Empresa

viernes, 6 de abril de 2018

Por campañas con método Montessori se hacen «encuestas»

Mercado Sobre Ruedas

La Columna de Zaratustra
De un tiempo a la fecha las encuestas comenzaron a proliferar en las redes sociales en Tláhuac, debido a la improvisación y transmutación de quienes buscan congraciarse con tal o cual candidato, sin medir las consecuencias, debido a que al no ser un ejercicio serio realizado por profesionales los resultados son fácilmente manipulables.

Como si se tratara de saber quién es el más popular de la Secu...
Por lo visto, con esto de la efervescencia electoral y los ímpetus desbordados para manifestar simpatía y adhesión por tal o cual candidato, prácticamente nadie está a salvo de ser infectado por el virus de la «encuestitis» en redes sociales, sociedades cibernéticas que además de permitir el establecimiento de relaciones y la creación de grupos y comunidades con intereses comunes, sirven también para soltar toda clase de bulos e informaciones trucadas («fake news»)… Pero al parecer eso no importa en los actuales tiempos, cuando se puede transmutar en comunicador y encuestador debido a la improvisación que solapan estas redes, cuya estructura de encuesta sólo se parece al espejo de la vanidosa y malvada madrastra de Blancanieves, que siempre le reportaba que ella era la más guapa... Así que aquello de recoger información a través de cuestionamientos cerrados de forma idéntica y homogénea que se plantean a un grupo de individuos para su cuantificación y tratamiento estadístico, en busca de la generalización de resultados, por la calentura que fomentan las campañas políticas con método Montessori –porque cada quien hace lo que sus impulsos le dictan–, se busca adular a un candidato sin medir las consecuencias… Y es que la popularidad de alguien que se dispone a contender por un cargo público no puede ser medida con encuestas tan simples como las que ofrecen a quienes las conforman una red social como Facebook, debido a que sus resultados son fácilmente manipulables y reversibles…. De ahí que en estos tiempos de efervescencia política los avispados simpatizantes de uno u otro aspirante, vayan a arreglárselas para confeccionarle encuestas a la medida de su gallo… Apenas acabamos de ver una serie de encuestas patito que, sin citar fuente ni metodología, inundaron las páginas de Facebook de ciudadanos de Tláhuac para posicionar por su cuenta y en primer lugar a cuatro aspirantes a una misma candidatura… Posteriormente, aunque ésta sí fue abierta a los usuarios de dicha red, vinieron otras en las que también, de forma clara y directa, se pudo ver lo fácil que es manipular los resultados… Sobre todo en un país donde todo mundo se admira y espanta de que los aspirantes a la candidatura presidencial en su carácter de «independientes» hayan hecho trampa para conseguir determinado número de ciudadanos a fin de poder registrarse ante el INE, y cuando se tiene la oportunidad de hacer exactamente lo mismo para apoyar a quien en caso de ganar podrá obtener alguna recompensa, no duda en entrarle al juego de la simulación… De acuerdo con los archivos de NosotrosMSR, más de uno de estos que toda su vida han lucrado con la política a través de sus partidos políticos ha tenido que ver con la justicia. Incluso uno de los que ya son candidatos fue acusado de robo en el Ministerio Público por un vecino de Tláhuac en 2010 y, como era de esperar nada pasó… Finalmente delincuencia y política siempre han ido de la mano, ahí está el caso de otro que ya es candidato aun cuando en la percepción de la ciudadanía han habido bastantes indicios de que ha tenido que ver con el crimen organizado, su partido lo protege y encubre con ese hediondo tufo de la dizque honestidad valiente… Así que en estos tiempos de agitación electoral, al igual que esas encuestas derivadas de campañas Montessori también comienzan a verse en Tláhuac periódicos patito cuyo objetivo es legitimar a un candidato y desprestigiar a los adversarios… Pareciera que buena parte de la ciudadanía, aun cuando sabe a la perfección el historial del postulante de sus preferencias para ocupar un cargo público, pasa por alto cualquier lacra porque le conviene creer los argumentos de defensa del interfecto en el sentido de que las acusaciones sólo son denostaciones de los adversarios políticos… Lo cierto es que de acuerdo con el lugar común y las recurrentes frases de quienes también transmutan en analistas, la verdadera encuesta se dará el primero de julio… Al tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario