Empresa

miércoles, 26 de abril de 2017

El priismo en Tláhuac es el que diga Emiliano Aguilar, según estableció

El aparente motivo del mitin partidista celebrado la tarde del lunes fue «la convocatoria para la asamblea nacional a la que convocó el comité ejecutivo nacional», según dijo | En realidad Aguilar y Mariana Moguel estaban muy molestos por una reunión de priistas de la región que se celebró «hace unas semanas» sin su consentimiento | Habló el secretario de organización del PRI capitalino como si fuera amo absoluto de la franquicia partidista y dueño de la voluntad de los militantes de Tláhuac | Curiosamente, sólo dedicó diez segundos a «los problemas que vivimos todos los días con las administraciones que hemos sufrido» en Tláhuac
A la usanza del mesías tropical, Emiliano Aguilar dio a entender que en Tláhuac no hay
más PRI que el de Mariana Moguel (quien lo acompaña en la foto) y él
Acostumbrado a mangonear los asuntos de su partido, el Revolucionario Institucional en la delegación Tláhuac, donde por años ha impuesto candidatos e incluso ha sido beneficiario de estas, Emiliano Aguilar Esquivel –diputado en la V legislatura de la Asamblea Legislativa del DF–, quien funge como secretario de organización de dicho partido en la Ciudad de México, encabezó junto con Mariana Moguel Robles, dirigente de dicho partido en la capital y diputada local, una reunión con alrededor de 250 correligionarios en el salón ejidal del pueblo de San Francisco Tlaltenco el pasado lunes… El aparente motivo del mitin partidista fue debido a «la convocatoria para la asamblea nacional a la que convocó el comité ejecutivo nacional» del PRI, según dijo, por lo que puso a disposición de aquella al «ejército» de militantes ahí congregado, «para llenar los huecos que nos faltaban estructuralmente», ofertó… Durante su breve intervención, un fondongo y adulón vocinglero –especialmente con la hija de la secretaria de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano–, porque su playera que quedaba bailando sobre su voluminoso vientre y su pantalón acantinflado contrastó con la vestimenta que llevaban otros de los que fueron sentados en el presídium como Arturo González Pérez, secretario general de dicho partido, Aguilar Esquivel refirió con ese discurso de medroso locutor pueblerino –que para no acarrearse problemas evita mencionar nombres, lugares y fechas–, que «hace unas semanas se hizo un evento donde supuestamente convocaba la directiva –del tricolor en Tláhuac– y su servidor», lo cual desmintió con ese talante de cacique priista, como si fuera amo absoluto de la franquicia partidista y la voluntad de todos los militantes…
Aquí posan los dueños del priismo en Tláhuac, incluido el candidato perdedor hasta en
tres ocasiones Enrique Larios, con el que quedaron bien con los perredistas
Cual mesías tropical por aquello de que sólo la legitimidad estuviera de su lado y todos los demás militantes –al menos los que siguen siendo fieles al tricolor en Tláhuac y no se han ido a Morena–, deben avisarle a los del comité directivo capitalino con anticipación de sus intenciones y propósitos, a fin de no resquebrajar esa utópica unidad que ni en sus más calenturientas fantasías Aguilar y compinches han visto en los priistas de la demarcación, pidió entre porras matraqueras a la audiencia que «no se dejen engañar»… Y para que no hubiese confusión, el susodicho recordó que «hay un solo PRI» y ese lo preside «un gran amigo», Eloy Palma, «otro guerrero del partido», para quien pidió un aplauso… Otras arengas que lanzó Aguilar para los priistas invitados, los cuales solamente ocuparon la mitad del salón ejidal, fueron las de que están «listos para lo que viene» y la de que los priistas «están muy motivados y con muchas ganas de participar», pero para ir a apoyar al candidato del partido en la contienda mexiquense…
Militantes priistas que en número aproximado a los 250 llenaron la mitad del salón
ejidal de San Francisco Tlaltenco
Tras de repetir en varias ocasiones que Mariana Moguel «ganó en las urnas», por aquello de querer borrar la percepción  de los priistas en Tláhuac y Milpa Alta acerca de que su influyente mamá (la de las «maripositas en el estómago» cuando anduvo de novia con el empresario argentino Carlos Ahumada) le compró primero la candidatura y después la diputación por el distrito 34, por el presunto apoyo con recursos de la Secretaría de Desarrollo Social, Aguilar acusó el síndrome de Murillo Káram porque aseguró que como priistas ya también se habían aburrido de ni siquiera ser oposición… «Estamos aburridos», le dijo a Moguel y al diputado Israel Batanzos, por lo que quieren a su partido «gobernando en Tláhuac»… Sin embargo, como ha sido la tónica del priismo en Tláhuac desde que la cúpula de ese partido le entregó en franquicia la capital del país a las dizque izquierdas, solamente dedicó diez segundos a «los problemas que vivimos todos los días con las administraciones que hemos sufrido», y sanseacabó, ninguna crítica para la gestión morenista en Tláhuac ni el escenario de narcoterror que vive la ciudadanía… Luego de concluido el acto, no faltó el priista que comentó con un correligionario que no va a pasar mucho tiempo para que reaparezca como la fresca lechuga el ex dirigente del partido en la capital, Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre, tras del escándalo de la supuesta red de prostitución con edecanes en la sede del tricolor… Al tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario