Empresa

martes, 31 de julio de 2018

La casa del abogado sirvió como de seguridad, pero también de oficina

Mercado Sobre Ruedas

Escenarios
El domicilio se encuentra sobre la Calle Simón Álvarez, de la Colonia La Conchita Zapotitlán, y ahí también despachaba el abogado que fue asesinado ayer lunes. Un día después del operativo de la Marina, el portal Sin Embargo recogió el testimonio de dos personas que habían acudido al lugar en busca del profesionista que, según comentó una de ellas, era conocido desde hacía años por su trabajo.

Fotografía de Sandra Rodríguez, de Sin Embargo
La casa que presuntamente era propiedad de Adrián José Chavarría Castillo, abogado del extinto líder del Cártel de Tláhuac, Felipe de Jesús Pérez Luna, el «Ojos», que fue asesinado este lunes en un local de tacos de carnitas, funcionó como casa de seguridad, pero también era conocida entre habitantes de la zona como «el despacho de un abogado de personas con inmuebles en problemas de embargo».
Al menos así lo identificaron dos mujeres que –de acuerdo con el portal Sin Embargo–, un día después del operativo de la Marina en Tláhuac, acudieron al exterior del domicilio –ubicado sobre la calle Simón Álvarez, de la Colonia La Conchita Zapotitlán– en busca del profesionista que, según comentó una de ellas, era conocido desde hacía años por su trabajo.
«Veníamos a checar con él un asunto porque nos lo recomendaron. De todos era conocido», dijo una de las entrevistadas, quien dijo estar sorprendida al descubrir que era el mismo lugar en el que la Secretaría de la Marina (Semar) había abatido a un presunto jefe del narcotráfico y a otras siete personas.
La actividad descrita por las entrevistadas coincide con el aspecto de parte de la propiedad en la que ocurrieron los hechos sangrientos, en una de cuyas dos habitaciones había un escritorio fijo sobre el concreto y, detrás, una efigie de la justicia con las palabras Ius y Lex pintadas en una pared. En un cuarto contiguo, casi vacío, había un logo de la Universidad Nacional Autónoma de México que ocupaba casi la mitad de otro muro.

«Panchovillas» y «Antorchos» acechan Tlaltenco, dicen vecinos

Mercado Sobre Ruedas

La Columna de Zaratustra
Vecinos de la zona del arco de Tlaltenco (donde queda inserta las oficinas de la revista NosotrosMSR) reportaron que desde las cinco de la tarde del domingo, individuos presuntamente pertenecientes a las dos agrupaciones promotoras de invasiones para vivienda de potenciales electores de partidos políticos preponderantes en Tláhuac, se han apostado en lugares estratégicos, como si estuvieran a la espera de alguna orden para ejecutar una invasión. Y como luego la red de información vecinal es más eficaz que la de la autoridad, recogimos la versión para comunicarla a nuestros lectores.

Vecinos de Zapotitlán ponen el ejemplo de lo que se debe hacer en
Tláhuac para defender los espacios de gandules y vividores
Con eso de que mataron al presunto abogado de Felipe de Jesús Pérez Luna, alias el «Ojos», el día de ayer, vecinos de Tlaltenco, en la delegación Tláhuac, andan inquietos por aquello de que el abatido Adrián José Chavarría, de 55 años de edad, supuestamente se dedicaba a regularizar terrenos que invadían integrantes de la organización delictiva en colonias como La Turba y La Nopalera, y también era dueño de la casa donde fue abatido el líder del cártel local… Y es que el pasado fin de semana trascendió que elementos de las dos organizaciones promotoras de vivienda, los Panchovillas Independientes y Antorcha Popular, las cuales han sentado sus reales en Tláhuac, con la anuencia de los partidos políticos que han tenido la administración local en sus manos (los primeros con Morena y Rigoberto Salgado y los segundos desde los tiempos de Francisco Martínez Rojo), habían tomado los puentes que dan acceso al ejido en la parte que se localiza a la altura del arco de Tlaltenco… Al parecer, los dirigentes de alguna o ambas agrupaciones estarían a la espera de poder concretar una invasión al lugar con gente de Los Reyes La Paz, Valle de Chalco, Nezahualcóyotl y Chimalhuacán, estado de México… De ahí la preocupación de vecinos de Tlaltenco, por aquello de que a Tláhuac estos usufructuarios de la gestión pública sigan trayendo de fuera gente non grata –por aquello de que se la saben de todas todas en cuanto a eso de invadir predios y agenciarse de otras propiedades ajenas de más –, con la que seguirían engrosando las hordas de simpatizantes que a la hora de sufragar en la siguiente elección lo haría por los candidatos de Morena… Por el momento, los rostros de estos desconocidos para la comunidad siguen merodeando los alrededores, y ya ve usted que en una comunidad como Tlaltenco, la gente sabe identificar muy bien quién sí y quién no pertenece a esa, además de que no hay mejor red de investigación que la vecinal, debido a que la oficial ya está harto contaminada, mucho más ahora que se tiñó de honestidad valiente y hasta un diputado legítimo y purificado van a tener en Salgado… Por lo pronto, la muerte del presunto abogado los alertó todavía más a esos vecinos, sobre todo porque aquel estaba relacionado con más de cinco juicios civiles por su participación en la supuesta regularización de predios que invadía la gente del «Ojos»… Habrá que ver lo que viene. Por lo pronto, ya le comunicamos lo que sabemos… Al tiempo.

Narco publica mensaje para reclutar militares, ofrece $24,00 mensuales



Información
Les ofrecen una cantidad que duplica lo que ganan en el gobierno federal, además de vacaciones, aguinaldo y «alivianes» por parte del jefe.
Seguramente en la nueva administración federal con lo que le rebajen
a los altos mandos militares les subirán el sueldo a los soldados
El crimen organizado está ofreciendo empleo a militares en el norteño estado de Tamaulipas, de acuerdo a un mensaje publicado en redes sociales, donde les ofrecen un sueldo de poco más de $1,300 dólares.
La oferta laboral fue encontrada en un celular de un mando militar en Tamaulipas.
«Oportunidad laboral, si fuiste militar o tienes experiencia en protección de funcionarios, manda un whats app al siguiente número», destaca el mensaje del crimen organizado, que reveló el grupo Imagen.
Ofrece a los militares interesados un sueldo «atractivo» de 24,000 pesos al mes, poco más de $1,300 dólares, además de vacaciones, aguinaldo y «alivianes» por parte del jefe.
De acuerdo a información de la Secretaría de la Defensa Nacional, los sueldos de los militares van desde los $500 a unos $900 dólares al mes.
En la oferta de trabajo les seguran que el trabajo es relajado, ya que sus servicios serán solo para eventos especiales.
Las guardias son de 12 y 24 horas y los militares sólo serán usados «para eventos especiales, no para el trabajo diario», se indica.
Al enterarse del mensaje, el secretario de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos, mandó un oficio urgente a todas las zona militares para alertar de la situación.
El responsable de las Fuerzas Armadas pide a los militares mantenerse al margen de los grupos criminales y no caer en sus garras.
Cienfuegos pide de igual forma a los mandos territoriales reforzar los cursos de concientización para que los elementos de las Fuerzas Armadas no revelen sus identidades en las redes sociales.
Información oficial destaca que en el presente sexenio y hasta el pasado mes de abril, alrededor de 8,000 militares de tropa y elementos de la Fuerza Aérea Mexicana fueron dados de baja.
De ellos unos 7,000 desertaron y 600 fueron dados de baja del servicio militar por su mala conducta.

lunes, 30 de julio de 2018

Quienes quieren vender la Ciénega deberían verse en lo de Zapotitlán



Información
Esta mañana, de manera violenta un grupo de ejidatarios quiso dar madruguete a los vecinos al colocar malla ciclónica en el jardín que se localiza en Avenida Tláhuac y Magdalena Ita; sin embargo, estos gandules sin tierra (debido a que la que tenían la vendieron hace tiempo para la construcción de unidades habitacionales), se encontraron con la resistencia de los vecinos. En ese espejo deberían verse quienes quieren deshacerse de su tierra en la Ciénega.

La malla ciclónica con la que pretendían apoderarse de un jardín público los
ejidatarios sin tierra
Las estructuras prefabricadas
Mientras el día de ayer una nueva visita a la denominada Ciénega de Tláhuac por parte de los dueños de predios que quieren venderlos a una empresa constructora fue nuevamente interpretada por vecinos de la zona como una invasión, en Santiago Zapotitlán los integrantes de la mesa directiva del comisariado ejidal continúan emperrados en querer apropiarse de un jardín público que pertenece a la comunidad.
En ambos casos, la mano de la administración morenista en Tláhuac estaría metida, tanto para que se consume la venta de predios en la ciénega por quienes sí quieren deshacerse de estos sin importarles contribuir a la devastación del suelo de conservación, como en el caso de los ejidatarios que buscan adjudicarse un jardín que no les pertenece.
Acerca del suelo de conservación de la Ciénega de San Pedro Tláhuac, esta forma parte del área considerada por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad, por lo que tiene uso de suelo agroindustrial. Sin embargo, un reducido grupo conocido como el de los «renegados», busca deshacerse de la posesión que en muchos de los casos les llegó por herencia, de ahí su total desapego a la tierra y su ignorancia y flojedad para trabajarla.
Como al parecer algunos ejidatarios de Zapotitlán ya no tienen más
tierra que la de las uñas, quieren apropiarse de este jardín público
De acuerdo con varias versiones, la empresa constructora ofrece mil quinientos pesos por metro cuadrado, cantidad que algunos de quienes están dispuestos a vender ya recibieron el pasado primero de julio, aunque esa ocasión fue por sufragar a favor del partido preponderante en Tláhuac, por lo que ahora están dispuestos a botar su propiedad y el bienestar de sus todavía vecinos.

Presunto cabecilla de la movilización de hoy por la mañana para cercar un
jardín público
En tanto que en el caso de Zapotitlán, esta mañana el abogado Rosalío Morales informó que de manera violenta un grupo de ejidatarios quiso dar madruguete a los vecinos al colocar malla ciclónica en el jardín que se localiza en Avenida Tláhuac y Magdalena Ita; sin embargo, estos gandules sin tierra (debido a que la que tenían la vendieron hace tiempo para la construcción de unidades habitacionales), se encontraron con la resistencia de los vecinos.
Dicha área verde fue donada hace años por un ejidatario bien nacido a su comunidad, sólo que ahora, al no tener más tierra qué aprovechar, los ejidatarios de membrete buscan apoderarse del jardín, debido a que cuentan con el apoyo de la administración delegacional morenista.
Quizás los aviesos dueños de predios en la Ciénega de Tláhuac que quieren deshacerse de sus propiedades para contribuir a la consumación del ecocidio del suelo de conservación, debieran verse en el espejo de los dizque ejidatarios de Zapotitlán, quienes al no tener ya mucha tierra que ofrecer a empresas constructoras para que siembren unidades habitacionales, andan como canes de carnicería en la disputa de un mísero hueso.

Cerrada la carretera Tláhuac-Chalco



Información
En breve será reabierta a la circulación.
Sobre la carretera Tláhuac-Chalco, a la altura del primer camino real en dirección a la entidad mexiquense, un camión sufrió la pérdida de su eje trasero, lo que mantiene cerrada dicha vialidad. No se reportan lesionados.

domingo, 29 de julio de 2018

En México el suicidio como escape a la depresión es ya grave problema

Mercado Sobre Ruedas

Escenarios
En México, los epidemiólogos han reportado un aumento en las muertes por suicidio en las últimas cinco décadas y una variación del fenómeno. Mientras que en la década de los setenta el suicidio era considerado un fenómeno frecuente en adultos mayores, con el transcurso del tiempo estudios en diferentes países indican incrementos importantes en jóvenes menores de 35 años y en adolescentes. Según el Instituto Nacional de Salud Pública en 2015 hubo 6, 425 suicidios en México, de los cuales 10.5% (674) tenía entre 10 y 17 años de edad, 58.8% (396) de esos casos fueron varones y 41.2% (278) fueron mujeres.

Cada 40 segundos una persona en alguna parte del mundo se suicida, debido a que en el 90 por ciento de los casos no recibió tratamiento para trastornos mentales derivados de problemas personales, laborales, económicos o condiciones de salud mental como depresión, esquizofrenia y abuso de sustancias tóxicas –drogas y alcohol–.
Estudios realizados por investigadores de España y México estiman que 80 por ciento de los suicidios consumados presenta un cuadro depresivo, y de acuerdo con estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (oms) las tasas de suicidio han aumentado en 60 por ciento en los últimos 50 años.
A decir de Alejandro Molina López, responsable del Servicio de Atención Continua en el Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente Muñiz (inprfm), el suicidio es un problema de salud pública y social y quienes recurren a él lo hacen por una mala interacción con la sociedad, abandonan a ésta que no pudo brindarles protección, de ahí que el suicidio sea una interacción coartada entre una sociedad que debió proteger a quienes cometieron suicidio consumado, señaló
Estimaciones de la OMS refieren que cerca de 40 por ciento de la población mundial vive con depresión, pero son las mujeres quienes presentan mayor prevalencia de síntomas asociados a la enfermedad en comparación con los hombres.
De acuerdo con el psiquiatra, una persona vulnerable con resiliencia deficiente y poca adaptación puede intentar suicidarse ante una situación menor como sería reprobar un examen. «En contraparte, una persona resiliente que se enfrenta a un estresor mayor –como la muerte de un ser querido– y que tiene una capacidad de adaptación, red de apoyo familiar, acceso oportuno a los servicios de salud y una buena fortaleza interna y biológica, no decide suicidarse».
La resiliencia, según define la Asociación Americana de Psicología, es la capacidad que tiene una persona para superar circunstancias traumáticas, y que se adquiere desde la infancia. Estudios demuestran que uno de los factores más importantes en la resiliencia es tener relaciones de cariño y apoyo dentro y fuera de la familia.
Suicidas mexicanos
En México, los epidemiólogos han reportado un aumento en las muertes por suicidio en las últimas cinco décadas y una variación del fenómeno. Mientras que en la década de los setenta el suicidio era considerado un fenómeno frecuente en adultos mayores, con el transcurso del tiempo estudios en diferentes países indican incrementos importantes en jóvenes menores de 35 años y en adolescentes. 
El Instituto Nacional de Salud Pública (insp) documenta que en 2015 hubo seis mil 425 suicidios en México, de los cuales 10.5 por ciento (674) tenía entre 10 y 17 años de edad, 58.8 por ciento (396) de esos casos fueron varones y 41.2 por ciento (278) fueron mujeres. De acuerdo con el INSP, el mayor número de suicidios ocurrió entre los hombres, ya que hubo 3.2 suicidios por cada 100 mil, mientras que en las mujeres la tasa es de 1.8 suicidios por cada 100 mil.
Cuando los medios de comunicación informan una muerte por suicidio, por lo general, la víctima es un varón, y pareciera que el suicidio ha adquirido un rostro masculino, y las estadísticas lo confirman: ocho por cada 100 mil hombres fallecieron por lesiones autoinfligidas en 2015, mientras que dos por cada 100 mil mujeres decidieron quitarse la vida. 
Son las mujeres quienes realizan más intentos de suicidio, pero los varones utilizan métodos más drásticos para morir, en comparación con las mujeres, de ahí que la tasa de muerte por esta causa sea más elevada en este grupo poblacional. La conducta suicida no distingue géneros, y aunque los varones son quienes más mueren por suicidio, este patrón está cambiando porque las mujeres están imitando métodos frecuentemente utilizados por ellos.
«En los últimos años, la frecuencia de las muertes por suicidio incrementa a un ritmo más rápido en ambos géneros. Los hombres siguen con mayor tasa de suicidios consumados, pero los casos en mujeres están aumentando a un ritmo mucho más rápido», dijo. 
Para el especialista, la consumación del suicidio es sólo el resultado de un problema mayor que requiere el abordaje desde el punto de vista comunitario, social, legislativo y del sector salud: la conducta suicida.
De acuerdo con el doctor Guilherme Borges, quien ha realizado investigaciones sobre el proceso suicida en México, las personas no intentan suicidarse sólo una vez en el trascurso de la vida. «A medida que la persona tiene más ideación, pensamientos y actos de suicidio, hay más probabilidad de que tenga un nuevo intento en el futuro próximo, y que este sea más cercano a lo letal. Cada intento tiene la posibilidad de resultar en la muerte o en una lesión física de primera magnitud, que causa un gran sufrimiento psicológico en el individuo y en los familiares», indicó.
¿Por qué aumenta el fenómeno del suicidio?
En opinión de Molina López, en México hacen falta programas para la detección y prevención oportuna de conductas suicidas. Actualmente los pacientes reciben una intervención cuando llegan al servicio de urgencias. «El proceso empieza mucho antes y no detectar es lo que genera un avance en el proceso del suicidio y lo detectemos en etapas muy avanzadas o con la consumación del proceso. Pensamos que el problema del suicidio es la consumación del acto, pero en realidad el problema viene desde mucho antes», observó.
La principal teoría sobre el aumento de casos de suicidio, precisó, es la falta de una detección oportuna, además de que convergen diversos factores.
Desde un enfoque sociológico, el ritmo de vida, la presión social y la burocratización han llevado a un aumento de los trastornos de ansiedad. Las situaciones de estrés crónico conllevan, a largo plazo, al desarrollo de trastornos mentales, principalmente depresión y consumo de sustancias y, como consecuencia, un fenómeno termina favoreciendo el suicidio. La estabilidad y cohesión familiar constituyen una mayor protección ante la depresión y los intentos de suicidio.
«El suicidio es un problema sociológico, pese a que se atañe exclusivamente al sector salud; cuando hay vínculos sociales estables dentro de una sociedad, los riesgos de cometer suicidio podrían ser menores», puntualizó.
La imagen negativa, el estigma y los mitos que la sociedad tiene de las personas con problemas de salud mental continúa siendo una barrera para que estas expresen su situación y busquen la ayuda de un profesional. Menos de 10 por ciento de los pacientes a nivel nacional con algún trastorno mental recibe atención, en parte por el estigma, aunque no se deja de lado otros problemas que dificultan el acceso a la atención. En el primer término, las recomendaciones de los especialistas versan en sensibilizar a la sociedad en el tema de la salud mental.
El estigma de que quien visita al psicólogo «está loco»
María Elena Medina-Mora, una de las figuras reconocidas a nivel nacional e internacional en el ámbito de la epidemiología de la adicción a drogas y la salud mental, ha documentado en sus investigaciones la brecha de atención que existe en los pacientes que requieren de la ayuda de un profesional. En México, menos de 20 por ciento de quienes presentan un trastorno afectivo busca algún tipo de ayuda, y quienes lo hacen tardan entre ocho y 14 años en llegar a un tratamiento especializado.
Son muchos los factores que intervienen en  la búsqueda de ayuda, pero el estigma se ubica entre los principales. Para el doctor Alejandro Molina, entre la población es común la creencia de que una visita con el psicólogo o psiquiatra es sinónimo de enloquecimiento, se piensa que se ha perdido el juicio o se está perturbado, cuando en realidad, acudir a terapia sirve para cambiar desde un pequeño hábito, o bien solucionar un problema conductual o emocional que está afectando al individuo.
«Las personas podemos dudar o creer que no necesitamos acudir con un especialista. El estigma podría explicar el porqué las personas se suicidan antes de pedir ayuda. Somos víctimas del estigma en salud mental», apuntó.
Más capacitación en el sector salud
El estigma que envuelve al fenómeno de suicidio no es ajeno al sector salud. Hoy aún existe la creencia de que el tema de la salud mental es solo materia para los psicólogos y psiquiatras. «En la prevención de suicidios se responsabiliza exclusivamente a los hospitales psiquiátricos, cuando en realidad debería ser un tema para todos los niveles de atención, incluso en la medicina comunitaria y familiar», precisó Molina López.
En México no existe una distribución uniforme de los especialistas en psiquiatría. Sesenta por ciento de los psiquiatras que hay en el país ejerce en las zonas urbanas de Jalisco, Nuevo León y Ciudad de México, esto de acuerdo con un artículo publicado en 2016 en la revista Salud Mental.
Estados como Chihuahua y Quintana Roo, donde hay una población de más de tres millones 500 mil y un millón 500 mil habitantes, respectivamente, presentaron mayores tasas de suicidio en 2015. En 2016, estas dos entidades tenían solo 50 y 19 psiquiatras, respectivamente. 
La propuesta de un grupo de investigadores del INPRFM es compartir la responsabilidad en la atención del suicidio al primer nivel de atención en hospitales generales de México, a través de la capacitación del personal en temas de salud mental y conductas de riesgo.
Muchas veces el personal se enfrenta a personas con conductas suicidas sin conocimiento teórico, y menos práctico. Aun en la medicina hablar del suicidio sigue siendo un tabú, porque no hay un programa académico oficial que incluya la suicidología y la tanatología. Son temas que deberían estar en los programas básicos de las carreras en medicina, trabajo social, enfermería, aseveró Molina.
La falta de profesionales capacitados en la atención de conductas suicidas puede generar manifestaciones de enojo y falta de empatía en los médicos que en algunos casos estarían lejos de ayudar al paciente.
«Lamentablemente estamos ante un sistema que no está preparado desde el punto de vista de capacitación y procesos para contener todo el fenómeno. Hay que quitar esa idea de que los hospitales psiquiátricos son los responsables de dar atención al tema del suicidio. Esto debe abordarse desde el pensamiento o ideación suicida para lograr la prevención», expresó.
Algunos estudios revelan que 75 por ciento de las personas que consumaron suicidio estuvo en contacto con un servicio de salud de primer nivel en el año previo. Otra cantidad considerable (45 por ciento) lo estuvo un mes antes de morir por esta causa.
La detección de una persona con conductas suicidas y la incorporación de un abordaje multidisciplinario (enfermeras, psicólogos, trabajo social, etcétera) ayudaría a disminuir las muertes por suicidio, dijo.
Resignificar la muerte 
Para Patricia Guadalupe Villagómez Zavala, especialista en psicología y académica de la Universidad de Guadalajara (UdeG), el suicidio es un eco que llega a mover fibras sensibles en la familia o amigos. Cuando ocurre una muerte por esta causa, alrededor de cinco o seis personas resultan afectadas, dijo. Un factor de riesgo importante en el suicidio es el duelo o pérdida traumática reciente, y al tratarse de un tema delicado, complejo y estigmatizado, los familiares que cursan con un evento de este tipo evitarían hablar del tema.
Hablar de muerte es un tabú, y la forma en cómo sucedió es el elemento más doloroso que no siempre es comprendido por la sociedad. «El tema del suicidio se juzga y se menosprecia», asentó.
Fuente: Conacyt

sábado, 28 de julio de 2018

Contrabando de autos en la frontera Norte sigue siendo dinámico

Mercado Sobre Ruedas

Escenarios
La importación de vehículos usados a México provenientes de Estados Unidos ha disminuido radicalmente, ya que en 2006, de acuerdo con cifras de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), ingresaban poco más de un millón 500 mil carros previamente usados, mientras que en 2017 la cifra apenas alcanzó los 147 mil.

El contrabando no sólo tiene que ver con drogas o el tráfico masivo de una mercancía, también se da en pequeña escala y es aquel que no tiene la finalidad de comerciar, sino únicamente de no pagar impuestos, como es el contrabando de automóviles en la frontera norte de México, señaló Alberto Barrera Enderle, doctor en historia por la Universidad de California y actual investigador del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS Noreste).
Dijo que su investigación se centra en el contrabando de autos por lo que analiza cómo choca el proyecto de nación revolucionario con las costumbres y las prácticas cotidianas de la región noreste del país (Nuevo León, Tamaulipas y Coahuila), como la de adquirir muchos bienes de consumo en Estados Unidos e introducirlos principalmente de forma ilegal a México.
Antecedentes del contrabando automotriz
Flujo de automóviles, una vitrina para entender el comercio
transfronterizo, dijo el investigador Alberto Barrera
Durante los años de 1920 se dio el boom de la industria automotriz, por lo que se generó una sobreproducción de automóviles y en México aumentó la demanda, aunado a la poca producción local, por lo que al existir altos impuestos, tenían que burlar las formas de introducirlos ilegalmente al país, explicó.
Las aduanas se acoplaron rápidamente a las prácticas de la región noreste, por lo que se desbocó una gran corrupción en los límites del país. Esto provocó dos tipos de contrabando: el individual, que son aquellas personas que ingresan un automóvil sin pagar impuestos, y las bandas del crimen organizado, que comenzaron a contrabandear el producto para obtener márgenes de ganancia.
A decir del investigador, el flujo de automóviles es una vitrina para entender el comercio transfronterizo.
«Este contrabando era binacional, lo que implica que había gente del otro lado de la frontera que también participaba en este negocio. Había un alto número de robos en Estados Unidos, porque se podía cambiar fácilmente el número de motor y demás. Después pasaban a México, donde las autoridades eran parte de este negocio», indicó.
Refirió que también existía una gran lucha entre el Estado mexicano, es decir, entre el ámbito municipal, estatal y federal, debido a la importancia de que se pagaran impuestos en la frontera. Sin embargo, las entidades legalizaban dichos automóviles a cambio de cierto ingreso.
«Entre 1930 y 1950 se presentó una lucha entre los tres niveles de gobierno por controlar ese negocio y ese recurso. Por eso es importante saber cuáles eran las negociaciones que se llevaban a cabo, pues es parte del proceso de contrabando», subrayó.
Evolución de las formas de contrabando
El contrabando empezó como trabajo de hormiga, es decir, la gente pasaba un auto con permiso de turista por tres o seis meses, pero el auto jamás regresaba a Estados Unidos. Después, en ciudades importantes del noreste, terminaban por obtener los permisos adecuados para que el auto pudiera circular sin problemas, explicó.
Con el crecimiento de dicho negocio, grupos criminales de mayor envergadura tomaron las riendas de este giro, pero trayendo una mayor cantidad de producto. Ahí es cuando se dieron las relaciones entre autoridades aduanales y gobiernos locales para permitir el paso automotriz.
«Se observan esfuerzos de ambos gobiernos por controlar esto –observó–, con políticas muy claras. Pero lo que sucede en la práctica es otra cosa, hay redes, hay vínculos. La práctica y vida cotidiana de esta frontera se oponía a los proyectos e intereses de Ciudad de México y de Washington».
Desde 2014, la Suprema Corte de Justicia de la Nación emitió su aprobación al decreto que regula la importación definitiva de autos usados en la frontera colindante con Estados Unidos, pero la Secretaría de Economía (SE) decidió postergarlo hasta 2019.
Sin embargo, la importación de vehículos usados a México, provenientes de Estados Unidos, ha disminuido radicalmente, ya que en 2006, de acuerdo con cifras de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), ingresaban poco más de un millón 500 mil carros previamente usados, mientras que en 2017 la cifra apenas alcanzó los 147 mil.
Fuente: Conacyt