Empresa

miércoles, 26 de julio de 2017

Mancera habló de policías coludidos con el «Ojos», y ¿dónde están?

Mercado Sobre Ruedas
Por lo pronto, en la ALDF ya se trató el tema de la inseguridad en Tláhuac y van a recomendar a Rigoberto Salgado que mejor pida licencia | De esa manera, la Procuraduría capitalina podrá investigar si hubo o no colusión entre la administración delegacional y el Cártel de Tláhuac | De acuerdo con trabajadores de la delegación, los colaboradores del primer círculo del delegado andan muy irritados y vuelven difícil el ambiente

Mientras Miguel Ángel Mancera como jefe de gobierno sigue insistiendo en que él directamente pidió a la Secretaría de Marina que realizara el operativo para descabezar al Cártel de Tláhuac, con tal de no verse desplazado ni él ni su estructura –por la desconfianza que generó en la propia PGR debido al riesgo de que el objetivo del mismo fuera advertido–, porque resulta que un día se dio cuenta de que había un sector de la policía de la Secretaría de Seguridad Pública de la Ciudad de México que estaba coludida con Felipe de Jesús Pérez alias el «Ojos», según declaró a la prensa, la población tlahuaquense –principalmente, pero sobre todo de la Ciudad de México– continúa a la espera de que el suspirante presidencial diga de una vez por todas quiénes eran esos policías que actuaban en connivencia con el líder abatido el pasado jueves… Aun cuando fue evidente que el operativo se hizo en un día en que Mancera andaba muy entretenido –como se la ha pasado en su gestión volteando siempre hacia otras cosas ajenas a los problemas de los habitantes de la capital del país– en Parral, Chihuahua, cabalgando y regalando patrullas para promocionarse como suspirante presidencial, el omiso jefe de gobierno no se cansó de repetir tras del operativo en Tláhuac que las labores de inteligencia las «hicimos en forma paralela con la Secretaría de Marina»… El tema de Tláhuac le pegó en sus aspiraciones al jefe de gobierno, por aquello de que hasta la fecha sigue negando que la organización que operaba en la delegación no alcanzaba la categoría de cártel, sino que se trataba de simples narcomenudistas, por lo que a partir de ese día pareciera que ha invertido más recursos en columnistas acreditados de medios impresos para que le ayuden a convencer a sus lectores que no era cártel, y que por iniciativa y petición de él fue que la Marina llevó a cabo el operativo… Por lo pronto, en la Asamblea Legislativa se discutió hoy la posibilidad de solicitar al delegado de Tláhuac, Rigoberto Salgado, el que pida licencia para que la Procuraduría capitalina pueda ahondar en las investigaciones acerca del Cártel de Tláhuac, pero sobre todo saber si había o no colusión entre personal de la administración pública y éste… Según versiones de trabajadores de la delegación, el ambiente se volvió tenso y difícil, debido a la irritabilidad de quienes integran el primer círculo del delegado, por lo que ya sólo esperan cumplir con su horario de trabajo a fin de retirarse lo más pronto posible del lugar. Ya no les importa el que sean considerados por sus jefes para los llamados tiempos extra, lo único que desean es acabar con la jornada laboral para retirarse a sus domicilios… El caso es que luego de saber que el delegado había tenido la intención de dejar el cargo e irse al extranjero, como dio a conocer El Universal ayer, muchos son quienes están buscando la manera de zafarse de sus responsabilidades antes de que la situación empeore. Sobre todo, porque la mayoría de quienes integran el equipo de colaboradores del delegado, ven muy difícil poder continuar en otra administración pública luego de los escándalos suscitados a partir de que dio inicio la gestión morenista en Tláhuac… Y eso que faltarían varios asuntos por investigar, como la construcción del restaurante La Carreta del Pacífico cuya propiedad se le atribuye al delegado, la proliferación de antros en la delegación, y la presunta red de prestanombres integrada por microempresarios para que fungieran como supuestos prestadores de servicios… Al tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario