Empresa

miércoles, 9 de agosto de 2017

López planeaba hacer de Rigoberto Salgado en Morena un «referente»

Mercado Sobre Ruedas
Al menos eso dijo en la reunión donde el delegado de Tláhuac le llevó para que se pusieran a sus órdenes a Gilberto Ensástiga y Carlos Sotelo | Según López, el escenario de narcoterror que han vivido los pobladores de Tláhuac con los de la honestidad valiente sólo fue una farsa de sus adversarios | Mientras tanto, de Durango reportan que Rosendo Salgado reapareció en actividades partidistas | Se suponía que la comisión de honor y justicia de Morena le habían suspendido sus derechos partidistas por presunto acoso sexual

Imagen tomada del Kanekdario 2008
Trascendió que cuando el todavía jefe delegacional en Tláhuac, Rigoberto Salgado Vázquez (Morena), amarró con su ex jefe y aliado político Gilberto Ensástiga (PRD), también ex delegado de dicha demarcación, lo de su apoyo incondicional a Andrés Manuel López como candidato presidencial, el adalid de la honestidad valiente presto les anotó en su agenda una cita. Obviamente el encuentro tuvo lugar el pasado 30 de junio, tres meses después de que el senador Miguel Barbosa renegara de su militancia al partido del sol azteca, torciera por López como candidato presidencial y Ensástiga echara abajo la simulación que hasta entonces traía diciendo que Morena significaba «un proyecto nocivo para los tlahuaquenses»… En las oficinas de López además de Gilberto, que iba como liderazgo de Parlamento Ciudadano, también estuvo Carlos Sotelo, de la corriente de Patria Digna, ambas aún corrientes del PRD… Tras de que el guía supremo de Morena los dio por aceptados y, por consiguiente, purificados, aunque aún siguieran perteneciendo al partido del sol azteca –sobre todo porque los de Ensástiga ya anunciaron que no van a renunciar a éste, al menos hasta que no terminen de exprimir hasta el último peso que puedan del presupuesto de la Autoridad de la Zona Patrimonial (AZP) de Xochimilco, Tláhuac y Milpa Alta, que les franquició el jefe de gobierno, Miguel Ángel Mancera, como para que tuvieran de dónde mantenerse activos y en su momento lo apoyaran en sus pretensiones políticas, López les habló de la importancia que para el partido Morena tenían los Salgado… Palabras más, palabras menos, le dijo a Ensástiga y Sotelo que el partido se encaminaba a ser la primera fuerza política del país y que tanto a Rigoberto como Rosendo, el hermano, él los iba a hacer un «referente nacional» de trabajo partidista y algo así como de la honestidad valiente… Y con seguridad eso sigue pensando el dirigente de Morena, porque tras de demostrar que la seguridad y bienestar de la población tlahuaquense le importa un comino, López salió con su talante de comediante de vodevil televisivo en un video a decir que de todo lo que le quieran hacer siempre va a salir safe, en términos beisboleros, de todas las jugadas que le quieran fabricar… Como quien dice, al engreído candidato aquello de que la población tlahuaquense haya vivido dos años de infierno por el escenario de violencia e inseguridad derivado del presunto narcogobierno delegacional, esto es, desde que su prospecto de «referente nacional» asumió el cargo, tras de realizado el operativo de la Armada el pasado 20 de julio en el que fue abatido Felipe de Jesús Pérez Luna, el «Ojos», supuesto líder del cártel de Tláhuac, y de argüir que todo el tema de las 63 desapariciones de jóvenes, las ejecuciones, robos, asaltos, extorsiones y despojos de propiedades vía invasiones y demás ilícitos registrados en dos años, eso le importa muy poco. Sus intereses personales y políticos están por encima de los de quienes han padecido a su perverso discípulo… Para López, todo lo de Tláhuac ha sido una especie de montaje realizado por los de la mafia del poder para perjudicarlo… ¿Así o lo prefiere más desquiciado?... Y aun cuando al parecer a Rigoberto Salgado le queda poco más de un mes en el cargo –así como a algunos de sus más cercanos colaboradores–, López sigue terco en su apoyo a estos hermanos…
Rosendo como fresca lechuga en Durango
De Durango los reportes indican que López sigue apoyando a Rosendo –al que supuestamente la comisión de honor y justicia del partido Morena le había suspendido sus derechos por acosos exual a una militante– y que apenas el pasado sábado éste presidió una reunión en el local que ocupa su equipo en el municipio de Gómez Palacio, donde estuvieron entre los asistentes Ignacio Mier, quien funge como delegado del partido para Durango y Sinaloa (aunque realmente opera en Puebla); Carmelo Ortega, ex priista ligado al difunto empresario Carlos Herrera Araluce –cuya hija es actualmente la presidenta municipal–; César Solís, sobrino del senador priista Samuel Aguilar Solís; Refugio Lugo Licerio, dos veces candidata de Morena: una a diputada federal en 2015 e inhabilitada, por lo que tuvo que ceder su candidatura a Marta Mijares, y la otra a presidenta municipal, cuando obtuvo poco más de dos mil votos, y Ulises Adame de León, conocido dentro de los círculos priistas como el «Power ranger»…La reunión fue para negociar la repartición de las candidaturas y por ello fue que quedaron tres distritos locales para Ortega, Solís y Lugo Licerio, mientras que la senaduría será para Adame de León
Habrá destitución del delegado
Lo cierto es que era más que sabida la proclividad del dirigente en cuestión para cubrir con su manto protector a quien se cae con su diezmo en su capilla. Algo así como aquello de que del tamaño del sapo es la cobija… Aunque por lo visto en Tláhuac su discípulo proveedor terminará siendo destituido, y según fuentes dignas de crédito, hasta encarcelado, lo que trae a todos los de su primer círculo entre preocupados y sulfurados. Unos porque están siendo investigados y no lo saben, y otros porque anduvieron pregonando a los cuatro vientos en Tláhuac que Morena había llegado para quedarse, mínimo, nueve años, aunque otros aseguraban que superarían la marca establecida por el grupo de los llamados «uceperos», comandados por Gilberto Ensástiga, quienes se mantuvieron por tres administraciones… Y es que con quien llegue como nuevo delegado, ahora sí se tendrán que ir todos los que durante quince o más años han andado columpiándose en el organigrama de puestos y cambiando de chaqueta para acoplarse a los nuevos tiempos. Sí, desde Fátima Mena o antes, que los hay en la actual, la ya conocida en Tláhuac como la «narcogestión» morenista… Algo así como lo que hizo el procurador capitalino Edmundo Garrido, quien lo primero que hizo tras de tomar posesión del cargo el pasado 13 de julio, tras del operativo de la Marina en Tláhuac destituir al fiscal de investigación e investigar a todo el personal. Así de drástico tendrá que ser también en la administración delegacional… Al tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario