso, la cual es muy importante en la demarcación debido a que cinco mil choferes de mototaxis y carritos eléctricos obtienen al día un millón 200 mil pesos de ganancia… «Al mes serían 36 millones de pesos; al año estaríamos generando 468 millones de pesos, lo que se ve reflejado en el tendero, en el mercado, en la compra de zapatos, en la papelería, en el pago de servicios», comentó… Aseguró también que son generadores de «una economía importante para la delegación Tláhuac, porque es dinero que está aquí y que no se va de Tláhuac, que se queda a fortalecer la economía interna», subrayó… A continuación, presentamos la plática completa con Salvador García Berruecos:
Rechaza un gobierno criminalizante
Operativos generan incertidumbre y coraje
¿Cómo se encuentran los mototaxistas en Tláhuac?
«La situación es un tanto crítica por los operativos que se han implementado en la delegación, que de alguna manera han venido a dañar la economía de miles de familias, ya que cada compañero bicitaxista, mototaxista o con carrito eléctrico, pues representa una familia en la delegación de Tláhuac, y este constante acoso de que algunas organizaciones son víctimas en cuanto a operativos, pues genera incertidumbre y coraje entre los agremiados».
¿Cuándo comenzó a darse este servicio y en qué momento surgieron las organizaciones de mototaxistas en Tláhuac?
«Los bicitaxis iniciamos hace más de veinte años, fue como en el 95, 96, cuando se inicia este servicio de bixitacis. Porque era bicicleta remolcando una carriola, una calandria, iniciamos cobrando un peso; en el 2008, 2009, es cuando tratamos de mejorar el asunto del bicitaxi, porque estudios que habían realizado algunos investigadores del Politécnico y la UNAM, empezaron a señalar que el uso constante de la bicicleta causaba problemas en los compañeros, que la larga iban a tener repercusiones en la salud de muchos de ellos. Es cuando surge la idea de modernizar un poco este asunto, y primero surgió el carrito eléctrico, el de golf; posteriormente, como en el 2009, empezó a entrar el uso de la motocicleta, y hasta la fecha. Es el prototipo que utilizamos para prestar este servicio».
¿Y en qué parte es donde se empieza a torcer esto? Porque nunca fueron reconocidos por la entonces Setravi (Secretaría de Transporte y Vialidad del gobierno capitalino)…
«Sí, había un reglamento, te digo porque yo participé en la elaboración de esa ley, en esa época estaba Armando Quintero Martínez como presidente de la Asamblea Legislativa, y estaba Ruth Zavaleta como presidenta de la Comisión de Transporte y Vialidad también en la Asamblea, y todo esto se platicó con Andrés Manuel (López) que en esa época era el jefe de gobierno, pero no hubo el acuerdo en cuanto a que la Setravi fuera la que nos regularizara, porque argumentaba Andrés Manuel en aquella época, que la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos se iba a oponer a este tipo de trabajo porque no era posible que un ser humano jalara a otro. Ese fue el argumento en esa época. Entonces lo que hicimos fue hacer algunas modificaciones a la propuesta y se delegó la responsabilidad a las delegaciones. Ellas iban a ser las que levantarían un censo, y que iban a llevar un padrón anual de cada organización, y eran las que iban a expedir los permisos para prestar este tipo de servicio»
Que para entonces el servicio ya se daba en Tláhuac y otras delegaciones…
«Ya estaba en Tláhuac, en la Gustavo A. Madero, la Venustiano Carranza, en la zona centro, en diferentes delegaciones donde actualmente se sigue prestando este servicio… En Coyoacán, Iztapalapa, Xochimilco… Entonces las delegaciones eran las responsables de regularizar este asunto. Y todavía en aquella época la ley decía que la Setravi (hoy Secretaría de Movilidad) era la responsable para entregar concesiones. Posteriormente hubo modificación de la ley, en 2013, que se publicó en marzo de 2014, en donde se aprueba la ley de bicicletas adaptadas y quedan fuera las motocicletas y los carros eléctricos. Pero en esa época estuvimos en pláticas con Armando Quintero, pero ya como secretario de Transporte y Vialidad, y posteriormente con Rufino H. de León, en donde se estaba dialogando acerca de buscar un prototipo que viniera a suplir a la moto, al carro eléctrico, pero hasta ahí se quedó. Ya no se dieron más mesas de trabajo. Con la llegada de Héctor Serrano nunca hubo la intención de llamarnos, se aprobó esta ley, que si tú observas, es una ley anticonstitucional, porque nos criminaliza. Actualmente la ley en su capítulo cuarto, artículo 258, dice que todo el que preste el servicio de pasajeros que no cuente con una concesión o un permiso se hace acreedor a tres meses de cárcel o de tres meses a dos años de cárcel y una multa de 30 mil pesos. Esa ley en lo personal me parece una ley aberrante en un país que se jacte de ser democrático, pues no puede criminalizar a su gente de esta manera, pareciera que los rateros tienen más derechos que nosotros, con la nueva ley del Código Penal pareciera que si robas es más fácil que salgas de la cárcel, que si andas trabajando una motocicleta, pues ya te fregaste. Tienes que pagar 30 mil pesos por haber prestado el servicio y aparte te puedes ir a la cárcel de tres meses a dos años».
Aquí en Tláhuac, específicamente, ¿quién es el primero que les hace un censo, que los legitima de alguna forma?
«El primero que levantó un censo y que de alguna manera ayudó demasiado fue el profesor Raymundo Martínez Vite cuando estaba como jefe del área de Transporte y Vialidad aquí en la delegación. Censo que ya no se llevó a su feliz término con permisos, porque en esa época estaba Gilberto Ensástiga como jefe delegacional, pero ya no terminó el censo porque hubo diferencias entre los compañeros representantes de las organizaciones, algunos que coincidíamos en la necesidad de ese censo que hubiera un control, que impidiera el crecimiento anárquico, entonces esa división que en esa época se dio pues culminó en que se hizo el censo, pero no se terminó el proceso».
Con Angelina Méndez se dice que les dieron engomados
«No fue con Angelina, quien nos dio un engomado y un tarjetón fue Rubén Escamilla como jefe delegacional. Con la señora Angelina ya no se llevó a cabo nada. Como que se detuvieron por el asunto de que la nueva ley de bicicletas adaptadas había sacado al gobierno delegacional de la responsabilidad y sólo le dejaba el puro visto bueno de la delegación, sólo podía dar eso, y nada más».
García Berruecos aseguró que en las organizaciones que él representa sólo se tuvo
un joven desaparecido, aunque la agremiada era su tía, no él
Con Rigoberto Salgado no sucedió nada
¿Y con Rigoberto Salgado qué sucedió?
«Con este señor no hubo un contacto real, de compromiso».
¿No le importó el tema?
«Hubo una reunión que se dio después de los secuestros y asesinatos de algunos compañeros de nosotros, inclusive de mi organización, hay un chico que desapareció con todo y su carrito y hasta la fecha no se le encuentra».
¿Cuál es el nombre de esta persona desaparecida?
«No recuerdo muy bien en este momento el nombre».
¿No recuerdas el nombre tratándose de algo así tan delicado?
«Lo que pasa es que éste no es agremiado, la agremiada era su tía, yo mantuve cierto contacto con ellos, posteriormente ellos mismos se desligaron y siguieron una ruta en referencia a este niño y a su desaparición, entonces, sí, la verdad, te confieso se me olvida su nombre. Sí, yo sé que el niño se apellida Mosqueda, por parte de su mamá que es hermana de la que era la titular del carrito».
Me dices que nada más es un desaparecido, ¿Qué no son varios?
«No, mira, en el caso de nosotros yo te puedo decir que sólo es esta criatura… Entonces terminando en cuanto al asunto del señor Rigoberto, se dio una reunión en donde se comprometió a que nos iban a censar y como se le permite dar el visto bueno lo iba a dar. Pero hasta ahí quedó eso, sólo en buenas intenciones. Nunca más el señor se volvió a sentar con nosotros».
¿Y cuándo fue que se había sentado con ustedes?
«Fue el año pasado cuando nos sentamos con el señor a platicar, inclusive dijo que cada quince días nos íbamos a reunir, sólo dos ocasiones fuimos convocados. En la primera estuvo él presente, pero en la segunda ya no. En una palabra no le interesó al señor ver este asunto».
Los acosos a mototaxistas no han parado por parte de la Semovi capitalina
La diputada Pirín es la única que los apoya
Entonces ustedes están luchando porque se les reconozca, se les respete y los dejen trabajar ¿Qué han logrado con Héctor Serrano?
«Con él nada, hasta la fecha el señor todavía no nos recibe. Con quien hemos estado trabajando directamente es con la presidenta de la Comisión de Movilidad y de Transporte y Vialidad de la Asamblea Legislativa, que es la diputada Francis Pirín, es con quien hemos estado coordinando ahí el esfuerzo, con el compromiso de que el señor Héctor Serrano en estos días nos apertura (sic) una mesa de trabajo para dialogar con él».
¿Ya no han tenido más acosos mediante los operativos?
«El acoso sigue en algunas partes, como en Los Olivos, la Miguel Hidalgo, La Conchita; de hecho el día de ayer hubo un operativo en el que se llevaron a 10 compañeros en lo que es la zona de San Rafael Atlixco, ahí en Santa Ana Poniente. Y antier sábado hubo otro operativo, y ahí tenemos nosotros nuestros asegunes, no sabemos si fueron ordenados por la Semovi, o fue una cuestión que decidieron hacer aquí en la delegación. Los del Sector, que están en este momento a cargo de la seguridad. Se llevaron como a cuatro compañeros, y los están remitiendo aquí en Piraña».
¿Les piden dinero?
«No ha sido así el asunto de que a los compañeros les pidan dinero por dejar la calandria en el momento en que realizan el operativo, pero sí hay agresiones verbales, cuando andan así las patrullas y los compañeros pues de alguna manera salen a trabajar porque la necesidad es muy cabrona, Sergio, y los compañeros se ven obligados a salir a buscar y a veces las patrullas se les cierran de manera violenta y los agreden diciéndoles: ‘Si no te metes cabrón, te vamos a partir la madre, te vamos a remitir’. Cuestiones de ese tipo».
El oficio deja para sobrevivir en Tláhuac
¿Así con esas palabras?, ¿como si fueran delincuentes?
«Exactamente, entonces hemos logrado contener hasta este momento a la gente, por ejemplo, ahorita tuvimos un problemita en Los Olivos, al parecer llegaron los policías con sus armas de cargo con esos compañeros y, dicen, yo no puedo en este momento asegurar hasta que no platique con ellos, que según llegaron cortando cartucho y diciéndoles que se fueran a la chingada. Son actitudes que desaprobamos, porque nos hemos manejado de una manera muy tranquila, porque no pretendemos darles la razón de que somos violentos ni delincuentes, hemos buscado las instancias que nos permitan un acercamiento con el gobierno central, sobre todo con el área responsable de este transporte, y no es posible que se nos dé un trato de delincuentes».
«Si tú supieras, Sergio, cuánto es lo que aportamos de beneficio para la comunidad y para la delegación de Tláhuac…»
No, no sé…
«Acabo de entregarle un documento a la diputada Pirín en el que especifico y aclaro, para que ellos hagan unas reflexiones y análisis de lo que les expongo, cómo es muy difícil que este servicio lo llegue a prestar otro tipo de transporte, porque es de llevar a las señoras al mercado, a la escuela, al hospital, a diferentes áreas de la comunidad cercanas a los domicilios, o bien, muchas de las veces compañeros nuestros hacen la labor hasta de niñeras, porque hay personas o familias que trabajan y que pasan a encargar a sus hijos y que le dicen al compañero, ‘oye, te encargo a mi hijo, me lo llevas a la escuela y vas por él por favor y se lo pasas a dejar a mi suegra’ o ‘se lo vas a dejar a mi mamá’, y a veces trasladamos enfermos».
«Asimismo, hago una observación, si una persona de nosotros transporta 40 personas al día, mil compañeros transportarían 40 mil personas, cinco mil compañeros en toda la delegación estamos transportando a 200 mil personas al día, casi la mitad de lo que transporta el Metro Tláhuac en un día. Aparte de eso si nos vamos al asunto económico, somos generadores de una economía circulante que en apariencia no se ve, pero que está reflejada en la delegación de Tláhuac».
«Yo quiero decirte que la delegación no cuenta con una infraestructura que sea generadora de empleos, entonces esta fuente de empleo, si hacemos una contabilidad de 40 pasajeros y les cobras seis pesos, estamos hablando de que cada compañero genera 240 pesos al día; 10 compañeros generarían 2,400; mil estarían generando 240 mil pesos; cinco mil compañeros estaríamos generando un millón 200 mil pesos al día».
«Vámonos al mes, serían 36 millones de pesos; al año estaríamos generando 468 millones de pesos, lo que se ve reflejado en el tendero, en el mercado, en la compra de zapatos, en la papelería, en el pago de servicios. Cosa que no revisó Héctor Guijosa cuando en esa época era presidente de la Comisión de Transporte de la Asamblea Legislativa. Ese fue el individuo que hizo esta ley, y yo no sé si fue porque se lo pidió (Miguel Ángel) Mancera, pero él fue quien hizo esta ley, que es la que ahora nos criminaliza. Entonces, no se hizo una evaluación, (pero) somos generadores de una economía importante para la delegación Tláhuac, porque es dinero que está aquí y que no se va de Tláhuac, que se queda a fortalecer la economía interna».
«Si esto creció de manera incontrolable fue por irresponsabilidad de la Semovi, y de quienes en ese momento tenían la responsabilidad en la Ciudad. Inclusive en ese documento hago una observación, pido que nos digan que esto no se puede regular, porque hay países europeos donde esto lo tienen regularizado, normado; hay estados de la República donde existe este sistema de transporte, entonces que no me digan que en la Ciudad de México esto no se puede regularizar. Si esto se regularizara otro cantar sería en las calles, porque no es lo mismo que tengas un transporte incontrolable a que lo tengas controlado y bajo una norma».
Han atendido las quejas de los usuarios
«Por ejemplo, yo en mi organización de 108 compañeros, puedo atender algún reclamo de que tal persona me cobró de más y yo lo veo directamente. Entonces, eliminamos a los chamacos que andaban manejando, a los compañeros que traían a la esposa o al amigo atrás, se los prohibimos, les empezamos a dar un tarjetón para que se identificaran y una placa para que la gente los identificara con el mismo número que nos dieron de la delegación, entonces yo soy la 33 y lo único que hicimos fue poner 33-002 de número económico. Observamos que a los que de una manera tú puedes llamarles la atención es muy diferente a aquellos que no están en una organización y que son chamacos que generan de alguna manera problemas, no quiero decir que todos lo sean, porque yo conozco gente que no está en ninguna organización y de alguna manera son gente que se dedica a prestar el servicio y a trabajar».
¿O sea que yo puedo mandar hacer mi calandria, la engancho a una moto y salgo a trabajar por mi cuenta?
«Sí, así está la situación…»
Pero el estigma viene a partir del operativo del día 20 de julio, sobre todo por el que se llama sindicato Libertad, en La Nopalera. Fue muchísima gente la que en la calle te decía que esos mototaxistas distribuían droga, así que eso era conocidísimo, nada más el delegado no lo sabía
«Yo estoy en contra de que se estigmatice a todos los compañeros porque no todos los compañeros que prestan el servicio en la Miguel Hidalgo son delincuentes, estaban cooptados por esa organización, porque no sólo veo que hay estos transportes de carga que traen ese logotipo, yo lo he visto en otras delegaciones, eso quiere decir que a lo mejor es una organización legal, no lo sé, pero no todos los compañeros eran partícipes de esto. Yo veo que precisamente a falta de una organización y a falta de una regulación, el sindicato bien pudo haber comprado bicitaxis y dárselos a trabajar a quienes ellos consideraban de su confianza, se los dio a trabajar y de esta manera pues se vio involucrado el asunto con los compañeros que sí están organizados y que de alguna manera no eran partícipes de este tipo de acciones. Estoy en contra de que se criminalice y estigmatice a todos los compañeros de la zona porque yo considero que no fue así el asunto; sin embargo, creo yo que ya las autoridades habrán de deslindar o de inculpar a quien tengan que hacerlo en este caso».
Lo que digo es que ese fue el pretexto para que el gobierno capitalino y Héctor Serrano dijeran, no, no están autorizados y no los vamos a permitir…
«Más que pretexto les dio como una oportunidad de que levantaran algo que ya se preveía venir, porque esto lo iban a hacer a partir de que el reglamento entrara en vigencia y que se publicase, pero sucede este asunto y como que adelantan el criterio o la acción, porque yo lo he comentado con los compañeros, porque hubiese o no pasado lo que se dio allá, lo íbamos a enfrentar. Se adelantó por unos días, pero el asunto de la ley ya se veía venir».
¿Qué sigue después de la manifestación de organizaciones de mototaxistas de hace unos días?
«Nosotros no participamos en la marcha con el compañero Adrián Hernández, ellos se coordinan de la parte de aquí de Tlaltenco; sin embargo, yo en el Face hice una declaración de que manifestaba mi apoyo a dichas demandas de los compañeros, porque son las mismas que nosotros estamos pidiendo. ¿Cuáles eran? Que se detuvieran los operativos en contra de nosotros, que se detuviera la criminalización que se estaba dando para con nosotros y que se abriese una mesa de trabajo en donde pudiéramos discutir y buscar una probable solución para este problema. Y con la diputada Francis Pirín la propuesta es que se pueda modificar y hacer una adición a la ley. Sabemos que en este momento es un poco difícil; sin embargo, consideramos y apelamos a la voluntad de las autoridades del gobierno de la Ciudad para encontrar una probable solución y no impedirle el trabajo a toda esta gente. Somos más de cinco mil familias, Sergio, en esta delegación».
Nada más de lo que tú representas
«Así es, y eso es hablar del impacto que se tiene también y el daño económico que se genera también hacia otras familias como anteriormente te lo comentaba, entonces vamos en ese camino».
¿Por qué hay quienes prestan el servicio embozado? Porque eso genera desconfianza entre los usuarios del servicio.
«Sí, mira, ese es un problema que se empezó a generar con los compañeros que empiezan a trabajar a partir de las cuatro de la mañana, que salen a trabajar en las madrugadas y para de alguna manera repeler el frío de las mañanas lo que hacen es ponerse este tipo de protectores, que son una especie de bufandas que les cubren el rostro y para repeler el asunto del frío; sin embargo, nosotros sabemos que tenemos que hacer muchos cambios. En los medios, dígase en Face, he notado el apoyo de cientos de ciudadanos, también así he notado el repudio de muchos».
Y hay gente que hace críticas muy precisas…
«Así es, y quiero decirte que estoy de acuerdo con ellos, tienen sus razones para condenar de esa manera, porque no del todo hemos sido buenos prestadores del servicio, pero si queremos que las cosas cambien también tenemos que ser autocríticos, y aceptar la crítica, porque es del ciudadano que sólo está pidiendo que mejoremos. Son cosas que he estado platicando en las reuniones, he estado haciendo asambleas con los compañeros. El día de ayer estuve con el compañero Pedro en su organización en la Miguel Hidalgo; en la tarde estuve con los compañeros de Pioneros, del compañero César; antier estuve con los compañeros Corona de La Conchita, y tengo así una serie de reuniones donde yo se lo estoy diciendo: es el momento de que cambiemos si es que esta fuente de trabajo nos la van a permitir seguir… Y debemos estar conscientes de que la gente tiene razón en criticarnos porque no hemos sido del todo buenos. Entonces, Sergio, te reitero que el compromiso de nosotros es que esto tiene que mejorar. Tenemos un compromiso y en su momento habremos de reconocérselo al Consejo Ciudadano de Tláhuac, que hizo un documento y lo envió al gobierno central pidiendo se nos regularice y se nos permita trabajar».
«Tenemos que ser recíprocos con esta confianza que la gente nos brinda. Pero también tenemos que ser duros y enérgicos para que las cosas mejoren y cambiar la percepción de la gente en cuanto al servicio».
«En Tláhuac no tenemos ni madre…»
¿Qué harían, sobre todo los jóvenes, si se cancela esta opción de trabajo por las autoridades capitalinas?
«En una delegación como la nuestra donde no hay oportunidades de vida yo no quiero pensar que sean abrazados por otro tipo de trabajo que no fuera uno lícito, tú sabes como yo, porque vivimos aquí en Tláhuac, no es una delegación con infraestructura como para generar empleos. Tenemos más de 20 o 30 años de retraso en cuanto al resto de delegaciones del Distrito Federal. Mejor Milpa Alta tiene sus empresas nopaleras, procesadoras, y aquí en Tláhuac no tenemos ni madre. Por un lado, también ha debido reticencia de nuestros pobladores, pero no quiero entrar en ese tema…»
No, sí, platícame, ¿a qué te refieres con lo de reticencia? ¿A falta de ganas de participar de la gente?
«Creo que también nuestra gente en Tláhuac ha sido un poco medrosa al desarrollo, como que le ha tenido miedo al desarrollo. ¿Te acuerdas de la unidad deportiva que está en Xochimilco? Era para Tláhuac y no la quisieron aquí en Tlaltenco. ¿Te acuerdas de la Universidad marista? Tampoco la querían y la terminaron construyendo con los límites de Iztapalapa. La alberca olímpica que se llevaron para el Bosque Tláhuac, pues era para el deportivo que está aquí en la Selene, atrás del Cetis, y tampoco la quisieron… ¿Y te acuerdas que la delegación la iban a poner aquí en Tlaltenco?, la cabecera delegacional, sí, entonces ha habido una serie de reticencias por parte de nuestra propia gente que pareciera que hay un temor a la modernidad. Pero, mira, yo a veces justifico la actitud, no la comparto, en el aspecto de que somos muy defensores de nuestros usos y costumbres, pero hemos perdido la ruta de cuáles son realmente nuestros usos y costumbres, porque si recordarás a mí me tocó como coordinador del área del Distrito Federal de lo que era el INI, Instituto Nacional Indigenista, cuando se vino la discusión para constituirlo en Conadepi, como Consejo nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas, y no se reconocía que hubiera en el Distrito Federal pueblos indígenas, originarios».
Así fue, como que les daba pena a los funcionarios reconocer eso…
«Fue una batalla muy cabrona la que di con Xóchitl Gálvez, de origen otomí la señora, punto que no voy a desconocer, y fueron unos agarrones con ella porque yo le decía que aquí en el Distrito Federal pues habían pueblos originarios, descendientes de la raza nahua, de los aztecas, y me dijo, ‘dame los elementos para decir que sí es cierto, Salvador’, y me la traje a hacer recorridos aquí a Milpa Alta, a  Mixquic, a Tetelco, y me puse a buscar a la gente que todavía hablaba el idioma náhuatl, la lengua madre, y fue como de alguna manera se da el reconocimiento de los pueblos originarios».
«No había fondos regionales para los pueblos de aquí de Tláhuac. ¿Sabes quién se aprovechaba del único fondo regional que había aquí en el Distrito Federal? Los que se visten con su túnica anaranjada, que vienen de Oaxaca. Los triquis, que se los trajo Cortés de Sudamérica porque no son originarios de México. Y todo ellos se lo jalaban. Cuando impulsamos esto de los pueblos originarios se crea el segundo fondo regional con más de 90 millones de pesos y esos recursos se empiezan a bajar para Mixquic, para Tetelco, para San Pedro Tláhuac, con los grupos que se dedicaban a la horticultura, a la siembra».
A los avecindados se les margina
«Entonces ese atraso que la delegación tiene, no solamente es responsabilidad de las autoridades, sino ha sido también un dejo de nosotros mismos como habitantes, como originarios de Tláhuac. Yo soy de San Lorenzo Tezonco y vi cómo a mi pueblo se lo fue comiendo la urbanidad. Algo que peleaba mucho con mis compañeros aquí es, ¿sabes que es lo que ha hecho que la urbanidad nos absorba en lugar de que nosotros los absorbamos a ellos?, esa actitud xenófoba, a los avecindados los marginamos».
Cuando conviene marginarlos…
«Así es, en lugar de que los absorbamos, los hagamos parte de nuestras costumbres. Ellos vienen ávidos de sentirse abrazados por la comunidad a donde llegan, pero los marginamos, y ¿qué es lo que hacemos? Al final ellos terminan por absorbernos. Yo digo que ese es uno de los factores que han favorecido aquí en Tláhuac. Fíjate, yo creí que los milpaltenses eran más cerrados que nosotros, y no, son más abiertos».
Sobre todo para defender su patrimonio comunal, sus costumbres y tradiciones…
«Y no sólo eso, son buenos para hacer negocio y absorber el recurso federal que el gobierno les destina a proyectos y los saben aprovechar».
Bueno, aquí en Tláhuac proliferaron los antros…
«Yo lo vi mucho en este gobierno, que La Andariega que La Quinta y que la fregada empezaron a crecer. No estoy en contra de que se abran este tipo de negocios siempre y cuando sean observados por la ley y que estén sirviendo realmente para que los jóvenes se diviertan y tengan un espacio, hasta nosotros los adultos, que tengamos dónde ir a tomar una copa tranquilamente, pero todo esto debe estar controlado por la autoridad y evitar lo que tú dices, que de centros de diversión se vuelvan centros de degradación humana, porque se va degradando la condición humana al usar ese tipo de psicotrópicos y eso es algo que debemos de cuidar».
¿Algo que quieras agregar?
«A nosotros como organizaciones de mototaxis y carritos eléctricos, tenemos mucha confianza en las autoridades, pero sobre todo en la diputada Francis Pirín, y que esto va a llegar a un buen término, yo no creo en un gobierno criminalizador, soy fiel seguidor del pensamiento democrático y agradezco que me hayas permitido llegar a través de tu persona a muchas otras para decirles que vamos a mejorar para que el servicio sea mejor».
«Agradecerle a todos los compañeros, sean organizaciones o ciudadanos que a través del Face o por diferentes medios nos han manifestado su apoyo, y decirles que no les vamos a fallar. Si un mototaxista presta bien el servicio se vuelve un portador de confianza, Estamos abiertos al diálogo, todo lo que sea de beneficio para los compañeros ahí estamos, y si otros compañeros toman rutas distintas para manifestarse no quiere decir que haya división entre nosotros como representantes de las organizaciones. Vamos por lo mismo: el reconocimiento a esta fuente de trabajo que se debe regularizar y normar para que de esta manera prestemos y demos un mejor servicio a la comunidad».