Empresa

lunes, 15 de febrero de 2021

Gobernador mexiquense deja a policías que atraquen impunemente

Mercado Sobre Ruedas

 

Información |

En la zona limítrofe de la entidad mexiquense con la Alcaldía Tláhuac de la Ciudad de México, policías operan como banda de salteadores de automovilistas.

Policías mexiquenses al momento de extorsionar a automovilistas el
pasado viernes en el retén de la Liconsa

Las policías municipal de Valle de Chalco y estatal mexiquense continúan con la imposición de retenes en las vialidades colindantes con la Alcaldía Tláhuac, lo que las caracteriza como una auténtica banda de atracadores en vía pública debido a que operan con la autorización de sus mandos y la connivencia del gobernador Alfredo del Mazo.

Los salteadores de caminos con uniforme de la entidad mexiquense instalan todos los días un retén sobre el Eje 10, a la altura de Liconsa, donde detienen a cuanto automovilista tiene la desgracia de pasar por ahí para ordenarle que les muestre la documentación del vehículo y tener motivo para extorsionarlos.

Pero no es el único, otro retén lo instalan en la carretera Tláhuac-Chalco, a la altura de la desviación que atraviesa el ejido de Mixquic, donde de igual manera esquilman a los automovilistas en lugar de levantar la infracción correspondiente por carecer de algún documento de su vehículo.

Policía estatal a la altura de la Liconsa esquilman a cuanto automovilista
tiene la desgracia de circular por el Eje 10

Estos peligrosos bandoleros de caminos con uniforme de policías suelen exigir hasta tres o cuatro mil pesos a los automovilistas cuya documentación del vehículo no se encuentre en regla, por lo que en caso de no traer el dinero que les exigen les piden que dejen ahí su vehículo con ellos mientras van a conseguir lo que les exigen o, de lo contrario, remitirán la unidad a uno de los corralones clandestinos que dichos agentes policíacos tienen en la zona de Ixtapaluca.

Por décadas, los policías mexiquenses han cobrado fama a nivel nacional de ser los más perrunos mordelones de la República Mexicana, situación que al gobernador Alfredo del Mazo, así como a quienes lo antecedieron en el cargo, no les ha importado en lo absoluto que en la percepción de la ciudadanía él sea visto como uno de los beneficiarios de la corrupción.

1 comentario: