Empresa

lunes, 28 de agosto de 2017

Delegado de Tláhuac supone que aún podrá instaurar un cacicazgo

Mercado Sobre Ruedas
El delfín de Rigoberto Salgado para poder mantener el control de la delegación Tláhuac se llama Héctor Jiménez Garcés | Como tiene la forma de caerle bien a López, el de Morena, sus posibilidades son muchas para ser el beneficiario del dedazo | Por lo pronto, ya comenzó su campaña el pasado sábado con trabajadores y empleados de la delegación, quienes tuvieron que llevar, nos dicen, a familiares y amigos
Delegado quiere imponer su cacicazgo en Tláhuac y para eso ya comenzó campaña su
delfín a la alcaldía local
Rigoberto Salgado, el aún delegado de Tláhuac, se resiste a ser destituido del cargo debido a cuestiones que precisamente mañana le habrán de informar en la Asamblea Legislativa, se rehúsa a ser relegado de lo que quizá llegó a considerar como un feudo de su propiedad –la delegación Tláhuac–, y al haberle apostado a la desmemoria de los pobladores y a la conmiseración de los de su ralea partidista –Morena–, sigue tan fresco y campante como si en esa demarcación jamás hubiera sucedido nada de lo que trascendió a partir del 20 de julio con el operativo realizado por la Marina Armada de México… Y con la venia y el espaldarazo que Andrés Manuel López acostumbra dar a quienes le son rentables en su partido, el delegado de Tláhuac impulsa a su sucesor, como era de esperarse, aprovechando que aún dispone de todo el aparato de la administración delegacional y puede poner en práctica las viejas mañas que son reavivadas y renovadas hasta por los de la bendita honestidad valiente, a fin de instaurar su cacicazgo en una demarcación donde los pobladores han tenido la desgracia de padecer el lastre significado por pandillas de vividores que a la administración local han arribado desde los partidos políticos hace ya varios años… El pasado sábado, el delfín de Salgado, Héctor Jiménez Garcés, quien había sido cercano colaborador de aquel y curiosamente renunció al cargo unos días antes del operativo de la Marina Armada donde fue abatido el líder del Cártel de Tláhuac, Felipe de Jesús Pérez Luna, el «Ojos», para ir en busca de la candidatura, finalmente armó el tinglado de su presentación en sociedad como precandidato de Morena a lo que será entonces la alcaldía de Tláhuac… El otrora proveedor de las administraciones delegacionales de los perredistas Rubén Escamilla y Angelina Méndez, quien ha puesto a disposición de cuanto funcionario local fue menester sus costosos caballos como instrumentos de relaciones públicas –incluso, según trascendidos, es dueño de una cuadra de caballos pura sangre en el Hipódromo de las Américas–, logró conjuntar en la Calle Reforma Agraria a más de mil presuntos simpatizantes… Presuntos, sí, porque de acuerdo con versiones de vecinos empleados y trabajadores de la delegación, estos fueron persuadidos por sus jefes para que se presentaran en el lugar con la mayor cantidad posible de familiares y amigos… De ahí que en los videos que simpatizantes de Jiménez Garcés han subido a la red social de Facebook del momento de su discurso el pasado sábado, a la gente que está ahí se le vea con actitud de fastidio o entretenida en otras cosas, como platicar entre sí o jugar con niños, mientras aquel decía ser orgulloso tlahuaquense y militante y fundador de Morena…
No hay quien le compita en recursos a Jiménez Garcés
Como herido en su orgullo propio, tras de que suponía que en Tláhuac nomás iban a tronar sus chicharrones en, mínimo, nueve años, pero de pronto se vio en medio del maremágnum mediático por sus presuntos nexos con el «Ojos», además de señalamientos de enriquecimiento no explicable –según el término en boga–, el cuestionado delegado ahora sólo tiene ojos para buscar la forma de imponer al candidato de Morena a la alcaldía local… Sabedor, claro está, de que su delfín cuenta con los recursos de sobra como para salir un día de estos a pasear con López en un pura sangre –cuyo costo, por ejemplo, de un animalito de estos va de los cinco mil hasta los 125 mil dólares, más la manutención de cada cuaco y el pago permanente del entrenador y del veterinario–, a fin de ganarse su simpatía como para ser el afortunado vencedor de la encuesta que sin más metodología que la del dedo del Peje, dizque en Morena habrán de realizar como método para elegir a los abanderados a las alcaldías de la Ciudad de México próximamente… Aun cuando nadie en Morena sabe el día en que López decidirá quiénes de los suspirantes le resultarán los más rentables, políticamente, claro está, Jiménez Garcés ya dio una probadita de lo que con recursos puede hacer. Sin importarle saber si la gente está que trina contra Morena por todo el escenario de narcoterror que padeció desde que uno de dicho partido asumió la jefatura delegacional, el delfín de Salgado ya echó a andar su campaña, confiado en que en Tláhuac no hay quién le haga sombra a sus aspiraciones… Pero sobre todo, porque es la vela que los de Salgado podrían mantener encendida para seguir mangoneando los recursos de la delegación, además de otras cuestionables cosas por las que la mayoría de los pobladores ya no quieren saber de López ni de ningún otro de su mentada honestidad valiente, pero sobre todo, para mantener en la nómina a tanto vividor de los que llegaron con Salgado a la administración y de una u otra manera preservar el estado de cosas… Al tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario