Empresa

jueves, 1 de noviembre de 2018

Políticos anaranjados convivieron en Mixquic con un «cazafantasmas»

Mercado Sobre Ruedas

Escenarios
Con motivo de la festividad de Día de Muertos en Mixquic, Movimiento Ciudadano organizó un festival cultural en el que participó Carlos Trejo, autor del libro Cañitas, lo que se prestó a la especulación por aquello de que en dicho pueblo emblemático de la Alcaldía de Tláhuac aún podrían encontrarse fantasmas del tipo de los emisarios del pasado de tiempos del Arriba y adelante.

Octavio Rivero, Jesús Olvera y Carlos Trejo, a su llegada a Mixquic
Invitado por los del partido Movimiento Ciudadano en Tláhuac como para que visitara Mixquic a fin de expurgarle aquellos fantasmas del anquilosado sistema político que engendró aberrantes logreros o, de igual forma, de los actuales que medran con huesos duros de roer y osamentas insertas en la dizque «cuarta transformación», Carlos Trejo, conocido como el «cazafantasmas» mexicano, se dio una vuelta por el emblemático lugar conocido mundialmente por la tradición de sus pobladores de culto a los muertos.
El ex convento de San Andrés Mixquic ayer por la noche|
El autor del libro Cañitas –que se convirtió en best seller al poco tiempo de ser puesto a la venta–, en el que narra la historia de un joven que a partir del juego de la ouija se desata un sinfín de apariciones, angustia, locura y posesiones, desarrollados precisamente en una casa de dicha calle en el barrio de Popotla, visitó por primera vez Mixquic para participar en el Primer Festival Moviendo Cultura y Tradiciones en Tláhuac, organizado por el partido naranja que en Tláhuac preside Jesús Olvera.
Durante la visita del cazafantasmas al panteón de Mixquic
Antes de ser recibido por Gabriela Castañeda en el Teatro Miquixtli, directora del recinto cultural, el controvertido personaje se dio tiempo para caminar por la calle principal de Mixquic hasta llegar al atrio de la iglesia y descubrir que en éste se encontraba inserto el panteón donde tiene lugar la tradicional alumbrada la noche del primero de noviembre, acompañado también por Octavio Rivero, alcalde de Milpa Alta, y militante del partido Movimiento Ciudadano, y quien tras de llegar a las cinco de la tarde al lugar se quedó toda la velada con su correligionario Jesús Olvera.
El espacio de Miquiztli
Trejo recorrió también la casa cural –debido a que el templo se encontraba cerrado– en cuyo interior se erige la escultura conocida como Miquiztli, con características poco comunes de Mictecacihuatl, donde ya para entonces había sido reconocido por otros visitantes quienes se acercaban con él para saludarlo y tomarse selfies, al tiempo que otros le preguntaban ¿qué había encontrado en Mixquic?, en alusión a percepciones y registros extrasensoriales de presuntas almas ambulatorias en el lugar.
Carlos Trejo en el llamado Museo de la Calaverita
Incluso, no faltaron quienes le llevaron ejemplares de su libro Cañitas para que se los autografiara. Como fue el caso de Marco Antonio Galicia Suárez, quien en su domicilio en Mixquic y por tres días al año, abre al público el Museo de la Calaverita, donde de manera ingeniosa y por 10 pesos por persona ofrece al público un entretenido programa con las correspondientes figuras del vodevil y la cantada popular, como la Sonora Santanera, los Cazafantasmas holliwoodenses, Luis Miguel o José Alfredo Jiménez, sin faltar la consabida apología al presidente electo Andrés Manuel López.
Marco Antonio Galicia explica los contenidos de su Museo
Posteriormente, Carlos Trejo, flanqueado siempre por Jesús Olvera y Octavio Rivero, se encaminó hacia el Teatro Miquiztli, donde tras de las premiaciones correspondientes a los concursos de grafitis, calaveras y ofrendas, en los que participaron vecinos y alumnos de estancias infantiles y escuelas del lugar, el «cazafantasmas» mexicano, vestido todo de negro, como todo un cowboy de los Estudios Churubusco, fue recibido con expectación.
Lo cierto es que su libro está en muchas casas de mexicanos que creen en fantasmas
Una región olvidada por los distintos gobiernos
En el recinto cultural que sobrevive gracias a la autogestión, sin ningún apoyo oficial, Jesús Olvera, dirigente en Tláhuac de Movimiento Ciudadano, agradeció la entusiasta participación de la gente, tanto de Mixquic como de otros lugares de la Alcaldía, así como de Milpa Alta, y señaló que la población en Tláhuac no es como la suelen pintar algunos amarillistas medios de comunicación, sino que se distingue por su identidad cultural y apego a sus tradiciones.
Pero sobre todo, por ser honesta y trabajadora.
El Teatro Miquiztli pletórico de público
Agradeció al personal docente que ahí se encontraba al frente de los alumnos de algunos jardines de niños y estancias infantiles, el interés que tienen en inculcarles el apego a sus tradiciones culturales, debido a que Tláhuac, al igual que Milpa Alta y Xochimilco, es historia y cultura.
«Esta región del sur de la Ciudad –dijo–, siempre ha estado olvidada por los gobiernos en turno, a pesar que de aquí se le da vida a la capital del país en varios aspectos».
Octvaio Rivero Villaseñor, alcalde de Milpa Alta, al momento de dar su mensaje
«Les damos alimentos, agua y oxígeno –indicó–, además de historia, cultura y tradición, pero esto parece que nunca les ha importado tanto a los que se van como a los que llegan como gobierno».
«Por un lado –señaló Jesús Olvera–, los que se van andan tratando de justificar sus fechorías, mientras que los que llegan, luego de que tanto alardearon de que los males del país eran culpa de los de la mafia del poder que ahora ellos ya encarnaron el mote».
«Sólo levantan cortinas de humo para desviar la atención de los temas nacionales que realmente deben importar a la sociedad civil», subrayó el dirigente de Movimiento Ciudadano, quien aseguró ser un privilegio estar del lado de los hombres y mujeres que día con día hacen historia y no están «del lado de los simuladores».
Chiquitines al momento de decir sus calaveras
Recordó que desde que el senador Dante Delgado, dirigente nacional de Movimiento Ciudadano, y los diputados de dicho partido rindieron protesta de su cargo, enviaron el mensaje al presidente electo López Obrador que podía disponer de los votos de todos ellos para dar reversa al gasolinazo y pedir cárcel para los corruptos.
Sin embargo, éste optó «por la amnistía» para los transgresores de la ley, dijo.
Artistas de la localidad que resultaron premiados por los organizadores del Festival
«Dice el señor de las consultas que para todo habrá reality show; sin embargo, el problema no es practicar ese ejercicio, lo malo es la forma y el fondo, porque están maquilladas para justificar su autoritarismo», apuntó
Jesús Olvera manifestó que en Tláhuac diariamente los de su partido están «en movimiento con acciones y hechos», y que todo compromiso asumido derivará en un compromiso cumplido.
«Viene lo mejor para Tláhuac –aseveró–, porque estamos moviendo el territorio, la región se va a teñir de naranja», advirtió.
El momento de la entrega de canastas con dulces típicos
Un festival con presencia
La jornada del Primer Festival Moviendo Cultura y Tradiciones en Tláhuac contó con la presencia de Adán Martínez, presidente del Patronato de las Fiestas de San Andrés Mixquic; Laura Ruiz, presidenta del Consejo del Pueblo de San Francisco Tlaltenco; Herlindo Jurado, coordinador territorial de San Nicolás Tetelco; la bióloga Claudia Pérez Rosas, directora general de Desarrollo Rural y Sustentable de Milpa Alta; la profesora Martha Jurado Mancera, directora de Participación Ciudadana de Milpa Alta; el profesor Juventino Rodríguez Ramos; Fernando Reyes y Alicia Gómez, líderes sociales de Xochimilco; Carlos Roche, y el empresario de la Alcaldía de Benito Juárez.
Alcalde milpaltense, ejemplo a seguir
Durante la jornada Jesús Olvera escribió una calavera a Octavio Rivero Villaseñor, de quien, dijo, le enorgullece formar parte del grupo político que él encabeza, al tiempo que lo definió como un hombre de trabajo, compromiso y acción. «Es un ejemplo a seguir, de cómo se pueden hacer bien las cosas si se quiere», expresó, al tiempo que confió en que desarrollará extraordinaria gestión al frente de la Alcaldía de Milpa Alta.
Se acerca el mes de noviembre | me dijo una secretaria | y a Octavio Rivero preparo | su calaca literaria.
Murió Octavio Rivero | yo lo conocí en Milpa Alta | dicen que la parca lo mató | al jalarlo de una pata.
¡Ah qué parca tan malvada! | Te llevaste un señor chingón | ahora ya tienes alcalde | pa’gobernar tu panteón.
La muerte de este alcalde | dicen que fue algo obvio | pues la calaca catrina | lo quiere para su novio.
¡Ah, qué flaca tan hojaldra! | Bien dicen que eres gandalla. | A Octavio le llora el pueblo | el ‘Peje’ y Ricardo Anaya.
Octavio fue una gran persona | alcalde de los mejores | hoy lo sigo visitando | y al panteón le llevo flores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario