Empresa

lunes, 24 de febrero de 2014

Siempre pudo transitar libremente… hasta que ¿cayó en desgracia?

Además: 1. La versión de fuga del Chapo en carrito recolector de ropa sucia | 2. Supuestos hijos del Chapo dicen que vengarán su detención | 3. Que delegados digan cuánto gastaron para publicitar su imagen
La captura de Joaquín el «Chapo» Guzmán que ha desatado inusitada cobertura de medios por la trascendencia del tema, al final de cuentas sólo significa un triunfo mediático del Presidente Enrique Peña Nieto, sobre todo a partir de que el líder del Cártel de Sinaloa cobró desmesurada fama entre cuyos factores influyeron el haber sido incluido por la revista Forbes en su lista de los cien hombres más ricos del mundo y la Procuraduría General de la República lo catalogó como el capo más buscado y Estados Unidos como el más rebuscado a la muerte de Osama Bin Laden. Sin embargo, no por su captura la inseguridad va a menguar en el territorio nacional, sobre todo cuando la estructura del también llamado Cártel de Pacífico tiene operaciones en 54 países, eso no tiene discusión. Por más felicitaciones y aplausos que se le tributen al Presidente entre la clase política del Pacto por México, debido a que la ola delincuencial continúa imbatible aunque los medios de difusión no retomen con la vehemencia que imprimen a la información de Michoacán, lo que sucede en entidades como Guerrero y Oaxaca… El caso es que lo del «Chapo» siempre se ha cocido aparte, desde que en el sexenio de Vicente Fox se «fugó» del penal de Puente Grande —desde entonces se le conoce como Puerta Grande— el 19 de enero de 2001, en lo que para algunos analistas fue una fuga concertada, como posteriormente lo sería su estancia en el país, donde a pesar de que el arzobispo de la arquidiócesis de Durango, Héctor González Martínez, aseguró en abril de 2009 que aquel residía «más adelante» de la ciudad de Guanaceví, 300 kilómetros al noroeste de la capital del estado, a nadie en el gobierno federal le preocupó corroborar la veracidad del dato. Razón para que el prelado reiterara que «todos lo sabemos, menos la autoridad»… De ahí que muchos comenzaran a preguntarse por qué no se quería aprehender al «Chapo», y circularan versiones en el sentido de que en el sexenio de Felipe Calderón el capo y su organización era la protegida del régimen. Después de todo, había demasiados elementos para así suponerlo, debido a que muy poco se le acosó y perjudicó por parte de las fuerzas armadas… En nuestra columna del 14 de marzo de 2012 (La guerra de Felipe parece haber entrado en el principio del fin) anotamos que había la posibilidad de que el entonces presidente Calderón ya sabía por trabajo de inteligencia cortesía del buen vecino, no porque la de casa haya salido muy eficiente —cosa de recordar que Fox prácticamente había reducido a cero el Cisen—, la ubicación y movimientos del «Chapo», pero que le habría pedido a los estrategas militares y demás policías, que retrasaran la captura de Joaquín Guzmán, entre otros importantes cabecillas de distintos cárteles, hasta que estuvieran en marcha las campañas electorales a fin de aprovechar el impacto mediático que esto le significaría a la candidata a la Presidencia de la República de su partido, el de Acción Nacional, Josefina Vázquez Mota. Sólo que finalmente eso nunca llegó a concretarse ni durante las campañas políticas ni en el ocaso de su sexenio. ¿Por qué no se le detuvo? Si al final de cuentas al «Chapo» ya se le tenía perfectamente ubicado y nunca salió del territorio nacional para radicar ni en Guatemala ni en Costa Rica, como llegó a circular en diversas versiones periodísticas… Seguramente algo hizo que Calderón decidiera no detener al líder del cártel también denominado como «Alianza de Sangre», y optar por entregar su captura a su inminente sucesor. Sí, son especulaciones, pero que surgen de informaciones que en su momento anduvieron en boca de quienes formaban parte del primer círculo del entonces presidente…   Mientras tanto, al decir de Phil Jordan, ex director de Inteligencia de la DEA en México, el «Chapo» Guzmán financió la campaña presidencial de Peña Nieto, de ahí que la captura del capo tendría entonces que haberse visto afectada para que éste fuera capturado… «Algo malo pasó entre el PRI y el narco —dijo en una entrevista a Univisión—, no sé por qué lo arrestaron cuando estaba pagando millones de dólares para que no lo arrestaran, así como pagó millones de dólares para que lo dejaran salir la última vez. Tiene todo el dinero del mundo»… Aseguró que lo del financiamiento está documentado en las pasadas campañas del PRI. «Yo no tengo los papeles, pero hay reportes de inteligencia que indican que el cártel del ‘Chapo’ está muy metido en la política»… Finalmente, Jordan afirmó que «los nexos entre el narcotráfico y la política mexicana no son ningún secreto», y que «la corrupción no se da solamente en México, también se da en los Estados Unidos»… Quizás por eso hoy comienza a cobrar fuerza la versión de que la captura del capo sólo habría sido puro montaje… Al tiempo.
1. La versión de fuga del Chapo en carrito recolector de ropa sucia
«Más adelante de Guanaceví, por ahí vive el ‘Chapo’, todos lo sabemos, menos la autoridad», dijo contundente el arzobispo Héctor González Martínez a corresponsales de medios capitalinos en abril de 2009. Después del arresto de Osiel Cárdenas Guillén, líder del Cártel del Golfo, en Brownsville, Texas, en 1992, con dos kilos de cocaína, el «Chapo» fue señalado como  el principal traficante de drogas en México… El 24 de mayo de ese 1993, el cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo resultó muerto en un enfrentamiento entre sicarios del «Chapo» Guzmán contra los del cártel de los Arellano Félix, en el estacionamiento del aeropuerto de Guadalajara… La noticia sacudió a la sociedad mexicana. Los siguientes fueron días en que México y países aliados intensificaron sus aparatos de inteligencia para dar con el «Chapo». Poco menos de dos semanas después, el 10 de junio de 1993, el procurador General de la República, Jorge Carpizo, confirmó la captura del capo en Guatemala… Al mediodía del nueve de junio fue detenido en el puente internacional del Talismán, sobre el Río Suchiate, junto con varios miembros de su banda criminal: Martín Moreno Valdés, Manuel Castro Meza, Baldemar Escobar Barrasa, María del Rocío del Villar Becerra y Antonio Mendoza Cruz… Posteriormente fue entregado a México y llevado al penal de Almoloya. Dos años después, en noviembre de 1995, el «Chapo» consiguió su traslado al penal de Puente Grande, a 18 kilómetros de Guadalajara. Junto con Héctor Palma, el «Güero», Guzmán Loera se dedicó a defenderse de 10 procesos que tenía abiertos por homicidio, delitos contra la salud, delincuencia organizada, acopio de armas y tráfico de drogas. En Almoloya de Juárez —después cambió su nombre a Cefereso del Altiplano— permaneció desde su captura, en junio de 1993, hasta el 22 de noviembre de 1995, cuando fue trasladado a Puente Grande, actual Cefereso de Occidente, de donde escapó la noche del 19 de enero de 2001, según la versión oficial, «escondido en un carro de lavandería». Abandonó la celda 307 del módulo 3 para que custodios lo dirigieran a la Aduana del penal, de donde salió en un vehículo de recolección… Según investigaciones posteriores de la PGR, hubo 71 personas involucradas en la fuga. Por lo menos 15 servidores públicos cuidaron que el carro de lavandería ascendiera tres niveles, pasara seis puntos de vigilancia y alcanzara el estacionamiento… En las investigaciones de la PGR (uedo/001/2001) se reveló que durante su permanencia en Puente Grande, el «Chapo» podía tener mujeres en su dormitorio por varias semanas; se le enviaba el menú para que escogiera o mandaba llamar al responsable de la cocina para indicarle cuál sería la comida; se le dotaba de bebidas alcohólicas y viagra. Contaba con aparatos eléctricos y teléfonos celulares en el penal… Al parecer, el día en que Guzmán Loera se fugó del penal de Puente Grande, quien entonces fungía como director del mismo había recibido una orden superior de que se ausentara por motivos de salud de su trabajo.
2. Supuestos hijos del Chapo dicen que vengarán su detención
Supuestos hijos del narcotraficante Joaquín el «Chapo» Guzmán amenazaron vía Twitter con vengar la reaprehensión del líder del cártel del Pacífico, ocurrida el sábado pasado en Mazatlán. A través de las cuentas @_AlfredoGuzman_ e @IvanArchivaldo, los usuarios arremetieron contra las autoridades que capturaron al capo con mensajes como: «@_AlfredoGuzman_  Mi padre será lo que sea, pero nadie va ayudar como mi padre ayudaba, yo voy a cobrar a los que deben y van a pagar uno por uno»… El otro supuesto hijo de Guzmán Loera, primero mostró cautela con el mensaje: «@_AlfredoGuzman_ Hay que esperar órdenes, hay que esperar chavalones @_LaGenteNueva_ @lvanArchivaIdo»… Sin embargo, horas después lanzó la advertencia: «@lvanArchivaIdo  Aquí llevándome… a mí me van a pagar con creces esos perros que le pusieron una mano encima a mi padre»… Otro de los mensajes del usuario que se identifica como Alfredo Guzmán advierte que «sólo quiero comunicar que no estamos vencidos, el cartel es de mi padre y siempre lo será. guzman loera por siempre».
3. Que delegados digan cuánto gastaron para publicitar su imagen
En el marco de las comparecencias de los 16 jefes delegacionales del Distrito Federal, las cuales comenzarán hoy lunes, y a fin de abonar a las acciones de honestidad, transparencia y rendición de cuentas que deben de tener los funcionarios públicos con la ciudadanía, asambleístas del PAN cuestionarán cuánto gastaron para publicitar sus informes de labores y cuánto tiempo duró su publicidad dentro y fuera de sus demarcaciones… Al decir de Laura Ballesteros y Christian von Roehrich, durante el último mes y medio a lo largo y ancho  de la ciudad se ha visto un gran despliegue de elementos propagandísticos de diversos funcionarios públicos, jefes delegacionales, legisladores federales y locales, con el pretexto de dar a conocer a la ciudadanía su primer informe de trabajo… Al decir de Ballesteros Mancilla , la publicidad desplegada ha invadido el espacio público en detrimento de los derechos de todos los ciudadanos y de la imagen urbana… No solamente el despliegue de recursos insulta a los ciudadanos, sino también cabe observar que muchos funcionarios públicos se anuncian en zonas que no son de su demarcación… Dijo que de igual forma le solicitarán al Instituto Electoral del DF que de manera inmediata retire de las calles toda la propaganda que queda en relación al informe de labores de los Jefes delegacionales,  legisladores federales y locales… Puntualizó que uno de los mayores avances que ha tenido la Asamblea Legislativa ha sido en defensa de los derechos de los ciudadanos, como el disfrutar el entorno de manera saludable, el respeto al espacio público y el derecho a la movilidad… Recordó que durante el proceso electoral del 2012 la invasión del espacio público por parte de candidatos y de partidos causó un efecto en la ciudadanía, cuando en toda la república se lanzó la campaña «Quita un anuncio», con el objetivo de limpiar la llamada basura electoral en las calles del país… Asimismo, ejemplificó este tipo de actividades publicitarias con el reciente despliegue de gastos que hizo el gobernador de Chiapas, Manuel Velasco, el cual gastó casi diez millones de dólares anunciándose y violando la Ley Electoral no sólo en su estado sino en toda la República… «Se creó un malestar con la ciudadanía, no por el hecho de anunciar su actividad como gobernante sino por el despliegue obsceno de recursos que tuvo para este aspecto», indicó… Al respecto, el PAN presentó una queja ante IFE para denunciar diversas irregularidades contra el gobernador e, incluso, el aún dirigente Gustavo Madero críticó al mandatario por el uso excesivo de recursos públicos al señalar que Velasco debería de rendir cuentas de lo gastado y justificar por qué ese dinero no se utilizó para programas sociales o de infraestructura… Por su parte, Christian von Roehrich advirtió que se necesita congruencia por parte de las autoridades, por lo que solicitarán que se transparente el uso de estos recursos, esto aunado al punto de acuerdo que se aprobó hace unos días en donde se estipula que cualquier servidor público tiene derecho a difundir sus actividades y su informe de labore, pero en el marco de la ley como lo marca el Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales… «Los jefes delegacionales rebasaron los 12 días que marca el Cofipe y la geografía establecida en la ley, no hemos visto respuesta por parte de la autoridad electoral ni ningún pronunciamiento, no hemos visto que estos jefes delegacionales, principalmente los de Iztacalco, Tlalpan, Cuauhtémoc y Miguel Hidalgo haya retirado su publicidad, esto es claramente una violación a la ley e insulta a los ciudadanos»… Dijo que van a revisar en cuánto se excedió cada jefe delegacional en rubros como el tiempo y la geografía, ya que como legisladores no pueden permitir que los recursos públicos y  la infraestructura pública se utilicen para una promoción electoral y personal… «Todos tenemos derecho a hacer una promoción pero en los días que marca la ley, por eso es que vamos a exigir que se sancioné a quienes hayan violado la ley. Realmente insulta lo que dijo el jefe delegacional en Cuauhtémoc, Alejandro Fernández, que no gastó menos de dos millones de pesos», señaló.

No hay comentarios:

Publicar un comentario