Empresa

sábado, 14 de abril de 2018

Por lo visto los del PRD quieren ganar elecciones, pero no en Tláhuac

Mercado Sobre Ruedas

La Columna de Zaratustra
Eso de que ahora sí los perredistas van a ir con todo contra Rigoberto Salgado que se los crea la más arcaica de su progenie… Si suponen que la gente de Tláhuac sigue siendo aquella que se chupaba el dedo y se creía todo lo que iban a decirle politicastros oportunistas, vividores y simuladores, se van a ir de bruces el día de las elecciones.

Puras promesas de campaña las de la perredista Alejandra Barrales
Eso de que la fracción parlamentaria del PRD en la Asamblea Legislativa va a «ir con todo» contra el exdelegado de Tláhuac, Rigoberto Salgado Vázquez, porque aparte de que la Contraloría capitalina lo investiga por desviar recursos económicos públicos para beneficiar amigos, impugnarán su candidatura a la diputación local ante el Tribunal Electoral para que lo bajen, no pasa de ser otra de esas balandronadas mediáticas, tal y como lo hicieron hasta la saciedad luego del operativo de la Marina en Tláhuac el 20 de julio con el abatimiento del líder del cártel de esa delegación… Porque como se recuerda, algunos de los legisladores del sol azteca del mismo nivel de fichita que el entonces delegado de Tláhuac, por aquello de que también mantenían –al menos como jefes delegacionales de sus correspondientes demarcaciones– supuestos nexos con los líderes de mafias, estuvieron machacando eso de que iban a dar inicio con un proceso de destitución de Salgado por su presunto nexo con el «Ojos» (Felipe de Jesús Pérez) y luego del sismo del 19 de septiembre repentina, y explicablemente por supuesto, se les desvanecieron las ganas de quitarlo del cargo… Así que eso de que ahora sí los perredistas van a ir con todo contra Salgado que se los crea la más arcaica de su progenie… Si suponen que la gente de Tláhuac sigue siendo aquella que se chupaba el dedo y se creía todo lo que iban a decirle politicastros oportunistas, vividores y simuladores, se van a ir de bruces el día de las elecciones. No en balde, el dicho aquel del piensa mal y acertarás tiene más vigencia que nunca tras de la designación de los perredistas de Marco Polo Carballo a la alcaldía de Tláhuac, por aquello de que al parecer lo pusieron para no hacerle sombra al morenista Raymundo Martínez Vite… De ahí que Marco Solo, como le apodan los maledicentes de redes sociales, tenga que conformarse con apoyos de grupos de asentamientos irregulares y liderazgos de utilería que ni en el Segunda Mano la pegan… Y si a eso se le añade la soberbia que lo caracteriza, nada permite augurar que logre pasar de ser vil producto de bisutería del tráfago campañeril… Luego entonces, las fanfarronadas del vice coordinador del PRD en la Asamblea Legislativa, Raúl Flores García, de que por convivir con la delincuencia y desviar recursos económicos públicos para la construcción de un restaurante (La Carreta del Pacífico), los del sol azteca acudirán a toda instancia legal para impugnar la candidatura de Salgado, no le van a servir de mucho a la candidata a jefa de gobierno de la Ciudad de México, Alejandra Barrales, ni a Alejandro López Villanueva, candidato a diputado federal, al menos en Tláhuac, para ganar votos… Lo del narcogobierno morenista en esa delegación sólo es tema de campaña, que desecharán de su incontinencia verbal cuando pase el primero de julio, ganen o pierdan. Así lo hicieron en agosto del año pasado con el mentado proceso de destitución de Salgado, y para cuando sucedió el sismo del 19 de septiembre los de la cúpula perredista al parecer ya tenían acuerdos en lo oscurito con sus compinches morenistas… Tan estuvo en los acuerdos que mejor destituyeron por desacato al delegado de Venustiano Carranza, Israel Moreno Rivera, por desacato. Hasta donde se sabe, hubo averiguaciones previas en la Procuraduría capitalina a las que les dieron el clásico carpetazo precisamente por esos turbios acuerdos entre Morena y el PRD… Quizá por eso el también cuestionado candidato morenista a la alcaldía de Tláhuac, Martínez Vite, no se cansa de repetir a sus seguidores que él va a ser el primer alcalde porque la elección ya estaría arreglada… Pudiera ser, de hecho, en muchos casos las elecciones sólo sirven para engañar a incautos que aún creen a pie juntillas en la democracia… El caso, y grave, es que en Tláhuac de lo que se trata para la ciudadanía que ha tenido que sufrir el narcogobierno y el alarmante crecimiento de la actividad delincuencial, es cortar de tajo toda posibilidad de continuidad de aquellos que pudieran seguir dando respiración de boca a boca al crimen organizado, aun cuando los recursos de todo tipo ya lo tengan listo los operadores de yasabesquién para la compra de voluntades. Por más que esa honestidad valiente hagan más papista que el papa al tal López… No hay, pues, por qué creerle a Barrales que llegando al cargo (si es que gana) por el que contiende, ella va a terminar casi casi como por decreto con la delincuencia e inseguridad en Tláhuac, como lo aseguró en su visita a varios pueblos de dicha delegación... Los perredistas ya se le rajaron a la gente de esa demarcación con la destitución de Salgado, nada le asegura a los tlahuenses que ahora sí estos le vayan a cumplir, si es que ganan... Mientras tanto, la ciudadanía tendrá que ir viendo otras opciones dado que por lo visto, sonado y escuchado, todo indica que Marco Solo no va a ser el que bote a los morenos de la administración delegacional en Tláhuac... Al tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario