anuncio

La Memela Informativa


Revista NOSOTROS Número 116 | Julio de 2008
La Memela Informativa
Órgano informativo de los antiusos y acostumbradas transas
¡Ahí está el detalle, chato!
Texto, compilación, crónica, fotos, color, sonido: Aquiles Schutto
¿Cuál basurero? ¿Cuál feria?
Como dijo aquel, ¿cuál basurero, chato? ¿Cuál transa? Nomás dime, ¿dónde va a estar ese estercolero? ¡Ay, ¿no te digo?! Puro insidioso. Y luego me difaman, que yo dije, que los 600 pesos, que tú no eres vendejidos, que me ponen mal mi apellido, ¡no hay derecho! Si todo está clarito, el reclusorio es progreso, la escuela de rateros con uniforme es progreso, la boñiga es progreso. ¡Pruébenle a Marcelo y asociados lo contrario! Pa’eso son los usos y costumbres, pa’lo que nos convenga, ¿o no? Si la feria de Tlagüita es pa’hacer harta lana, no pa’darles gusto a los ardidos. Ya ven. ¡Ahí’está el detalle!... ¡A’s órdenes jefeeeee! (Foto con autorización y dedicatoria del mimo de Tláhuac, captado en Zapotitlán).
Se acabó el antro de Mar de la Serenidad
«¡Lástima que terminó el festival de hoy, pronto volveremos con más diversión! ¡Porky, Porky, nuestro rey!» Y sí, al menos por el momento se acabó el negocio en el antro habilitado en un domicilio particular de la Calle Mar de la Serenidad (entre Cárpatos y Pirineos), porque el día en que un grupo de crápulas pachecos agredió a vecinos del lugar, en la GAM sucedió lo del mentado «operativo» de la New’s Divine y la gente de la dele nomás se quejó: «¡La casa pierde!». En la foto se ve el vochito (565 PXK) donde un poli de Joel Ortega se fue con un grupo de briagos quién sabe a dónde.
Les gusta hacerse pendejos
¡Viva Kafka cammiones! Luego de ahogado el niño, entonces sí, en el antro de la Calle de Mar de la Serenidad se dignaron aparecerse funcionarios del gobierno ebrardiano para realizar las inspecciones del caso, esto es, constatar si era cierto lo que los insidiosos vecinos aseguraban de que ahí en un pobre jacalito funcionaba un centro corruptor de menores. Pero como decía don Lupe, el famoso cazazorrillos de la Santa Cecilia, ¿ya pa’qué? Los tripulantes de la cafetera oficial Combi que ostentaba la placa 499 PWH nomás se hicieron güeyes y se fueron. ¡Qué chido trabajan los de la ciudad en movimiento! ¡Será la ciudad de las movidas! Porque con el no circula de los sábados ¡puro inche ratero con uniforme se dio vuelo atracando automovilistas! Eso sí, «¡como en las grandes democracias del mundo!».

Publicado en: Revista  NOSOTROS | Número 114 | Mayo de 2008
Aquí va a estar la estación del Metro Tláhuac
Adios aires provincianos
Justamente aquí, a la altura de Tlaltenco, en la delegación Tláhuac, donde tiene meses una fuga de agua que nadie viene a reparar de la delegación porque seguramente no han de tener tiempo de entretenerse en algo que no deja, va a ser construido un paradero de microbuses y chimecos y demás fauna nociva para la ciudadanía.
Lo que el Metro se va a llevar 
Del mismo árbol de eucalipto nomás tuerza su vista tantito pa’la derecha. Bueno, pues ese paisaje ya no va a estar por disposición del gobierno capitalino. La lana es la lana...

Esta zona se llamó Terremote Tlaltenco
 
Y aunque esta zona se salvó durante muchos años de la fauna nociva que asola a la ciudadanía, porque después de todo no pudo invadir tantos verdes terrenazos que servían para la recarga de los acuíferos, de todos modos esas ratas van a estar aquí disfrazaditos con sus puestos ambulantes copando la estación del Metro Tláguac. ¡Ah!, y los ejidatarios van a poder cambiar de giro, esto es, que van a chambear de afanadores, policías, boleteros y quien sabe de cuántos oficios más, según negoció su liderzaso.

Fueron terrenos muy codiciados
En lo que nos quedamos antes de cerrar la edición fue que el gobierno del Carnal les quería pagar 600 inches pesillos a los ejidatarios por metro cuadrado. Digo, ¿cuánto les va a durar esa lana a los ejidatarios?
¡Tan tan!
Y ya que le completamos la visión al topar a la derecha con otro eucalipto y la Avenida Tláhuac, aquí acabamos por hoy nuestro recorrido visual por donde va a estar el Metro de la línea dizque dorada, pero dorada pa’los que se van a hinchar de pesos…

Publicado en: Revista  NOSOTROS | Número 113 | Abril de 2008
Marchan opositores a proyectos del GDF en Tláhuac
Los peligrosos y odiosos manifestantes que a todo se oponen
Aproximadamente unos 300 vecinos de las delegaciones Tláhuac, Milpa Alta y Xochimilco, que se oponen a los proyectos del Gobierno del Distrito Federal, encabezado por Marcelo Ebrard, participaron en una manifestación el pasado sábado 29 de marzo, la cual recorrió la Avenida Tláhuac desde la guarida del ambulantaje mueblero a la altura de la Colonia Los Olivos (como ya se le conoce a lo que alguna vez fue una fuente que la gente bautizó como de «las ollas»), a pesar de las intimidaciones que hubo de la parte oficial del caso que nos ocupa, en el sentido de utilizar la fuerza pública de los policías de Joel Ortega...
Sin importar que en el contingente marchasen personas de la tercera edad, niños y adolescentes o personas con capacidades diferentes… 
Lo malo fue que a pesar de que muchos manifestantes dejaron muy claro el motivo por el que habían ido a manifestarse: la probable habilitación del tiradero de basura en la Sierra de Santa Catarina, y durante más de cuatro horas que tardó el recorrido desde Los Olivos hasta el centro de San Pedro Tláhuac portaron carteles de rechazo al estercolero, el tema apenas si fue mencionado de refilón por quienes coparon el micrófono. Porque el objetivo central de los ataques y denuestos por parte de los organizadores de la manifestación fue la inminente construcción de la línea 12 del Metro, proyecto que difícilmente van a poder detener dichos opositores ante la tozudez y engreimiento del jefe de Gobierno…
Lo que está en juego son millonarias razones de peso como para atender los reclamos de los opositores a la construcción de la línea 12 del Metro, y es que ningún argumento va a tener más validez que la suprema explicación dada por Ebrard en el sentido de que el Metro va a prestar un servicio de primerísima necesidad a miles de ciudadanos pertenecientes a las clases populares de Tláhuac y anexas y municipios conurbados de México, la vecina entidad. El suelo tlahuaquense con vocación agrícola podrá estar infestado de vestigios arqueológicos, pero si Marcelo «ni vio ni oyó» las reprensiones de especialistas del Instituto Nacional de Antropología e Historia cuando por sus pistolas mandó tirar más de una docena de edificios antiguos en el Centro Histórico para utilizar los predios como reducto de vendedores ambulantes, ¿le van a importar unas áridas tierras de cuya existencia se enteró hasta hace poco debido a su loable e inaudito interés por el bienestar de sus gobernados?... Llama la atención que ni los más antiguos del contingente de opositores a los proyectos de Ebrard en Tláhuac hubiese recordado el pasado sábado 29 de marzo, cuándo había sido la última vez que la gente salió a manifestarse en esa jurisdicción, lo que vino a romper un poco con la idea que tenían algunos en el sentido de que la gente de Tláhuac era «agachona, sumisa y aguantadora».

Revista NOSOTROS | Número 111 | Febrero de 2008 
QUESQUE PURO CUETE 
¡YA NO VAN A ECHAR BALA!
Los Chupamaros se reportan en condición
La comparsa de los Chupamaros se reportó lista pa’salir a las calles de Tlaltenco a hacer su despiporre con su carnaval, pero ya sin echar bala, y el Memín y su Ma’linda hicieron su pretemporada con unos ricos curados en La Mangana, mientras que el cuate de la derecha ya perfeccionó el pasito del baile trucuturero de uno pa’llá y otro pa’cá. Nótese la chavita de la izquierda que pa’la calor va dándole sus buenos sorbos a la caguama. 

El Concord aterrizó en Tlaltenco
Y pa’los que duden que la torre mayor, esa de ochenta y tantos pisos quesque quiere el dele que se construya en Tlágua, sí puede estar derechita, aquí les mostramos el avión Concord ora que aterrizó en el aeropuerto de la Selene. Claro, se trata del Concord pero de la época de los Picapiedra, por lo que había que camellarle harto pa’que cuando se les atravesara un móndrigo ventarrón a todos los que la hacían de tripulación, el armatoste lograra elevarse, cuando menos con unas buenas chelas adentro de la panza de cada chupamaro.
Sin chupe no hay toro
Y no lo decimos por los cuernotes, como dice el chiste, lo decimos porque los compas que venían adentro del toro como dándole vida y movimiento, se quedaron bien persas y ya no podían ni con su alma. Por eso el chavo que los vislumbra por la ventanilla les dice que no la jodan y que se pongan a cargar al toro, toro asesino

Las porristas del San Pancho

Pero no del Atlético San Pancho de allá de la tierra del mandilón de Fox, ese inche bueno pa’nada que dizque trabajó de Presidente, es del San Panchote que armaron estas chupamaras cuando se las cogió la calaca divina y flaca y se las llevó a un entierro allá en el panteón de Tlaltenco. Nomás falta esperar a que nadie vaya a echar bala ni ninguna de las comparsas se quede haciendo su desmother sobre plena Avenida Tlágua, porque le joden la existencia a miles de inocentes ciudadanos. Pero no del Atlético San Pancho de allá de la tierra del mandilón de Fox, ese inche bueno pa’nada que dizque trabajó de Presidente, es del San Panchote que armaron estas chupamaras cuando se las cogió la calaca divina y flaca y se las llevó a un entierro allá en el panteón de Tlaltenco. Nomás falta esperar a que nadie vaya a echar bala ni ninguna de las comparsas se quede haciendo su desmother sobre plena Avenida Tlágua, porque le joden la existencia a miles de inocentes ciudadanos.

Revista NOSOTROS | Número 112 | Marzo de 2008
La Memela Informativa
Órgano punzo cortante de las conciencias alabastrinas
TEXTO, COMPILACIÓN, CRÓNICA, FOTOS, COLOR, SONIDO: AQUILES SCHUTTO
¡Paren ese ambulantaje!
Con el consabido pretexto de que el Vips de Avenida Tláhuac ya se encuentra en terrenos de la delegación Iztapalapa, pues nadie en Tláhuac les pone un alto a los vendedores ambulantes pero, eso sí, les cobran la cuota de rigor por dejarlos que se planten donde se les pegue su regalada gana. ¡Ya no la chiflen que al cabo van a tener hartos votos de cualquier manera!
El lugar del pasquinero de Chayotitlán
Como acostumbra andar de faramalloso y apantallador por las oficinas de la delegación Tlágua infundiéndole miedo a los tarugos que le creen el cuento ese de que por una corta o con que le den chamba a alguno de sus parientes él los puede «posicionar» en el ánimo de los potenciales electores a través de su bodrio pasquinero, que para eso martillea con resentimiento las teclas pa’garrapatear bodrios con puras leperadas y sandeces propios de su «pedigrí», desde aquí decidimos mandar unos días al desquiciadito pasquinero a esta singular tienda de abarrotes que se ubica en el estado de Morelos, a ver si así se le baja la muina que trae porque no se le hizo que le pagaran un pasquinzote de lujo como pretendía, después de que tanto anduvo de pendenciero queriendo meter cizaña.