Empresa

lunes, 4 de junio de 2018

Como una «mentada» fue visto en Tláhuac respaldo de López a Salgado

Mercado Sobre Ruedas

La Columna de Zaratustra
Una cosa es que el apóstol de la democracia se sienta poseedor de la verdad absoluta y tenga su legión de sectarios, aduladores y defensores a ultranza, y otra muy distinta que se moleste porque el resto de pobladores de Tláhuac vio en la gestión del delegado un comportamiento de déspota, rústico y lángara con respecto a los bienes públicos.

La operación acarreo la tarde del domingo para el mitin de López

Rumbo a la explanada delegacional en San Pedro
Tláhuac
Apenas el 14 de abril pasado Claudia Sheinbaum había defendido a Rigoberto Salgado en Santa Catarina Yecahuizotl, población donde el delegado con licencia de Tláhuac al parecer tiene una de las fastuosas residencias valuada en varios millones de pesos –que con el puro salario incluyendo el que habría conseguido como diputado no le alcanzaría para pagar en tan poco tiempo– y que se le atribuyen en esa demarcación, al criticar que se le echara la culpa de la situación de inseguridad y narcomenudeo que priva en la región… Ayer tocó el turno al adalid de la honestidad valiente, Andrés López, de defender a su pupilo Salgado, el mismo al que por lo visto aún sigue empecinado en convertir en un «referente nacional» (como comentó un día entre sus allegados) de esa especie de hombre íntegro de quienes integran el movimiento regenerador que pastorea, por unos supuestos atributos y virtudes que sólo él por su impoluta condición de casi suprema divinidad puede distinguir…
Dispusieron de mil sillas, por consiguiente no pudo haber más de 2,500 personas
Para López lo importante es proteger a los suyos
Uno de los autobuses de la operación acarreo para el mitin de López
La cuestión es que la defensa de Salgado en la plaza pública de Tláhuac y la consiguiente petición de votos por éste cayó en el ánimo de los tlahuenses como vil carcajada burlona del mesías tropical en su chocarrería discursiva de sempiterno candidato presidencial, porque dejó en claro que para él la prioridad es salvaguardar y proteger a sus conversos de las que considera maledicencias, sobre todo a quienes muchísimo han aportado a la causa morenista y a la sobrevivencia de él y su familia, mientras que el bienestar y la suerte de los desafortunados que no le rinden pleitesía se pueden ir muy lejos… Y con eso de que su sesera al parecer no le da para almacenar mucha información, López volvió a culpar a los de la «mafia del poder» (concepto en el que suele encasillar a quien se niega a que le dore la píldora con sus choros populistas) de haber vilipendiado, acosado y levantado infundios a su referente de prohombre del cambio que tampoco roba, no miente ni traiciona, según su choteado decálogo… El caso fue que López se pitorreó de los tlahuenses en su propia casa, al decir que el «Rigoñas» simple y sencillamente nunca hizo nada de lo que trascendió ya fuera por testigos, de primera mano, en redes sociales o a través de los medios de difusión, en un acto en el que como a la vieja usanza en los tiempos de Fidel Velázquez, aquel padrino de líderes charros de la CTM de los años sesenta cuando organizaba una concentración de apoyo al presidente en el Zócalo y que solía decir que para vitorearlo a él en la plancha se habían congregado un millón de personas, pero cuando los que se apoderaban de la plaza eran de la oposición entonces el registro de asistentes que aparecía en el Excélsior y El Universal de entonces –amén de 24 Horas con Zabludovsky– ni siquiera rebasaban los 20 mil aun cuando no se viera ni el cemento…
Le gusta que le atiborren de gente sus mítines
Si se pasa este mitin a un espacio abierto como el deportivo de la
colonia San José perdería espectacularidad para López
Sabedor de que la defensa de Salgado la hacía ante un nutrido contingente de acarreados –a quienes el presente y futuro de la demarcación y el resto de habitantes tampoco les importa o, de plano, la necesidad que tienen es mucha–, aunque a pesar del ruido fue posible escuchar algunos abucheos proferidos por vecinos de los alrededores al edificio delegacional, cuando López les encargó a su pupilo y pidió el voto para él y el resto de candidatos, esto se equiparó a lo de un recordatorio familiar para los ciudadanos de Tláhuac, de acuerdo con varios vecinos que coincidieron en opinión. Porque una cosa es que el apóstol de la democracia se sienta poseedor de la verdad absoluta y tenga su legión de sectarios, aduladores y defensores a ultranza, y otra muy distinta que se moleste porque el resto de pobladores vio en la gestión del delegado un comportamiento de déspota, rústico y lángara con respecto a los bienes públicos… El caso es que a López le gusta que sus presentaciones se las atiborren de partidarios, seguramente para impactar a los que aún no deciden por quién van a emitir su voto y se animen a irse con la cargada, por lo que para la correspondiente hinchada de Tláhuac fue necesario, según la nota informativa de NosotrosMSR, la contratación de 201 autobuses por parte de los operadores políticos de Morena… Según fue posible saber, de Mixquic salieron 17 unidades rumbo a San Pedro Tláhuac ayer domingo, aunque sólo llegaron 67 personas (estuvo muy dispareja la distribución de la gente); de Tetelco fueron nueve con 43 personas a bordo; de San Juan Ixtayopan salieron 25 autobuses con 197 partidarios; de Tlaltenco siete unidades con 27 personas: de Santa Catarina 12, con 132 participantes, y de Zapotitlán 17 autobuses con 97 aplaudidores… Lo que no pudimos averiguar fue cuántas personas llegaron en los 27 vehículos foráneos provenientes de Tlalpan y de Valle de Chalco, cuya gente debió pasar lista en unas hojas que decían «operación especial»… Ahora que de las unidades habitacionales, de la que se localiza en Manuel M. Flores y Avenida Tláhuac partieron hacia la explanada delegacional tres autobuses de los cuales descendieron 79 personas; de Amado Nervo y Avenida Tláhuac cinco unidades transportaron a 67 personas; de Avenida Tláhuac y Calle Santa Cruz salieron tres autobuses que se distribuyeron 36 personas; de Avenida Tláhuac y Buena Suerte sumaron cuatro autobuses con 56 personas; de la Coordinación Miguel Hidalgo arrancaron cinco unidades con 94 personas; de la Coordinación de la Del Mar siete autobuses con 89 personas, y de la Coordinación Olivos ocho camiones con 67 personas… Mil 051 acarreados, de a 200 pesos por simpatizante, según fuentes –aunque otros aseguran que el pago fue de 300 pesos–: 210,200 pesillos, como quitarle un pelo a un gato… Independientemente de que en la explanada fueron colocadas mil sillas, más la gente que se ubicó en los costados, completarían fácilmente los dos mil 500 simpatizantes que estuvieron en el mitin de López… El caso fue que la explanada lució repleta de gente, como le gusta al dueño de Morena, de ahí que haya anunciado que después de su triunfo va a regresar a Tláhuac a supuestamente presentar su plan de desarrollo para la región. Independientemente de que venga a insultar de nueva cuenta a los pobladores con una posible petición de que le terminen besando la mano a Salgado… Después de todo, por algo quiere la amnistía para los narcotraficantes y demás sicarios de los cárteles… Al tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario