Empresa

martes, 12 de marzo de 2019

Par de hampones asaltan a diario a personal del Hospital Tláhuac

Mercado Sobre Ruedas

| Información |
Aun cuando los atracos se hacen todas las tardes, a la salida del personal que se transporta a sus hogares en unidades de la Ruta 50, la policía capitalina jamás se ha dignado pararse en la Turba o en Avenida Guillermo Prieto.
La ruta del terror... y la impunidad
Personal del Hospital General de Tláhuac se encuentran a merced de dos hampones que a diario suben a unidades de la Ruta 50 que transitan por Avenida La Turba –con destino a Tulyehualco y Mixquic–, y pistola en mano despojan de sus pertenencias a los pasajeros sin que ninguna unidad de la policía capitalina se aparezca por el lugar.
A decir de trabajadores y enfermeras del nosocomio, se trata de dos pelafustanes los que a diario atracan al pasaje: uno flaco, chaparro, moreno, que carga mariconeras para guardar el botín, y otro gordo, moreno, con pistola en mano.
A varios de los denunciantes ya los han asaltado entre tres y cuatro veces en una semana, por lo que piden a la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, que atienda su desesperado llamado debido a que en manos de estos malandros queda lo que cobran a la quincena, tras de que la policía por lo visto ha de estar más ocupada en otros menesteres que en combatir la delincuencia en Tláhuac.
«A veces estos individuos se esperan a que el autobús pase Avenida Guillermo Prieto para ponerse a despojar a los pasajeros de teléfonos celulares, carteras y demás objetos de valor», dijo una enfermera.
«El pasado viernes volvieron a asaltar un camión en el que viajábamos varias enfermeras, incluso estos infelices hasta golpearon a dos de mis compañeras porque se tardaron en sacar de sus bolsos los celulares», señaló una trabajadora del Hospital.
«Los asaltos suceden casi a la misma hora, en la tarde, porque ya hasta saben la hora de salida del personal», dijo a NosotrosMSR.
Lo irónico del caso es que tras del asalto del sábado, una enfermera fue a levantar el acta y en el Ministerio Público de Tláhuac simplemente le dijeron ya tenían ubicados a los rateros, «pero como la gente no denuncia el robo nosotros no podemos hacer nada».
Ahora espera que luego de haber denunciado a los malandros, en el MP tomen alguna decisión para detener a los rateros.
El caso es que mientras la autoridad se decide a atender el llamado de auxilio de las víctimas de la delincuencia del Hospital General, el personal que debe salir de su centro de trabajo para dirigirse a sus domicilios lo hacen con miedo.
«Ya nos organizamos varias compañeras para salir en bola por las tardes e irnos a nuestras casas en taxi, aunque para eso tengamos que gastar más de lo programado en nuestro presupuesto», dijo otra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario