Empresa

jueves, 29 de junio de 2017

Senadores del PRI otra vez piden se investigue a Rigoberto Salgado

Luego de que se quedó en el aire la investigación que pidieron a la alcahueta Contraloría por el restaurante «La Carreta del Pacífico» en Tláhuac, ahora hicieron exhorto a la ALDF | El motivo es la adjudicación de contratos y servicios a Patricia Lizeth Sánchez Vázquez y familiares por supuesto concepto de 33 mdp | Trascendió que posiblemente el monto de lo adjudicado no fue por 33, sino por 100 mdp, pero nadie sabe el paradero de los 67 mdp restantes | A decir de senadores, las adjudicaciones han sido un «negocio a modo», en virtud de que dichos proveedores lo mismo venden a la delegación roscas de reyes que sábanas o agua en garrafón

Los senadores del PRI ya no habían volteado a ver a Tláhuac desde que pidieron a la
Contraloría una investigación por el restaurante La Carreta del Pacífico
De escándalo en escándalo este discípulo
del mesías de la honestidad valiente
Tras de ser conocida la asignación irregular de diversos contratos por parte del delegado de Tláhuac, Rigoberto Salgado, a la presunta proveedora Patricia Lizeth Sánchez Vázquez y sus familiares, nuevamente la bancada del Partido Revolucionario Institucional en el Senado, exhortó a la Asamblea Legislativa para que lleva a cabo una «revisión integral» de las adjudicaciones de contratos y servicios por parte de dicha administración morenista durante el periodo comprendido entre el primero de octubre de 2015 hasta junio de 2017… Lo que no significa que esto vaya a llevarse a cabo, debido a que las decisiones de este tipo de políticos están supeditadas a acuerdos y negociaciones de sus dirigentes con los de otros partidos, además de que ya con anterioridad estos mismos senadores habían pedido una investigación a la administración delegacional en Tláhuac, con respecto al restaurante «La Carreta del Pacífico», de la cual misteriosamente nunca volvió a saberse nada –hasta hoy, cuando el turbulento asunto lo mencionan líneas más abajo, en el apartado de justificaciones–… La solicitud de los senadores a la Asamblea obedece a que la adjudicación de contratos podría constituir «un probable tráfico de influencias y un daño al erario público», a fin de que, si así fuera, sean promovidas «las acciones que conforme a la legislación aplicable procedan»… Por lo pronto, trascendió en el primer círculo de Salgado que no habrían sido solamente 33 millones de pesos los que se embolsó la susodicha proveedora, sino que fue lo que le correspondió de un total de cien millones de pesos presuntamente consignados. Entonces, ¿en manos de quién quedaron los otros 67 millones de pesos?... Aquí hemos anotado la presunta existencia de una red de prestanombres, integrada por empresarios de medio pelo de la delegación, armada en torno al área de finanzas de la administración local para actuar como supuestos proveedores, lo que les redituaría considerables beneficios solamente por prestarse al juego de todos ganan… En el renglón de las consideraciones, los senadores apuntaron que Tláhuac es «uno de los órganos político-administrativo de la Ciudad de México con mayor rezago social, de acuerdo a datos del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social, 38.5% de su población se encuentra en situación de pobreza, que la ubican como la segunda delegación con el mayor porcentaje de población en dicha condición»… De ahí que resulte ofensivo hasta para los de la misma clase política de la que forman parte los de la susodicha honestidad valiente, la danza de millones de pesos que se da en la administración pública de Tláhuac, sin que se refleje en obras de beneficio social y en los índices de bienestar social de los pobladores… Y todo porque el delegado de marras se la pasa en la proyección de construir albercas, pero no porque estas vayan a ser de real utilidad a las comunidades, sino porque resultan provechoso negocio que una vez concluida la gestión del morenista se podrán concesionar a particulares (léase compinches o familiares)… En las argumentaciones de los senadores del PRI, se dice que ante el contexto de pobreza en Tláhuac, «es necesario no sólo un uso eficiente y eficaz de los recursos públicos para atender las principales carencias de la ciudadanía, sino también un acercamiento de las autoridades de la delegación que les permita conocer y atender  las demandas más apremiantes de los habitantes de Tláhuac», como si no supieran que el delegado exige a quien lo quiera ver que vaya a sacar cita a las tres de la mañana… ¡Ni en el ISSSTE se madruga tanto!... «No obstante –apuntan estos priistas–, la administración del delegado Rigoberto Salgado se ha distinguido por constantes irregularidades en el uso de los recursos públicos y materiales de la delegación Tláhuac, así como diversas omisiones para escuchar y dar respuesta a las legítimas peticiones de los ciudadanos que reclaman mayor seguridad ante el incremento de la delincuencia en dicha demarcación; respeto a la autonomía de los pueblos originarios, y respuesta de las autoridades delegacionales para dar solución a la  problemática de los asentamientos irregulares»… En lo que se refiere al «uso indebido de los recursos públicos por parte del delegado», anotan los senadores, «cabe recordar el presunto uso de personal y equipamiento  de la delegación, en las obras del restaurante ‘Carreta del Pacífico’ ubicado en Avenida Tláhuac y Salvador Díaz Mirón, y que presumiblemente es propiedad de Rigoberto Salgado»… De igual forma, los senadores recuerdan que en abril de 2017, la Asamblea Legislativa de la Ciudad de México aprobó una proposición con punto de acuerdo para exhortar a la Contraloría capitalina para que realice una auditoría programática, una al desempeño y otra financiera al ejercicio del gasto en dicha demarcación, luego de que se detectará una diferencia de más de 200 millones en el presupuesto ejercido en el año 2016 por la delegación Tláhuac… Sin embargo, hasta el momento la ciudadanía de Tláhuac tampoco sabe en que paró el asunto, luego de que la Contraloría ha demostrado a través de los años ser un ente «alcahueto» con los delegados en turno… Por fortuna, los senadores priistas al parecer ya se dieron cuenta que las irregularidades en Tláhuac «no son hechos aislados» como anotan en sus consideraciones, «sino representan una práctica sistemática de la administración de Rigoberto Salgado», y como prueba de ello ejemplifican con lo que «representa la asignación irregular de contratos a Patricia Lizeth Sánchez Vázquez y sus familiares y que podría significar un pago de favores por parte del delegado debido a que ella donó más de 127 mil pesos en especie a su campaña durante el proceso electoral de 2015»… Cuestión de creer a pie juntillas lo dicho por el diario Reforma… «En 2016, Patricia Lizeth Sánchez Vázquez obtuvo más de 9 millones en contratos, en condiciones favorables, en virtud de 9 fueron asignados por adjudicación directa y 3 mediante invitación restringida», señalan los senadores priistas… «Además –agregan–, los cuñados de Patricia Vázquez, Cinthia Nallely Vázquez Hernández y Jesús Martínez Hurtado recibieron en el mismo año 21 contratos más. Todos ellos participaron como personas físicas con actividad empresarial»… «A Vázquez Hernández le otorgaron 11 contratos por casi 10 millones de pesos, 7 de ellos por adjudicación directa y 4 por invitación restringida; mientras que Jesús Martínez Hurtado recibió 10 contratos por alrededor de 14 millones de pesos»… Al parecer, señalan los senadores, «estas adjudicaciones han sido un negocio a modo, en virtud de que dichos proveedores lo mismo venden a la delegación, roscas de reyes, sábanas, agua en garrafón, mobiliario de oficina, aceites y lubricantes y hasta varas para hacer escobas»… Lo que da gusto que cuando menos en el Senado, así sean los de la bancada del cuestionado PRI, por fin se hayan fijado de lo que sucede en la administración pública de Tláhuac, cosa que no ha podido ver la diputada local Mariana Moguel Robles, también presidenta de esa partido en la capital de la República, debido a que está más ocupada en amarrar alianzas –así sea de morenistas– con tal de cumplir su siguiente capricho que es ser delegada en Milpa Alta… Pero de vuelta con los senadores, estos apuntan en el renglón de las consideraciones que «en la Ciudad de México, las adquisiciones, arrendamientos y prestación de servicios, se llevarán a cabo, por regla general, a través de licitaciones públicas mediante convocatoria pública, para que libremente se presenten propuestas solventes en sobre cerrado, que serán abiertos públicamente, a fin de asegurar a la administración pública del Distrito Federal las mejores condiciones disponibles en cuanto a precio, calidad, financiamiento, oportunidad y demás circunstancias pertinentes, de conformidad con lo establecido en la presente Ley»… Si bien es cierto que los jefes delegacionales pueden recurrir a figuras como la adjudicación directa o la invitación restringida, también lo es, dicen los senadores priistas, que ésta debe ceñirse a los supuestos que establece la Ley de adquisiciones de la Ciudad de México, motivo por el cual «resulta apremiante que el delegado Rigoberto Salgado fundamente el otorgamiento de dichos contratos»… Por último, en el grupo parlamentario del PRI consideraron que, «ante los precedentes de presuntos manejos irregulares de los recursos públicos por parte de las autoridades de la delegación Tláhuac, resulta oportuno y viable que se analicen e investiguen los contratos que dicha demarcación a (sic) asignado a fin de verificar que se ajustan a la normatividad aplicable y en su caso promover las acciones para sancionar a presuntos responsables de hechos que puedan constituir un daño al erario público»… Por lo pronto, algunas versiones en el primer círculo de colaboradores de Salgado dicen que como aquel especialista que contrataron para que limpiara las finanzas de la administración morenista, también Patricia Lizeth ya tomó las de Villadiego y nadie ha vuelto a saber de ella desde que el diario Reforma le dio publicidad gratis… Y aún así en el equipo del morenista se molestan porque la gente anda diciendo a voz en cuello que el delegado significa un peligro, pero ya no sólo para Tláhuac, añadimos nosotros, sino para toda aquella persona que se le acerque.

No hay comentarios:

Publicar un comentario