Empresa

domingo, 22 de julio de 2018

A un año del operativo en Tláhuac, se erige nueva sede de Morena

Mercado Sobre Ruedas

Escenarios
En la semana trascendió que a un costado donde se encuentra el restaurante «La Carreta del Pacífico», del ex delegado y próximo diputado local Rigoberto Salgado, de acuerdo con trascendidos éste construye también lo que habrá de ser la sede del partido Morena, debido a que una vez que Andrés López lo exoneró de cualquier culpa al decir públicamente que todo lo que se dijo acerca de él y el abatido líder del cártel de la localidad sólo habían sido difamaciones por parte de la mafia del poder, dicho partido habría llegado a Tláhuac para quedarse en la gestión pública por varios años.

La nueva fisonomía de Tláhuac. Balazos en el vidrio de una ventana
de la pizzería que se encuentra justo enfrente del edificio delegacional
A un año de la muerte de Felipe de Jesús Pérez Luna, el «Ojos», cabeza del Cártel de Tláhuac, organización que se asentó en esa delegación desde la primera administración perredista a comienzos del siglo veintiuno, en un terreno adjunto en el que fue levantado el restaurante «La Carreta del Pacífico», cuyo presunto propietario es Rigoberto Salgado Vázquez, es construida la que al parecer será la sede del partido Morena, financiada por el ex delegado de marras y próximamente diputado local.
Tras de que el predio donde se encuentra el restaurante finalmente logró salvar la ley de extinción de dominio –que aplica para bienes muebles e inmuebles por la comisión de delitos como narcomenudeo–, debido a que fungió como presunta sede del «Ojos» donde el líder del cártel de la localidad solía concretar negocios, luego de que los diputados perredistas de la Asamblea Legislativa desecharon el proceso de remoción que según ellos habían comenzado tras del operativo de la Marina Armada en Tláhuac el 20 de julio, de acuerdo con trascendidos a un costado se encontrará la nueva sede de Morena en la próxima alcaldía.
Aun cuando en abril pasado el contralor general de la Ciudad de México, Eduardo Rovelo Pico, reconoció que el entonces delegado de Tláhuac, Rigoberto Salgado, así como otros 17 funcionarios públicos habían desviado recursos públicos para la construcción del restaurante, tras del triunfo de Andrés López y Claudia Sheinbaum, tanto para la presidencia como para la jefatura de gobierno respectivamente, la aplicación de las leyes tuvo drástico cambio debido a que ya no aplicarán para los «purificados» de dicho Movimiento.
El restaurante, clausurado poco después del abatimiento del «Ojos» hace un año, administrado por la sobrina de Salgado, Alejandra Rodríguez Salgado, en donde supuestamente se realizaban reuniones de miembros del cártel de Tláhuac, con seguridad reabrirá sus puertas tras de que su presunto dueño asuma su nuevo cargo en la Asamblea Legislativa.
Fue la mañana del 20 de julio del 2017 cuando elementos de la Marina Armada de México, aprovechando que el entonces jefe de gobierno Miguel Ángel Mancera se encontraba en el Norte del país haciendo campaña para postularse como candidato a la presidencia de la República, llevaron a cabo un operativo en calles de la colonia La Conchita Zapotitlán, en la delegación Tláhuac, para capturar al «Ojos».
Y en efecto, la sorpresa fue factor fundamental para que los elementos de la Marina localizaran su objetivo, tras de que nadie del gobierno central ni delegacional pudo darle el consabido pitazo, por lo que repelieron la agresión de los sicarios y abatieron a Pérez Luna y siete de sus cómplices.
La actividad delictiva del «Ojos» comenzó a finales de los 90 cuando, luego de vincularse sin éxito con un ex integrante de la banda de secuestradores de Andrés Caletri, optó por un negocio que su familia ya conocía, la venta de drogas.
Información periodística revela que la alianza con el ex convicto José Eduardo Zamora, el «Cholo», puso a su disposición a un grupo de sicarios que él mismo lideró y entre 2011 y 2012 se apoderaron de varios puntos de venta de narcóticos en esa delegación.
De acuerdo con información del diario Excélsior, al «Ojos» se le vinculó con al menos 30 asesinatos y dos cárteles, el de los Beltrán Leyva y la Familia Michoacana.
Su organización se extendió a Milpa Alta, Xochimilco, Iztapalapa y Ciudad Universitaria.
Según reportes de la policía capitalina, para distribuir la droga compró 200 mototaxis y reclutó a jóvenes como vigilantes y repartidores.
El «Ojos» y su familia eran conocidos y protegidos por sus vecinos en Tláhuac, su negocio iba más allá de la venta de mariguana y cocaína, también controlaba el comercio ambulante y permisos especiales para ferias y temporadas navideñas.
Al cumplirse su primer aniversario luctuoso el pasado viernes, 300 elementos adscritos a la Subsecretaría de Operación Policial Zona Sur de la Secretaría de Seguridad Pública montaron un operativo de seguridad en la delegación Tláhuac, como medida de prevención ante la posibilidad de alguna acción que pudieran realizar sus allegados para conmemorar la muerte de su líder.
Sin embargo, no se reportó ningún incidente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario