Empresa

lunes, 31 de julio de 2017

Salgado en Tláhuac estaría buscando quien se la pague… con sus troles

Mercado Sobre Ruedas
Mediante troles en Facebook, de la delegación se ha intensificado la campaña de intimidación en contra de los periodistas Armando Ramírez y Sergio Rojas | Pareciera que a ambos los está poniendo en la mira del sicariato local –sus ¿socios?– al exhibirlos como los principales responsables de lo que sucedió aquel jueves | A final de cuentas lo que se debía investigar ya lo hicieron las instancias de inteligencia del gobierno federal y hasta pareciera que se lo han filtrado a la prensa | Porque lo que ha sido ampliamente difundido en medios de comunicación no son reportajes que un avezado periodista los realice en unos cuantos días

Rigoberto Salgado
Así como el delegado de Tláhuac, Rigoberto Salgado, envió más de 50 oficios en un solo día –de acuerdo con la secretaria de Gobierno capitalino, Patricia Mercado, en entrevista con el periodista Joaquín López Dóriga–, tras de que el hijo del capo de la organización criminal que opera en esa demarcación fue detenido en Acapulco en mayo pasado, en los que solicitó al gobierno central que lo apoyaran con acciones de seguridad en la delegación –lo que obviamente despertó suspicacia entre el primer círculo de colaboradores de Miguel Ángel Mancera–, así también en redes sociales y mediante los llamados troles –por tratarse de cuentas manipuladas– que el delegado dispone en Facebook a través de una asesora conocida como «Maruja Barbajana», se ha intensificado la campaña de intimidación contra el director de la revista digital Nosotros y del blog Mercado Sobre Ruedas (Sergio Rojas)… El perverso objetivo es muy simple: ponerlo junto con otros tres críticos de la gestión del delegado que de igual forma han estado denunciado la podredumbre de corrupción del discípulo de quien se ostenta como adalid de la honestidad valiente –no recientemente, sino que lo han hecho desde que aquel asumió el cargo–, en la mira de los sicarios de la organización criminal que opera en Tláhuac como los presuntos culpables de que la Marina y la PGR hayan realizado el operativo del día 20 de julio en el cual fue abatido el líder del cártel de Tláhuac… Como quien dice, Salgado estaría buscando a través de sus troles en Facebook –luego de que tenemos confirmado el IP del número telefónico del que son operadas dichas cuentas y éste corresponde al edificio delegacional de Allende y Bravo, en el centro de San Pedro Tláhuac–, tenderle la cama a quienes han cuestionado el desvío de recursos, la realización de obra pública que nadie pidió, como el remozamiento de jardines y construcción de albercas, el otorgamiento de contratos millonarios a supuestos prestadores de servicios y el establecimiento de una presunta red de prestanombres para seguir sangrando los recursos de la delegación, así como obviamente el narcogobierno y la preocupante inseguridad que viven a diario los pobladores en pueblos, barrios, colonias y unidades habitacionales de la demarcación. Sí, tenderles la cama –como se dice en el argot de los sicariatos en México– a fin de que –sus ¿socios?– del cártel de Tláhuac terminen por creer que su líder fue abatido por culpa de ellos al anunciarlos como los que podrían haber proporcionado información a la PGR, y así se encarguen de lo correspondiente… Después de todo, no es de extrañar que así se comporte alguien que ha estado tan cercano a los actores tan de sobra cuestionados actualmente, y evidenciados en lo que parece ser información filtrada a los medios de comunicación desde las más altas esferas responsables de la seguridad en el país. A final de cuentas, el morenista ya debió haber sido investigado por las áreas de inteligencia tanto de la Marina como de la PGR y deben saber perfectamente hasta de qué lado duerme… Porque esos reportajes que han estado apareciendo en los medios no se hacen en unos días, lleva mucho tiempo prepararlos, sobre todo en la parte de cotejar datos, fuentes para comprobar su veracidad… Así que si Salgado ya no busca quién se la hizo sino quién se la pague, al menos hasta antes de dejar el cargo –porque tras de lo publicado todos estos días, después del operativo de la Marina, la lectura de la oleada mediática indica que van a llamarlo a rendir cuentas luego de que lo haga en la Asamblea Legislativa–, el atizarle a la campaña de intimidación de sus críticos en Tláhuac es síntoma del malestar que tiene porque se le haya caído el teatrito. Sobre todo, que se le haya derrumbado el tinglado de la esperanza y del renacer de Tláhuac, amén de otras barbaridades propias del decálogo del dirigente de Morena, Andrés Manuel López… Si el pasado 15 de julio aquí culpamos a López de lo que pudiera pasarnos –al igual que a nuestra familia– luego de que la campaña de intimidación del delegado dio inicio en la red social de Facebook, después de que se conoció que el líder de Morena había repurificado a su discípulo defendiéndolo de la malévola mafia del poder que con el propósito de desprestigiarlo a él y a su partido habían tenido la osadía de haber acudido a Tláhuac a combatir al cártel de la localidad, ya mejor dejamos aquí el asunto sabedores que la narcopolítica trastoca de fea forma a los individuos… Allá quien quiera seguir prendiéndole veladoras al mesías de Macuapana y siga creyendo en su charlatanería… Por lo pronto, veremos si Salgado se presenta el miércoles en la Asamblea Legislativa y, sobre todo, si fuera de los de su pandilla política habrá alguien que se trague el cuento de que él no sabía nada de lo que sucedía en Tláhuac. Veremos porque el rumor de que no lo hará ha sonado fuerte en el edificio delegacional… De ahí que sus cercanos colaboradores estén que echan espuma por aquello de que van a ser botados de la administración si su jefe es forzado a renunciar… Lo interesante del caso es que al ya no tener más remedio –porque lo de los acuerdos en lo oscurito entre los izquierdosos de la Asamblea Legislativa (morenistas y perredistas) y que tanto prolongaron el viacrucis de los pobladores de Tláhuac, al menos por ahora llegaron a su fin– en la Contraloría van a tener que aplicarse en las minuciosas investigaciones a la gestión de Salgado. Y francamente no creemos que muchos de los cercanos colaboradores la vayan a librar… Sobre todo quienes coordinaban a los supuestos proveedores de la delegación, esos a quienes dizque se les asignaban contratos millonarios y que, en realidad, nomás se llevaban lo de sus comisiones… Mientras pasa el miércoles y se sabe el futuro del delegado, en la oficina de asesores hasta la hija de la mentada «Maruja» sigue atizándole al periodista Armando Ramírez con todo, claro está, con puras infamias y denostaciones, difamándolo en Facebook tanto a él como a su familia, con el avieso fin de amedrentarlo. Porque ya no se trata de que tanto Ramírez como Rojas dejen de subir información a la web relacionada con la corrupción morenista en Tláhuac, cuando el caso ya está más que investigado por quien debió hacerlo –no por dos comunicadores locales– y lo que vendrá posteriormente ya fue determinado, pareciera que el objetivo es eliminarlos, de plano, culpándolos en las cuentas de troles del delegado de todo lo que pasó en la demarcación aquel jueves a fin de que los ¿socios? del delegado centren su atención en ellos… A final de cuentas, así de perversos salieron estos morenos, de ahí que en la red social aludida exijan que ya se detenga el alud informativo contra Salgado, López y su partido; pero si los medios de comunicación no dejan de abordar el tema Tláhuac, ni modo de ignorar lo que a cada instante se informa sólo porque los allegados del delegado están que no los calienta ni el Sol… Insistimos, habrá que ver lo que sucede el miércoles. Por lo pronto, lector, lectora, cuídese de estos troles de Salgado, borre de su página en Facebook lo que lleguen a etiquetarle para que no se vaya a creer, en las instancias investigadoras, que se estuvo de acuerdo con la infamia que están cometiendo contra Armando Ramírez y Sergio Rojas desde la oficina delegacional… Al tiempo.

sábado, 29 de julio de 2017

Recomendable que la PGR haga pruebas toxicológicas en Tláhuac

Mercado Sobre Ruedas
No hace falta especular más, con lo filtrado a los medios de comunicación es posible anticipar que al delegado de Tláhuac lo tienen bien investigado | López, el de Morena, debió saber que desde que su apóstol delegacional comenzó su gestión en Tláhuac, en la delegación Tláhuac sucedía algo | Pero que no venga el jefe de gobierno a darse baños de pureza, supo que en Tláhuac operaba una organización criminal y siempre minimizó el hecho  | Cualquier habitante de Tláhuac sabía lo que sucedía en la delegación, por eso ya no quieren saber de esperanzas ni de reconstrucciones

Tras del maremágnum informativo que desató el operativo de la Marina en Tláhuac el 20 de julio, el despliegue noticioso derivado del mismo ha versado invariablemente en torno a si el delegado Rigoberto Salgado sabía o no de la presencia del Cártel de Tláhuac y si estaba o no coludido con el cabecilla de éste, Felipe de Jesús Pérez Luna, alias el «Ojos», abatido por la Armada ese día… Pero independientemente de si el capo le pagó o no la campaña como candidato a la jefatura delegacional a aquel, como se ha publicado en diversos medios, otros temas que han sido comentados con profusión por articulistas y editorialistas de prensa, radio y televisión, son la –arrebatada y ofuscada– defensa que del delegado salió a hacer el dirigente de Morena, Andrés Manuel López, por un supuesto y alucinado complot en su contra, y el de que si las líneas de investigación de la Procuraduría General de la República alcanzan o no a Salgado… No hace falta especular más. Con el caudal de información que evidentemente ha sido filtrado desde oficinas de inteligencia –y no precisamente del gobierno capitalino– a los medios de difusión, la lectura de los hechos permite inferir que el delegado de Tláhuac está en la mira de instancias superiores. Esto es, que luego del miércoles, día de su comparecencia en la Asamblea Legislativa, y donde habrá un inusitado despliegue de representantes de los medios de comunicación tanto de México como del extranjero, por la magnitud de los acontecimientos, si la lectura entre líneas no falla, Salgado deberá prepararse para encarar otra comparecencia, sí, pero ante la justicia… Ojala y López no vaya a tener entonces nada de que lamentarse, porque debió saber desde que su apóstol delegacional comenzó su gestión en Tláhuac, que ahí sucedía algo. Si no por los medios de difusión, sí por Martí Batres, quien al menos debió decirle el día que lo abordaron en Tláhuac familiares de 63 jóvenes desaparecidos, que algo muy raro en Tláhuac estaba pasando… Pero con eso de que siempre antepone la rentabilidad de sus allegados debido a que eso por sí solo pareciera purificarlos, nada le hubiese costado más a López que quedarse callado unos días más… Si de por sí la gente en Tláhuac estaba que trinaba contra Morena por haberle propuesto tal candidato en 2015, porque a partir de que ganó con 26 mil votos y asumió el cargo, el escenario en la demarcación fue de puro narcoterror, con el disparate de López como defensa de aquel y en el que pareciera que pone prácticamente como buenos de la película al «Ojos» y a su delegado y como malos a los de la Armada como parte de la mafia del poder, con la teoría de su mentado complot ya la gente ahí no quiere saber más de esperanzas ni de reconstrucciones… Bueno sería que las investigaciones se extendieran al jefe de gobierno, porque tampoco nunca quiso voltear a Tláhuac a ver qué sucedía con el tema del Cártel, empecinado –como aún está– con su cantaleta de que en la Ciudad sólo operan puras organizaciones menores de narcomenudistas… A eso se debió que el operativo se llevara a cabo aprovechando que Mancera no estaba en la Ciudad, con lo que había menos riesgo de alguien pusiera sobre aviso al «Ojos». Por eso a su regreso de Parral, donde anduvo de farol de la calle regalando patrullas que aquí en la capital hacen mucha falta, para promocionarse como suspirante presidencial, lo primero que hizo fue a ver al secretario de Marina, Vidal Soberón, a pedirle que no lo fueran a dejar fuera de los créditos finales del operativo. Y el almirante accedió de buena gana, después de todo el operativo había sido exitoso, y para complacerlo mandó a su vocero a decir públicamente que, en efecto, en la Ciudad no operaba ningún cártel…
Prueba toxicológica a funcionarios de Tláhuac
Esperemos que cuando las investigaciones se extiendan al edificio delegacional y su estructura, la PGR contemple la posibilidad de realizar exámenes toxicológicos a los funcionarios del primer círculo del delegado, para que la población de Tláhuac pueda saber en manos de quién se encuentra la responsabilidad de brindarle seguridad en sus comunidades, y estar al tanto de si ya puede dormir tranquila por las noches o va a continuar con sobresaltos debido a que seguirán sobresaltándola balaceras, rechinidos de llanta, pleitos callejeros, o asomarse a cada rato por la ventana para ver si su coche todavía está donde lo estacionó… Porque en alguna nota de Mercado Sobre Ruedas retomamos testimonios de trabajadores del edificio delegacional, en el sentido de que había momentos en los cuales no podían ni respirar debido al fuerte olor a petate chamuscado que cual céfiro de serie animada de la Warner Bross, iba de la oficina del delegado al de su asesora particular, a quien sus colegas nombran «Maruja Barbaján»… Así que para salir de dudas, tanto quienes tengan a su cargo las investigaciones de lo que realmente sucede en Tláhuac y, sobre todo, de la población a la que nadie quiso escuchar en su angustioso clamor de auxilio por la situación de narcoterror que vivía, lo recomendable sería la práctica de una prueba toxicológica para saber las aficiones de algunos… Después de todo, ya muy pocos se espantan porque los adictos a la mariguana proliferen incluso hasta en el servicio público… Al tiempo.

viernes, 28 de julio de 2017

López ignora que Tláhuac ha sido el cementerio de varios políticos

Mercado Sobre Ruedas
Lo que menos le ha importado al adalid de la honestidad valiente es la integridad y seguridad de la población tlahuaquense | Para López lo del operativo para combatir el cártel de Tláhuac y acabar con el escenario de narcoterror que vivía la gente sólo fue un complot en su contra | Salió a defender –y a re purificar– al delegado de Tláhuac aun cuando en la percepción de amplio sector de la población lo que ahí había era un cogobierno con el narco | Por meterse en Tláhuac han acabado las carreras políticas de varios ex delegados, de un jefe de gobierno y de numerosos servidores públicos
Que por motivos de seguridad (¿o inseguridad?) Martí Batres decidió cancelar su visita
de mañana a Tláhuac
Por si aún quedaba alguna duda acerca de cómo gobernaría Andrés Manuel López el país, ahí está el caso de Tláhuac en la Ciudad de México y su defensa del delegado, como para constatar que la integridad y seguridad de la gente que vive en esa demarcación, simple y sencillamente le importa un reverendo comino, tras de afirmar, luego de una semana de realizado el operativo que llevó a cabo la Secretaría de Marina en esa delegación por el cual fue abatido el líder del Cártel de Tláhuac –Felipe de Jesús Pérez alias el «Ojos»–, que el inusitado despliegue de fuerzas sólo fue instrumentado debido al nerviosismo de quienes él llama los de la «mafia del poder», con el único fin de causarle daño a él y a su partido… En resumidas cuentas, aseguró que todo se debió un complot en su contra, porque como marcha a la cabeza en los sondeos de opinión entre quienes buscan alcanzar la Presidencia el próximo año, sus adversarios sólo quieren desestabilizarlo. Golpearlo de múltiples formas para hacerlo caer en la intención del voto de los potenciales electores… Así que el ambiente de narcoterror derivado de la narcopolítica en Tláhuac, con su letal dosis de asaltos en transporte público, así como a transeúntes por parte de parejas de delincuentes en motocicletas –curiosamente ahora tan sonados en los medios de difusión estos conductores de mototaxis que prestaron sus servicios como halcones del «Ojos»–, y robos a casas habitación, sin olvidar las extorsiones, ejecuciones y desapariciones, sobre todo de jóvenes que al parecer se negaron a trabajar para el cabecilla del cártel, al adalid de la honestidad valiente toda esta situación terminó valiéndole reverendo cacahuate… A López, el impoluto, le volvió a ganar la soberbia y estulticia, tan característica en él a través de estos años en que ha representado el papel de suspirante y luego de candidato robado en cuanto a votos se refiere e, incluso, de fungir hasta de presidente legítimo. Porque tras de dos años –sin contar con su graciosa visita a Tláhuac con el fin de validar la gestión de su discípulo a mano alzada de sus hiestes– el Peje dio muestras de seguir siendo un analfabeta estructural, por aquello de que no lee la prensa, ni ve ni escucha noticieros en los que no se ensalce su figura o se le rinda pleitesía, para enterarse de lo que estaba sucediendo en una delegación a cuyo frente todavía se encuentra uno de los de su pandilla política… Una vez más volvió a aflorar en él esa obcecación y despotismo de quien, verbigracia los muy variados casos de figuras públicas que acabaron en la nota roja –como José Luis Abarca el de Iguala, Guerrero–, por no tener el menor empacho en purificarlos y extenderles su manto protector, claro está, siempre y cuando le signifiquen a él alguna rentabilidad política… Lo malo es que este error de no quedarse callado por un rato, a fin de evitar opinar acerca de lo sucedió en Tláhuac, podría afectar su presunta popularidad de suspirante aventajado que tiene. Ese mesianismo que obceca su visión y entendimiento, por aquello de creer que todos los que se le acercan como agentes de ventas de su proyecto de presunta reconstrucción nacional, son tan puros como él, podría causarle una muy honda desilusión si realmente la Procuraduría General de la República decide investigar lo que en Tláhuac ha sucedido en cuestión de narcopolítica en estos dos años de gestión morenista… Porque eso de ignorar el miedo que sentía la población por  lo que sucedía en sus   comunidades luego del inicio de la actual administración delegacional –cuyo eslogan propagandístico fue la ocurrencia esa de que los morenos iban a hacer que renaciera Tláhuac–, con el clima de narcoterror que predominaba, nada más para defender a uno de los suyos, a López podría acarrearle serias consecuencias en cuanto a votos se refiere el próximo año… Mientras tanto, y ante la improvisación e inexperiencia de su equipo de comunicación social, incluida su asesora María Eugenia Barragán, donde debido a la limitada capacidad de quienes ahí trabajan sólo se concretan a redactar boletines y a la invención de troles en Facebook, el delegado Rigoberto Salgado optó por contratar una agencia de relaciones públicas para que lo ayudaran a plantarse frente a los medios de comunicación y negar la larga lista de cosas que se le imputaba… Lo que le ha de haber costado en dinero contratar los servicios de la agencia, no a él, como es de suponer, sino al presupuesto de la delegación, porque pagar sueldos de gente supuestamente conocedora de los medios de difusión y a la mera hora prescindir de ella, es un despilfarro de recursos… Pero ahí están las consecuencias de contratar a quien vivía de hacerles caricaturas a políticos de la región si no se ponían a mano...
Que se cancela reunión de morenos históricos
Lo que comenzó a circular en redes sociales fue el anuncio de que el acto que encabezaría el dirigente capitalino de Morena, Martí Batres, en Tláhuac mañana, específicamente en la Colonia La Conchita, fue cancelado… De inmediato un gracioso se aventó la puntada de decir que la cancelación se debía al duelo que guardan en Morena por la muerte del líder del cártel local… Aunque la justificación más escuchada ha sido que la cancelación se debió a cuestiones de (¿in?) seguridad. Nadie se preocupó por dar más detalles… Habrá que ver si el foro de análisis del rumbo y retos hacia la que los morenos llaman gran transformación nacional de 2018, que se llevaría a cabo también mañana, pero en la casa de cultura de Mixquic, de igual forma fue cancelado… De cualquier forma, tanto en un lugar como en otro con seguridad van a estar aquellos a quienes la curiosidad les cosquillea el ánimo, por lo de que la cancelación simplemente haya sido una estrategia para que Batres al final de cuentas tranquilamente pueda platicar con sus fieles simpatizantes y no le vayan a caer grupos de vecinos con ásperos reclamos como sucedió el año pasado con los padres de jóvenes desaparecidos en San Pedro Tláhuac, luego de que el delegado Rigoberto Salgado ni se apareció por el templete y sí en cambio salió corriendo del edificio delegacional, dejándole al líder de Morena todo el problema… Batres tendría que fijarse que la delegación Tláhuac no le sienta muy bien a los políticos –de cualquier partido, conste–, por lo que mejor debería revisar la historia para que vea cómo algunas connotadas figuras de la grilla capitalina y nacional por supuesto, han tenido ahí sonoros escándalos y fracasos, y cómo otros, de plano, han acabado su carrera política. Por eso aquello de que Tláhuac es un cementerio político de aviesos politicastros… Nada más habría que ver lo que le sucedió al que se hacía llamar «mejor alcalde del mundo» (Marcelo Ebrard), y lo que le significaron los linchamientos en Ixtayopan en 2004, y el que años después se pusiera a construir la fallida línea amolada del Metro. Y sólo por mencionar ese sonado caso, ya olvidémonos de la guarapeta con la que lleqó quien entonces era su mujer a la inauguración de las instalaciones del DIF en esa población… Porque como ve uno las cosas, pareciera que a su jefe, el Peje, no le va a ir muy bien con eso de andar de defensor del mismísimo diablo… Al tiempo.

Irregularidades en Tláhuac, como patético cuento de Alí Baba

Mercado Sobre Ruedas
Recordamos el caso de un trabajador despedido de la administración delegacional solamente por haber denunciado la corrupción | El caso del señor Hugo Cruz fue publicado en la edición número 76 de la revista Nosotros | El lector se podrá dar cuenta de las anomalías que había entonces en una serie de construcciones y que aun así fueron autorizadas | En el texto se menciona el nombre de Rigoberto Salgado Vázquez, quien en esa época fue denunciado por el empresario Enrique Medrano por amenazas de muerte

La cueva en Tláhuac donde entran unos disfrazados de amarillo, salen, regresan con otro
disfraz y el caso es que siempre es lo mismo
Las irregularidades en la administración delegacional en Tláhuac tienen muchos años de cometerse por quien se encuentre como titular, sin que pase absolutamente nada contra quien las comete… En el número 76 de la revista Nosotros, de enero de 2005, publicamos el testimonio del señor Hugo Cruz, por una serie de anomalías que se han registrado en diversas construcciones, por lo que el trabajador fue despedido injustamente por haber denunciado actos de corrupción en tiempos de la delegada Gloria Brasdefer; sin embargo, tiempo después –ya en la administración de Fátima Mena– fue absuelto de todo cargo en su contra, pero resulta que su plaza le fue otorgada a un sobrino del ex delegado Francisco Martínez Rojo, según aseguró entonces… A continuación, damos inicio con la reproducción del artículo referido, con el que damos inicio a una serie de transcripciones de textos de Mercado Sobre Ruedas que solamente fueron publicados en la edición impresa de Nosotros:
Lo corrieron por delatar corrupcción
Al igual que Manuel López Obrador en el caso del predio El Encino, la jefa delegacional en Tláhuac, Fátima Mena, también incurrió en desacato al no atender la resolución dictada por la Sala Superior del Tribunal de lo Contencioso Administrativo del Distrito Federal, el 27 de noviembre del 2003, de restituirle todos sus derechos laborales a Víctor Hugo Cruz Romero, empleado de la delegación, entre ellos el de la reinstalación, pago de salarios caídos así como la sanción que le fue impuesta en venganza por haber denunciado actos de corrupción por parte de funcionarios de anteriores administraciones.
Al decir de Cruz Romero, antes de que concluyera el juicio su plaza fue entregada al sobrino de un ex delegado.
En 1997 Cruz Romero, quien laboraba en la entonces bodega Selene (donde ahora se encuentra la Dirección General de Obras, en cuyo entorno se localizan varios talleres mecánicos que acumulan la chatarra vehicular en pleno arroyo vehicular ante la complaciente y sospechosa actitud de los perrunos inspectores de la delegación), detectó cuantioso faltante de material de construcción, el cual era extraído por subdelegados y empleados menores en la administración de la priista Gloria Brasdefer, por lo que procedió a levantar el acta correspondiente; sin embargo, le dijeron que a él era a quien iban a procesar por el faltante del material, por lo que desde entonces sufrió una serie de presiones como fue ponerlo a disposición de personal y tenerlo sentado en una oficina con la obligación de firmar cada hora, para que en caso de no hacerlo así despedirlo de inmediato.
Fue acusado de fraude. Lo culparon de haber ofrecido trabajo a diversas personas y de no haberles cumplido. Acudió entonces a las audiencias correspondientes en la Contraloría General del DF pero, como es sabido, ahí lo hacían esperar entre cuatro o siete horas. Un día fue secuestrado y golpeado con saña por seudo agentes judiciales quienes prácticamente le desfiguraron el rostro, por lo que tardó una semana hospitalizado. Cambió su lugar de residencia, de Tlaltenco se fue a vivir a Xochimilco.
La Contraloría, fiel a la tradición de ser tapadera de la corrupción en las altas esferas, pero implacable con los empleados menores, lo sancionó suspendiéndole todos sus derechos laborales, destituyéndolo de su puesto e inhabilitándolo por cinco años.
A tres meses de radicar en Xochimilco, policías judiciales lo detuvieron y lo condujeron al Reclusorio Oriente, donde estuvo siete meses preso por dos demandas: una por «vender» plazas y no cumplir a los presuntos defraudados y, otra, por supuestamente meter camionetas a trabajar a la delegación. Esos fueron los cargos que le inventaron.
Cuando no se le comprobó nada la justicia lo absolvió, fue entonces a las instalaciones de la Contraloría General en Avenida Juárez a solicitar su situación laboral, pero los empleados se negaron a entregársela. Sólo fue hasta que con cámaras y grabadoras unos reporteros del programa de televisión Duro y directo, que se transmitía por uno de los canales de la empresa Televisa lo acompañaron, que en la Contraloría decidieron entregarle su situación laboral.
Entonces decidió acudir al Tribunal Contencioso Administrativo para pedir la anulación de la sanción dictaminada por la Contraloría.
En diciembre de 2003 fue emitida la sentencia definitiva: reinstalación y pago de salarios caídos. Fue a la delegación donde lo atendió el servidor público Jorge Medrano, quien de entrada le dijo no saber nada de su asunto. «Déjame unas copias y regrésate en ocho días», le ordenó. A los ocho días regresó pero encontró al funcionario muy entretenido platicando con una secretaria, por lo que se quedó esperando 45 minutos. Finalmente, éste le dijo que aún no había leído su expediente, por lo que le pidió que se diera otra vuelta en 15 días.
Quiso hablar con la jefa delegacional Fátima Mena, pero, también fiel a su costumbre, no lo recibió. Finalmente, Pedro Pelayo, encargado de las audiencias de la delegada, lo envió al área de recursos humanos donde le avisaron que tenía que presentarse el uno de marzo con el sutil mensaje de: «ya se te acabaron tus vacaciones pagadas».
Cruz Romero se presentó y estuvo a disposición de personal 15 días, pero como ya conocía a Misael Morales, entonces director general de Servicios Urbanos, éste se lo llevó con él. En ese lapso no dejó de visitar a Juan Menases, director de Recursos Humanos, para que el funcionario le dijera cuándo le iba a pagar los salarios caídos, además de que tenía que firmar su alta, pero el diligente servidor público lo remitió con Jaime Castañeda, representante jurídico de Recursos Humanos, quien simplemente le recomendó: «mira, hazle como quieras».
Acabó por ir con Luz Irma, directora administrativa, donde le dieron nombramiento de jefe de Oficina de Reforestación. Posteriormente, Cruz Romero envió un oficio a Meneses solicitándole nuevamente lo que le adeudaban, y metió su queja a la Contraloría General del Gobierno del DF por incumplimiento de sentencia. En ese transcurso le dieron varias comisiones, entre ellas las de estar como jefe de mesa en la votación para elegir coordinador territorial en Tlaltenco y, posteriormente, en Mixquic.
A casi un año de no percibir ningún sueldo, Cruz Romero refirió a Nosotros que en su infructuoso peregrinar tuvo que entrevistarse con un señor de nombre Hiram, funcionario de la delegación, quien de cínica manera le respondió cuando aquel le expuso su angustiante situación: «¿Qué quiere que yo haga?». De plano, la última ocasión que platicó con él le dijo: «Yo espero su demanda con los brazos abiertos».
En conclusión, el trabajador Cruz Romero continuaba, hasta antes de que surgiera el nuevo escándalo de corrupción, pero ahora por la presunta extorsión de empleados de la delegación al empresario Enrique Medrano, sin tener ningún ingreso económico. «La situación es angustiante, no tengo qué llevarle a mi familia para que coma porque mis amigos ya no quieren prestarme más dinero», apuntó.
Eso sí, días después la delegada Fátima Mena alardeó ante una pléyade de acarreados de otras delegaciones en su presunto informe de labores que «camina y gobierna con la dignidad de una mexicana con principios y convicciones»; aseguró que como autoridad «ha actuado en el marco de la legalidad» y que como delegada ha sido «coadyuvante de la transparencia».
Anomalías en construcciones
Diversas irregularidades en el desarrollo urbano de Tláhuac fueron registradas desde la pasada administración a cargo del delegado Francisco Martínez Rojo, sin que sus colaboradores Julio César Sánchez Alba, director de Licencias y Uso de Suelo, y Gabriel Mendoza Carrasco, jefe de la Unidad Departamental de Licencias, hubiesen aplicado la normatividad para evitar dichas anomalías, lo que permite suponer que los niveles de corrupción que se dieron en el pasado continuaron en el primer año de la presente administración al ser ratificados en sus cargos por la delegada Fátima Mena, entonces secretaria particular de Martínez Rojo.
Como se sabe, mientras al priista Misael Morales, ex director general de Jurídico y Gobierno, se le encarceló por presunta extorsión al empresario Enrique Medrano, a pesar de que no existe video alguno en el que se le pueda ver como a René Bejarano recibir gruesos fajos de billetes, a Julio César Sánchez Alba por ser perredista y cercano colaborador de Martínez Rojo se le permitió que huyera para evadir la acción de la supuesta justicia. A éste al igual que a Rigoberto Salgado, director de Seguridad Pública, no se les ha vuelto a ver en la delegación. Salgado Vázquez fue denunciado por Medrano en la Fiscalía para Servidores Públicos de la Procuraduría capitalina por amenazas de muerte.
Los casos detectados con irregularidades en la delegación Tláhuac son los siguientes:
El inmueble de reciente construcción que alberga la «Funeraria Escalante» con la tolerancia de funcionarios del gobierno delegacional, en Avenida Tláhuac esquina con el primer callejón de Independencia, en el pueblo de Zapotitlán, el cual no cumple la normatividad que regula el desarrollo urbano. Se carece de cajones de estacionamiento, área libre, visto bueno de Setravi, uso de suelo permitido para el tipo de establecimiento mercantil y licencia de construcción.
Obra en proceso en avenida Tláhuac, esquina con calle Morelos, en el pueblo de Santiago Zapotitlán, con zonificación H2/40 y en zona de Patrimonio Histórico, donde es requisito la licencia del INAH y el visto bueno de Salvamento Arqueológico, factibilidad de servicio, uso de suelo permitido según el tipo de establecimiento mercantil que funcionará, área libre, cajones de estacionamiento, el estudio de impacto ambiental, visto bueno de Setravi y licencia de construcción. Se trata de una construcción de más de 500 metros y mayor altura de la permitida. Denuncias ciudadanas advierten que en dichas instalaciones funcionará una clínica médica particular.
Inmueble de reciente construcción modernista, sin cumplir con el requisito de área libre, ya que cubre todo el terreno, en Avenida Tláhuac casi esquina con Juan de Dios Peza, en el pueblo de Santiago Zapotitlán. La zonificación es H2/40 y la zona es Patrimonio Histórico, por lo que se requiere licencia del INAH y el visto bueno de Salvamento Arqueológico, uso de suelo permitido para el tipo de establecimiento mercantil que funcionará, licencia de construcción, factibilidad de servicios, cajones de estacionamiento, estudio de impacto ambiental y el contraste urbano que indica el INAH.
La construcción de un segundo nivel en el restaurante de pescados y mariscos «Morales», localizado en Guillermo Prieto 59, Colonia Miguel Hidalgo, con zonificación HM3/50, requiere de uso de suelo permitido para el tipo de establecimiento mercantil que funcionará, área de maniobra, cajones de estacionamiento, área libre, licencia de construcción, visto bueno de SETRAVI y de la Secretaria de Salud.
Para la construcción de un hotel en Avenida Tláhuac esquina con Calle Arabella, fue tramitada en 2003, durante la administración de Martínez Rojo, una licencia de construcción para 4,700 metros cuadrados. Sin embargo, para el 2004, ya en la administración de Fátima Mena, fue tramitada la ampliación para una construcción de más de cinco mil metros, con la visible intención de aplicar la norma 18 que cubre obras realizadas antes de la puesta en vigencia del Plan Parcial de Desarrollo Urbano de 1997. En este caso se debe aplicar de manera especial la norma 19 que establece la necesidad de realizar los estudios previos de impacto ambiental y urbano, donde se debe establecer la capacidad de consumo de agua, capacidad de conducción de la red de drenaje, capacidad de flujo de tránsito y vialidad, plan de protección civil, plan de destino de desechos sólidos, vigilancia, servicios de emergencia y ambiente natural. El Bando Informativo 2 establece que en esta demarcación se restringe la construcción de desarrollos comerciales, como moteles que demanden grandes consumo de agua e infraestructura urbana en perjuicio de los vecinos de la zona y de los intereses generales de la ciudad.
Lotificación en la calle de Providencia, en la Colonia Los Olivos, en un lugar utilizado con anterioridad como depósito de desechos sólidos de construcción e industriales, y donde está prohibido por la normatividad la construcción de todo tipo de inmuebles. La lotificación carece de los permisos correspondientes, como uso de suelo, licencia de subdivisión y licencia de construcción. En el terreno de más de 10 mil metros cuadrados se encuentran algunas construcciones en proceso. Se carece de servicios urbanos.
Lotificación de más de 20 mil metros cuadrados en lo que antes era una granja en Calle Mariano Hidalgo 292, esquina con Belisario Domínguez, en el pueblo de Santa Catarina Yecahuizotl, con zonificación HRB o Habitacional Rural de Baja Densidad. En el terreno se construye un fraccionamiento residencial de interés medio, cuya propiedad es necesario investigar, tras de denuncias ciudadanas de que varias construcciones pertenecen a funcionarios de alto nivel de la administración delegacional. La lotificación carece de uso de suelo permitido, licencia de subdivisión, licencia de construcción, factibilidad de servicios, ya que el predio cuenta con dos conexiones recientes de agua potable, de diámetro mayor, sin que se establezca quién autorizó su introducción, y viola lo establecido en la fracción II del Bando Informativo Dos del jefe de Gobierno del DF.
Naves industriales de reciente construcción de 10 mil metros cuadrados en Eje 10 Sur 1705, en el pueblo de Santa Catarina Yecahuizotl, con zonficiación ER (Equipamiento Rural), donde está prohibido este tipo de construcción. La construcción se llevó a cabo en la administración de Martínez Rojo con la tolerancia de funcionarios delegacionales.
Construcción de una barda en un terreno de más cinco mil metros cuadrados en Eje 10 Sur, junto al Lienzo Charro de Santa Catarina Yecahuizotl, sin cumplir con los requisitos establecidos en la normatividad para la zonificación ER (Equipamiento Rural).
La construcción e instalación de antenas de comunicación en varios sitios sin cumplir con los requisitos marcados por la normatividad, como no rebasar los 30 metros de altura, a partir del nivel de banqueta, guardar una distancia mínima de cinco metros desde cada uno de los puntos de apoyo hacia la colindancia del predio, licencia de construcción avalada por un director responsable de obra (DRO), corresponsable en seguridad industrial y de un corresponsable en instalaciones, póliza de seguros contra daños a terceros, a personas y sus bienes, y un contrato de arrendamiento. Una de las antenas se encuentra en Avenida La Turba, esquina con Manuel Acuña, en la Colonia del Mar Norte.
La construcción de una segunda gasolinera en avenida Tláhuac, esquina con Reno, en la Colonia Los Olivos, a pocos metros de una primera instalación de ese tipo, la cual se encuentra a menos de un kilómetro de distancia. El Programa Delegacional de Desarrollo Urbano prohíbe de manera expresa la instalación y funcionamiento de expendios de gas, y en la demarcación operan de manera tolerada varios de ellos. En el Bando Ocho se da a conocer que en el reglamento de la Ley Ambiental del Distrito Federal se establece que las gasolineras y estaciones de gas carburantes «no deberán exceder de una por cada dos kilómetros cuadrados». Otros de los puntos del reglamento se refieren a que «la distancia mínima de lugares de concentración pública deberá ser de 100 metros respecto a cualquier actividad de riesgo».
Hasta aquí el texto publicado en Nosotros número 76…
Salgado Vázquez denunciado por amenazas
La ruta de la denuncia: El 22 de septiembre de 2004 el empresario Enrique Medrano denunció al director general Jurídico y de Gobierno en Tláhuac, al director de Licencias y Uso de Suelo y a la titular de la demarcación por el delito de extorsión. El 30 de septiembre, el dueño de la gasera «La Habana» se presentó a la Procuraduría a ratificar su denuncia y entregar las pruebas que consideraba pertinentes, entre ellas la grabación de una plática que tuvo con Misael Morales. Ese mismo día denunció que el director de Seguridad Pública en la demarcación, Rigoberto Salgado, lo amenazó de muerte para que detuviera las acusaciones… Días después, cinco funcionarios de la delegación Tláhuac fueron suspendidos a causa de la denuncia por cohecho que interpuso Medrano. Estos fueron los directores generales Jurídico y de Gobierno, Misael Morales; de Licencias y Uso de Suelo, Julio César Sánchez de Alba; de Protección Civil, Hans Salazar; de Seguridad Pública, Rigoberto Salgado, y de Verificación y Reglamentos, Juan Reyna, de acuerdo con la nota periodística de La Crónica.

jueves, 27 de julio de 2017

Resulta que en Tláhuac nunca pasó nada y todos felices y contentos

Mercado Sobre Ruedas
Rigoberto Salgado no tuvo más opción que salir a dar la cara para negar todo lo que durante dos años la población se formó la percepción que ahora tiene acerca de él | Por dos años la gente en Tláhuac clamó por ayuda y para que voltearan a ver lo que ahí sucedía, pero nadie le hizo caso. De pronto, todo mundo sabía del Cártel | Una vez repuesto de la situación, el delegado se dio cuenta de que sus correligionarios se la van a jugar por él y ya anunció que no se irá | ¡Bendita rentabilidad que le prodigan al Peje sus discípulos de la honestidad valiente!
Hobbit región Tláhuac
Glifo actualizado
Luego de haberse pasado el mayor tiempo de su gestión al frente de la jefatura delegacional en Tláhuac prácticamente enclaustrado, manteniendo un bajo perfil, asomándose a la calle sólo cuando no le quedaba de otra, obligando a la gente que quería exponerle algún problema o pedir un servicio relacionado con su comunidad a que sacara ficha a las tres de la madrugada porque a partir de seis a ocho era el tiempo que dedicaba a audiencias, celebradas por cierto a la intemperie, en el balcón del edificio delegacional –hiciera o no frío–, de pronto el operativo de la Secretaría de Marina de hace una semana vino a cambiarle el modus operandi al delegado Rigoberto Salgado Vázquez… Porque al volverse el más popular de los delegados, incluso con muchísimas más menciones en medios de difusión que el suspirante presidencial Miguel Mancera, llegó un momento en que Salgado no tuvo más opción que salir a dar la cara para negar todo lo que por dos años y debido a su arrogancia, displicencia y obstinación, fue conformando en la población tlahuaquense la percepción que ahora tiene de él… Sobre todo, porque a raíz de que llegó el militante de Morena a la jefatura delegacional con apenas 26 mil votos –contra los 74 mil que había logrado su antecesora perredista en el cargo tres años antes–, sobre la delegación Tláhuac se ciñó una densa sombra de delincuencia, crimen y extorsión, y comenzó a correr el rumor de que el cabecilla de la organización criminal de la que ahora, literalmente todo mundo sabe, había pagado su campaña y por eso Felipe de Jesús Pérez alias el «Ojos» operaba impunemente como cobro de factura… Aun cuando la gente clamaba por ayuda principalmente al omiso jefe de gobierno, pero también a los diputados de la Asamblea Legislativa que obviamente no fueran de Morena, para que voltearan a ver lo que sucedía en Tláhuac, además de las empresas comunicacionales que tanto alardean de estar al servicio de la comunidad, casi nadie hizo caso. Casi, porque tras del asunto del restaurante que se le atribuye al delegado (La Carreta del Pacífico), tras de que fueron los propios trabajadores de la delegación que ahí fueron ocupados para la construcción del mismo, quienes le dijeron a los vecinos que se opusieron a las conexiones especiales que se hicieron para proveerlo de agua potable en el sentido de que el inmueble pertenecía al delegado, y de los más de 60 desaparecidos en la demarcación, sí vinieron un par de reporteros a investigar lo que aquí sucedía, pero al cabo de unos días, luego de las primeras publicaciones de reportajes relacionados con esos hechos, simplemente se comunicaron con sus contactos en Tláhuac para decir que de sus periódicos (La Crónica y Excélsior) habían recibido la orden tajante de sus jefes que ya no escarbaran más –informativamente hablando– en la delegación… Tiempo después los senadores del grupo parlamentario del PRI alentaron la esperanza en la población tlahuaquense de que al menos la corrupción podía ser evidenciada, cuando exhortaron a la Contraloría para que investigara la procedencia de los recursos con que había sido construido el susodicho restaurante; pero después la gente ya nunca supo nada… Luego volvieron a hacer otro exhorto, ahora a la Asamblea Legislativa, relacionado con el otorgamiento de contratos sin licitación a amigos del delegado, pero ya la gente ni lo tomó en serio, y efectivamente, tampoco pasó nada… Sin embargo, tras del operativo de la Marina hace una semana, luego de otro realizado en agosto del año pasado, cuando por hacerlo de manera conjunta con la Procuraduría capitalina extrañamente el «Ojos» se les peló, y con los escenarios que tanto habíamos anticipado aquí en este espacio de narcoterror, de pronto todo mundo volteó a ver qué estaba sucediendo en Tláhuac, y resulta que prácticamente todos los mediosm así como articulistas, editorialistas y columnistas se pusieron a hablar del Cártel de Tláhuac y del mentado «Ojos»… Ante un estupefacto delegado morenista que incluso, según El Universal, como en pleito de cantina al ver los trancazos lo primero que se le vino a la mente fue huir –en este caso al extranjero, a donde por cierto viaja con frecuencia el delegado–, pero ya una vez que lo tranquilizaron sus cercanos colaboradores, éste comenzó a reaccionar con los días y una vez recuperado emocionalmente, despojado de su atarantamiento, no tuvo más alternativa que afrontar la situación y salir a negar todo lo que de él se decía. Y como era de esperarse, calificó la avalancha mediática de infamia y linchamiento de su persona, insistimos, aun cuando tanto como prensa, radio y televisión lo único que han hecho es retomar la percepción de la ciudadanía… Y como suele suceder en estos casos, los de Morena ahora están aferrados a la versión de que todos los cuestionamientos y señalamientos al delegado, correligionario suyo, se lo están armando sus competidores políticos. Como quien dice, ya no importa tanto el pánico, la ola delincuencial, las extorsiones y desapariciones que han vivido los pobladores de Tláhuac desde que los morenos llegaron a la delegación, sino que toda esa larga lista de cuestionamientos al delegado, derivada de su presunta relación con el abatido cabecilla del Cártel de Tláhuac, debe pasar a segundo término porque son los perversos perredistas los que quieren desestabilizar a los morenistas para quedarse con sus posiciones en la delegación y congresos… Por eso indigna todavía más escuchar a Yeidckol Polevnsky, secretaria general de Morena, declarar hoy en la mañana por Radio Red que efectivamente se trata de una infamia y linchamiento mediático –según estableció el delegado–, porque ella le preguntó –así lo dijo en la plática– personalmente a Salgado, que si era verdad lo que decía la gente acerca de su enriquecimiento debido a que había hecho mejoras a la casa de su mamá, «y él me dijo que no, que su mamá sólo hizo reconstrucciones en 50 de los 200 metros cuadrados de que consta la casa»; que le preguntó si era cierto que tenía un restaurante, «algo que yo ignoraba», y «me dijo que no»; asimismo, la morenista dijo haberle preguntado por su relación con el «Ojos» y con los «mototaxistas» y todo lo negó… A decir de la señora quien posiblemente jamás ha puesto un pie en Tláhuac, le preguntó si efectivamente se había desaparecido como se publicó en varios medios, «pero él me dijo que no, que ha estado trabajando normalmente en la calle con la gente», porque según estableció, el delegado «trabaja mucho con la población y prácticamente se la pasa todo el día en recorridos por colonias y pueblos»… El caso es que no hay ninguna línea de investigación, al menos no por parte de la Procuraduría capitalina, en contra de Salgado, y por consiguiente el delegado ya anunció envalentonado, tras de enterarse de que sus correligionarios cerrarán filas en torno a él –bendita rentabilidad que le prodigan al Peje–, ya anunció que no va a pedir licencia ni a renunciar al cargo… Así que el más probable capítulo a continuación sea el de que en Tláhuac jamás pasó nada y todos van a seguir felices y contentos –en cuanto a los morenos, claro está–, mientras la población seguirá su vida de sobresaltos ante el escenario de narcoterror que deben vivir luego de dos años de que el delegado les hizo la promesa de que con Morena la demarcación iba a renacer… Lo único bueno de todo esto será que tras de los días de incertidumbre que vivió el delegado, tendrá que ponerse a trabajar el año que le queda a su gestión, aunque siga sin transparentar recursos. Total, como dijo alguien, para eso actúan como si fueran el pueblo elegido de Dios… Al tiempo.

miércoles, 26 de julio de 2017

Mancera habló de policías coludidos con el «Ojos», y ¿dónde están?

Mercado Sobre Ruedas
Por lo pronto, en la ALDF ya se trató el tema de la inseguridad en Tláhuac y van a recomendar a Rigoberto Salgado que mejor pida licencia | De esa manera, la Procuraduría capitalina podrá investigar si hubo o no colusión entre la administración delegacional y el Cártel de Tláhuac | De acuerdo con trabajadores de la delegación, los colaboradores del primer círculo del delegado andan muy irritados y vuelven difícil el ambiente

Mientras Miguel Ángel Mancera como jefe de gobierno sigue insistiendo en que él directamente pidió a la Secretaría de Marina que realizara el operativo para descabezar al Cártel de Tláhuac, con tal de no verse desplazado ni él ni su estructura –por la desconfianza que generó en la propia PGR debido al riesgo de que el objetivo del mismo fuera advertido–, porque resulta que un día se dio cuenta de que había un sector de la policía de la Secretaría de Seguridad Pública de la Ciudad de México que estaba coludida con Felipe de Jesús Pérez alias el «Ojos», según declaró a la prensa, la población tlahuaquense –principalmente, pero sobre todo de la Ciudad de México– continúa a la espera de que el suspirante presidencial diga de una vez por todas quiénes eran esos policías que actuaban en connivencia con el líder abatido el pasado jueves… Aun cuando fue evidente que el operativo se hizo en un día en que Mancera andaba muy entretenido –como se la ha pasado en su gestión volteando siempre hacia otras cosas ajenas a los problemas de los habitantes de la capital del país– en Parral, Chihuahua, cabalgando y regalando patrullas para promocionarse como suspirante presidencial, el omiso jefe de gobierno no se cansó de repetir tras del operativo en Tláhuac que las labores de inteligencia las «hicimos en forma paralela con la Secretaría de Marina»… El tema de Tláhuac le pegó en sus aspiraciones al jefe de gobierno, por aquello de que hasta la fecha sigue negando que la organización que operaba en la delegación no alcanzaba la categoría de cártel, sino que se trataba de simples narcomenudistas, por lo que a partir de ese día pareciera que ha invertido más recursos en columnistas acreditados de medios impresos para que le ayuden a convencer a sus lectores que no era cártel, y que por iniciativa y petición de él fue que la Marina llevó a cabo el operativo… Por lo pronto, en la Asamblea Legislativa se discutió hoy la posibilidad de solicitar al delegado de Tláhuac, Rigoberto Salgado, el que pida licencia para que la Procuraduría capitalina pueda ahondar en las investigaciones acerca del Cártel de Tláhuac, pero sobre todo saber si había o no colusión entre personal de la administración pública y éste… Según versiones de trabajadores de la delegación, el ambiente se volvió tenso y difícil, debido a la irritabilidad de quienes integran el primer círculo del delegado, por lo que ya sólo esperan cumplir con su horario de trabajo a fin de retirarse lo más pronto posible del lugar. Ya no les importa el que sean considerados por sus jefes para los llamados tiempos extra, lo único que desean es acabar con la jornada laboral para retirarse a sus domicilios… El caso es que luego de saber que el delegado había tenido la intención de dejar el cargo e irse al extranjero, como dio a conocer El Universal ayer, muchos son quienes están buscando la manera de zafarse de sus responsabilidades antes de que la situación empeore. Sobre todo, porque la mayoría de quienes integran el equipo de colaboradores del delegado, ven muy difícil poder continuar en otra administración pública luego de los escándalos suscitados a partir de que dio inicio la gestión morenista en Tláhuac… Y eso que faltarían varios asuntos por investigar, como la construcción del restaurante La Carreta del Pacífico cuya propiedad se le atribuye al delegado, la proliferación de antros en la delegación, y la presunta red de prestanombres integrada por microempresarios para que fungieran como supuestos prestadores de servicios… Al tiempo.