Empresa

miércoles, 10 de octubre de 2018

Otro caso de abuso de autoridad de la policía capitalina en Tláhuac

Mercado Sobre Ruedas

| Información |
Ayer en Zapotitlán los policías cometieron allanamiento de morada y abuso de autoridad y no pasó nada, ni pasará. Por eso la ciudadanía en Tláhuac no deja de preguntarse en manos de quién se encuentra su seguridad, tras de que desde que llegó Raymundo Collins a la secretaría de Seguridad Pública, la policía capitalina parece haberse vuelto más desalmada al disparar «en caliente» contra todo lo que se mueve frente a sus narices, sabedora de que sus fechorías van a ser encubiertas tanto por los mandos de su corporación como por la Procuraduría capitalina.
Como fue evidente que la delincuencia los rebasó la
SSP cambió de estrategia y ahora «disparar en caliente»
Un nuevo caso de abuso de autoridad por parte de elementos de la policía capitalina sucedió la tarde del martes en la Alcaldía de Tláhuac, cuando aquellos incursionaron en un domicilio particular y sin atender ningún protocolo cortaron cartucho contra quienes ahí vivían, como parte de la estrategia que a últimas fechas parecen seguir de «disparar en caliente», y posteriormente, como para infundir miedo a los testigos acusaron a estos de robo de arma.
Elementos de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) de la Ciudad de México en Tláhuac incursionaron, después de las 17:20 horas de este martes, en una casa y un local de venta de materiales de construcción en el pueblo de Zapotitlán, donde amagaron y golpearon a testigos.
Vecinos de Zapotitlán dieron a conocer este nuevo caso de abuso de autoridad por parte de policías asignados en Tláhuac, que incluye la fabricación de cargos con la complicidad de la Fiscalía en Tláhuac de la Procuraduría General de Justicia (PGJ) de la Ciudad de México contra testigos de la ilegal incursión.
De acuerdo con dichos testigos, los policías perseguían a una pareja que se desplazaba en una motocicleta sin que ninguno llevara casco de protección, los cuales se refugiaron en una casa, tras de lo cual llegaron los elementos policiacos y sin respetar la propiedad privada se metieron a la vivienda donde golpearon a los habitantes de la misma, así como a empleados de la venta de materiales y vecinos que en ese momento circulaban frente a la vivienda.
Luego de la incursión y para justificar su abuso de autoridad, cuatro personas, incluida una mujer, fueron remitidos al Ministerio Público, acusadas de robo de arma, la cual los policías dijeron haber perdido en el incidente.
Entre los detenidos se encuentra una vendedora ambulante que se encontraba a unos metros de donde sucedió la prepotente y abusiva incursión de los elementos uniformados al domicilio particular, y donde acostumbra vender de manera cotidiana, así como un vecino que grabó los hechos y cuyo celular fue robado por estos policías de la SSP para desaparecer evidencias.
Los denunciantes destacaron que los elementos policiacos se llevaron una motocicleta, la cual, según dijeron, tenía reporte de robo, pero sin mostrar ningún documento al respecto.
Tampoco mostraron documentos que les autorizara incursionar en un domicilio particular, donde sin razón alguna cortaron cartucho y golpearon a los testigos de su extremado comportamiento.
El caso fue denunciado ya por la vendedora ambulante ante la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México, la cual dio inicio con una investigación de los hechos, mismos que se registraron a pocos metros de dos cámaras de vigilancia, la ID 1234, en Calle Sebastián Trejo y Avenida Tláhuac, y la ID 7470, en Avenida Tláhuac, frente a la Calle Lorenzo P. Castro, cuyos videos los vecinos temen que hayan sido borrados o alterados para proteger a los elementos implicados.
Y es que desde la llegada de Raymundo Collins a la SSP, este viene a ser el tercer caso de abuso de autoridad de elementos policiacos denunciado por vecinos, los cuales son encubiertos por los mandos de la corporación, así como por la Procuraduría capitalina a través de la Fiscalía en Tláhuac.
Según filtraciones de la misma SSP, el pasado 20 de septiembre en la Colonia Selene policías destacados en Tláhuac dispararon por la espalda contra uno de los presuntos roba autos interceptados, tras del correspondiente aviso del robo de una camioneta de redilas en Iztapalapa, hechos que al parecer fueron solapados por la Fiscalía de Tláhuac.
Otro de los hechos que de igual forma habría sido solapado por la Procuraduría en Tláhuac tuvo lugar el 29 de agosto, con la presunta balacera tras del asalto a una gasolinera entre supuestos delincuentes y la policía, en la cual, según versiones difundidas por las redes sociales y NosotrosMSR, derivó en la siembra de una arma larga a un infortunado albañil que falleció en el lugar, luego de ser literalmente cazado a balazos por elementos del sector Mixquic cuando era perseguido junto con sus compañeros que viajaban en un taxi por elementos del sector Zapotitla.
En ambos casos, la SSP y la PGJ guardaron absoluto silencio sobre los hechos, como para proteger a los elementos implicados en un flagrante abuso de autoridad, lo que generó alarma entre los vecinos de Tláhuac quienes a partir de ese hecho se preguntan en manos de quién está la seguridad publica en la zona, la cual registra altos índices delictivos.
«Ni con el ‘Ojos’ tuvimos tanta inseguridad y riesgo de perder la vida a manos de la policía», dijo un vecino de Zapotitlán.Principio del formulario
Final del formulario

No hay comentarios:

Publicar un comentario