Páginas

miércoles, 31 de julio de 2019

La sicaria de la Plaza Artz era conocida de la familia Martínez Vite

Mercado Sobre Ruedas

La Columna de Zaratustra
Lo fue porque trabajó en una empresa de pinturas, no por otra cosa… Además, que el diputado local Rigoberto Salgado echaría a andar el Primor en Tláhuac para acabar de tundirle a su contrincante y correligionario de partido que despacha como alcalde… Que Ana Belén renunció a su cargo en la alcaldía Tláhuac porque «había desvío de recursos destinados al desarrollo social de las clases más pobres» de la demarcación.

Edificio central de la alcaldía Tláhuac
Trascendió que Esperanza «G», la sicaria de la Plaza Artz que ejecutó a dos hombres de origen israelí, Benjamin Yeshurun Sutchi y Alon Azulay, resulta que conocía muy bien a la familia del alcalde de Tláhuac, Raymundo Martínez Vite, demarcación donde vivía, como fue ya difundido con profusión en medios transmisores de noticias –por aquello de que en la actualidad los únicos medios reales de comunicación son las redes sociales–. Pero no crea usted que la relación tenía que ver por su presunta ligazón con el Cártel de Tláhuac (ahora ya internacional como la Sonora Santanera), no –eso más bien es tema de quien tras de ser delegado ahora ocupa una curul en el Congreso capitalino–. Resulta que Esperanza trabajó hace cinco años en la empresa Pinturas  Marvin, SA de CV, propiedad de Paulino, hermano del alcalde… Incluso, dicen quienes la conocieron, que fue vecina de estos.
Pasos en la azotea de la alcaldía Tláhuac
Juntos pero no revueltos
Por otra parte, mucho se comenta que la ojeriza que le tiene Rigoberto Salgado al alcalde Martínez Vite lo ha llevado a pactar con el PRI de Tláhuac una alianza –en la que podría estar Emiliano Aguilar como eximio discípulo de Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre, el «Pepenas», operador político del entonces perredista y que se hizo llamar «mejor alcalde del mundo» cuando fue jefe de Gobierno capitalino, Marcelo Ebrard, hoy morenista y secretario de Relaciones Exteriores que parece súbdito del presidente, pero de los Estados Unidos, Donald Trump–, por aquello de la añeja disputa que ambos traen por el control de plazas en Tláhuac… Pero también, para hacerle la vida imposible al alcalde y evidenciar su incapacidad ante el patrón de ambos, Andrés Manuel López, con el objetivo de anular cualquier posibilidad que pudiera tener Vite en 2021 de llevar mano para elegir a quien deba sustituirlo en el cargo… Aunque también se comenta que luego de tanto escándalo de nota roja en Tláhuac, ni Rigoberto podrá escoger a uno de los suyos –mucho menos a su hermano Ricardo para que contienda por la alcaldía en el próximo proceso electoral en Tláhuac, ya cayó de la gracia del Mesías. Cosa de ver cómo del estado de Durango, su hermano Rosendo tuvo que salir con una patada en el trasero por todas las pifias y escándalos en que se vio envuelto… Así las cosas, en Tláhuac parece estar ya en funciones el Primor (derivado de la alianza PRI-Morena), sobre todo ahora que en la dirigencia nacional del partido tricolor va a quedar en manos de «Alito», Alejandro Moreno Cárdenas, impulsado por el presidente López, tras de que el mandamás del priismo en la Ciudad de México, Gutiérrez de la Torre, sólo cubre las apariencias porque su jacarandoso corazón está con su real jefe: «el mejor ministro de relaciones exteriores del mundo».
La revuelta de Ana Belén en la alcaldía Tláhuac
Añadir leyenda
En días pasados –y como la revista digital NosotrosMSR dio a conocer oportunamente–, renunció como titular de la Dirección General de Desarrollo Social de Tláhuac, Ana Belén Jiménez. Lo que no se había dicho es que la ex integrante del grupo San Juan (Ixtayopan, de donde es oriunda), se fue no con sus chivas, porque los utensilios de trabajo son de la administración de la austeridad republicana, pero sí lo hizo con todo y su equipo de colaboradores. Al menos fueron unos siete colaboradores de diferentes niveles del organigrama obviamente, los que como prueba de su solidaridad con la jefa, también presentaron su renuncia… La versión que dio la ex colaboradora de Martínez Vite, y quien antes lo fue de Rigoberto Salgado, fue que decidió renunciar debido a «las corruptelas y moches que exigía el alcalde»… Pero eso no fue todo, dijo también a sus allegados que «había desvío de recursos destinados al desarrollo social de las clases más pobres de la alcaldía»… ¿Será?... Al tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario