Empresa

miércoles, 11 de julio de 2018

Contrapesos en Tláhuac para la «mafia del poder»



Realismo Trágico
Por Sergio Rojas | Habrá que ver el papel que van a desempeñar los candidatos perdedores en el primer trienio correspondiente a la alcaldía, o si de plano estos van a claudicar en sus supuestos intentos por rescatar a Tláhuac de la corrupción, el crimen organizado y el estancamiento económico en el que se encuentra la demarcación desde hace décadas.
El hombre aquel como de 35 años se acomodó en la casilla para sufragar, lo acompañaba su hijo como de 10 años, quien con la curiosidad innata de su edad hizo a un lado la cortina de plástico para ver lo que su progenitor iba a hacer ahí, después de un par de minutos y con esa naturalidad característica de los niños exclamó de pronto:
—¡¿Y por esto nos van a dar mil pesos?!
El papá de inmediato miró de reojo hacia afuera de la casilla por un espacio que dejaba la cortina y el plástico, en busca de ver si alguien más había podido escuchar lo dicho por el niño, encontrándose con mi mirada porque a escasos tres metros yo me encontraba y pude escuchar muy bien la exclamación del menor. No dije nada, simplemente moví la cabeza de un lado a otro en señal de desaprobación y continué con mi trabajo de cotejar cada credencial de elector con la lista nominal.
Eso sucedió en la casilla 3639 contigua 1 ubicada en Calle Golfo de los Iris en la Colonia Selene, donde fungí como primer secretario y porque mi objetivo al aceptar la invitación del INE fue ver si en una elección se daba el fraude y cómo, pero no, al menos ahí no hubo relleno de urnas ni robo de boletas ni irregular conteo de votos, como tanto había escuchado decir de gente comprometida con algún partido político. Lo único que vi y escuché fue al niño que evidenció la mezquina actitud de su padre, además de cinco disparos de flash de teléfono celular cuyo destello salió de la misma casilla portátil durante la jornada.
Sin embargo, gracias a los testimonios de mis vecinos que acudieron a votar pude saber que en la fila hubo uno que pidió a un conocido que le prestara su teléfono celular para tomar la foto de la boleta electoral y con ello ganarse mil 500 pesos que le darían a la salida.
También supe que afuera de la casa donde fue habilitada la casilla 3639, contigua uno y contigua dos, rondó un par de individuos compra votos quienes sin ningún pudor ofrecieron una buena paga a quien les demostrara que al salir de la casilla habían votado por quien ellos le indicaran, como por ejemplo los candidatos de Morena.
Y ciertamente, al final de la jornada, ese partido literalmente barrió hasta tres por uno a sus oponentes, tanto para la Presidencia de la República como para la Jefatura de Gobierno y la correspondiente a la alcaldía de Tláhuac. Sólo así se explica que los morenos en esa delegación hayan retenido el feudo después de todas las penurias que la población pasó durante la gestión de Rigoberto Salgado como delegado.
Además de que los mismos morenos, incluido el ganador de la elección –de acuerdo con testimonios de primera mano– habían estado anunciando a sus allegados incluso desde fines del año pasado que su permanencia en Tláhuac ya había sido negociada por las cúpulas partidistas, por lo que tenían asegurados otros tres años más en la jefatura delegacional o próxima alcaldía.
Sin embargo, como era tanto el rechazo que había en la población contra los morenos por el escenario de narcoterror que habían solapado y consentido por su inacción en Tláhuac, con la consiguiente cuota de robos, asaltos y extorsiones, con seguridad que eso fue determinante para que con el fin de evitar cualquier sorpresa decidieran pagar, y bien, cada voto.
De otra forma no se explica el que tantos tlahuenses que fueron consultados por los demás candidatos de los distintos partidos a la alcaldía durante los dos meses de campaña les hayan confiado a estos en sus recorridos, reuniones y visitas a domiciliarias estar hasta la coronilla de los de Morena, y finalmente los votos fueran copiosos para la causa de los de López, a la postre presidente electo, como para evitar que ni juntando los sufragios de tres candidatos correspondientes a una coalición y dos partidos más pudieran derrotar al candidato ganador.
Quién sabe por qué en estas elecciones algunos candidatos de partidos dizque izquierdosos se pusieron –como en otras elecciones– a gastar cuantiosos recursos, hasta cinco o más millones de pesos en una campaña, sin necesidad de preocuparse por si llegaban a rebasar el límite de gastos establecido por el Instituto Nacional Electoral, cuando lo que gana un delegado en tres años no rebasa ni los tres millones de pesos. Entonces, ¿de dónde van a recuperar el dinero que invirtieron?
Piense mal y acertará.
El caso es que tras de las elecciones entre los tlahuenses que han sufrido la boyante delincuencia organizada quedó un sentimiento de frustración e impotencia, combinado con la sensación de haber perdido su delegación para siempre ante la «mafia del poder» a la que pertenecen los del partido ganador como parte del leviatán partidista, y en donde está incluido tanto mercachifles logrero al que le consiguieron un lugar en Tláhuac dónde vivir para que votara por sus benefactores los días de elección. Cuando no una chambita en la administración.
Habrá que ver el papel que van a desempeñar los candidatos perdedores en el primer trienio correspondiente a la alcaldía, o si de plano estos van a claudicar en sus supuestos intentos por rescatar a Tláhuac de la corrupción, el crimen organizado y el estancamiento económico en el que se encuentra la demarcación desde hace décadas. Porque van a hacer falta contrapesos en dicha alcaldía –donde los concejales de distinto partido no van a ser ninguna garantía de independencia y real oposición–, sobre todo cuando el prejidente comenzó a cambiar ese frenético discurso que lo caracterizó durante 18 años de campaña y las desilusiones de sus partidarios podrían voltearle en uno o dos años ese tigre con el que tanto buscó intimidar a sus oponentes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario