Empresa

martes, 27 de junio de 2017

Delegado de Tláhuac actúa como si Morena fuera «el pueblo de Dios»

Rosalío Morales, el abogado que ha asesorado a vecinos de pueblos originarios para que no les impongan un incondicional del delegado, habla después de que fue desalojado de su módulo | Dijo que previo a la manifestación del viernes, lo fueron a buscar a su casa dos «funcionarios» para decirle que ellos le podían facilitar «todo tipo de gestión y apoyos económicos» | Aseguró que buscan «cooptar vecinos para que le bajen» en las representaciones de Tlaltenco y de Zapotitlán, incluso hasta con ofertas de empleo en la delegación | Adelantó que pobladores de Tláhuac, Xochimilco y Tlalpan se organizan para ir a la Asamblea Legislativa a pedir la renuncia de los tres delegados que están «golpeteando a los pueblos originarios»

Rosalío Morales luego de que fue citado por la oficina del Jurídico para avisarle que
debía desalojar el módulo del deportivo de Zapotitlán
«El alumno está superando al maestro» aseguró el abogado Rosalío Morales con relación al delegado de Tláhuac, Rigoberto Salgado, por aquello de que «su mesías (Andrés López) no respeta las instituciones ni la ley», de ahí que no se detenga ante nada y «atropelle» a los pueblos originarios de la demarcación… Quien recientemente fue desalojado por personal del Jurídico de Tláhuac del módulo que ocupaba en el deportivo de Zapotitlán, donde ofrecía asesoría principalmente a quienes en los pueblos originarios han rechazado las imposiciones del delegado morenista para las coordinaciones territoriales, aseveró que a Salgado Vázquez «le importa poco o nada la paz pública, los habitantes y sus representaciones»… Durante una plática con Mercado Sobre Ruedas en las oficinas de la revista digital Nosotros, aseveró que al cuestionado y polémico delegado con militancia en el partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) únicamente le importa «un proyecto totalitario, algo así como que el pueblo de Morena es el pueblo de Dios». Porque «no escucha razones ni reflexiona y le apuesta al golpeteo» de las coordinaciones, dijo… Rosalío Morales denunció que gente al servicio de Salgado tiene acercamientos con vecinos de pueblos originarios «para cooptarlos, para que le bajen»… Manifestó que el pasado viernes, previo a la manifestación que partió precisamente del módulo del que había sido desalojado días antes con rumbo al edificio delegacional, lo fueron a buscar dos «funcionarios» a su casa, quienes le dejaron el recado con su esposa de que ellos le podían facilitar «todo tipo de gestión y apoyos económicos»… Supuso que objetivo de la gente de Salgado es el de «llegar a un acuerdo», pero no solamente lo hicieron con él, afirmó, lo han hecho «con todas las representaciones de Tlaltenco y de Zapotitlán, quieren bajarle a través de una oferta hasta de empleo»… A decir de Morales, «el delegado piensa que con esto puede solucionar las cosas, me parece una cuestión muy miope, absurda, incorrecta y falto de oficio político», manifestó… Recordó que con la marcha del pasado viernes los vecinos de Tláhuac exigieron acciones contra la inseguridad, debido a que «es uno de los problemas que nunca han sido atendidos», y adelantó que junto con vecinos de pueblos originarios de las delegaciones Xochimilco y Tlalpan se ponen de acuerdo para ir en fecha próxima hasta la Asamblea Legislativa a pedir la renuncia de los tres delegados que están «golpeteando a los pueblos originarios»… En tono sarcástico, el abogado dijo desconocer por qué coinciden los tres delegados de Morena en el tema de avasallar a los pueblos originarios de sus correspondientes demarcaciones. «Y no sé por qué los tres que coinciden, al menos dos están apoyando la candidatura de Claudia Sheinbaum (delegada de Tlalpan) a la jefatura de gobierno, y se intercambian el Jurídico para pegarle a la gente»… Tras de ser desalojado el pasado viernes del módulo de atención y gestión ciudadana ubicado en las instalaciones de lo que fue el Centro Comunitario Ricardo Flores Magón localizado en Deportivo Zapotitlán, en Avenida Tláhuac y Sebastián Trejo, Colonia la Conchita, en aparente venganza del delegado de Tláhuac por haber interferido en sus pretensiones de imponer coordinadores territoriales en varios pueblos originarios de la demarcación (Represalia de delegado morenista de Tláhuac), el abogado Rosalío Morales narra a Mercado Sobre Ruedas lo que hizo el pasado domingo 11 de junio para volver a impedir que el delegado Rigoberto Salgado se saliera con la suya y consumara la imposición, vía fraude electoral, de un coordinador territorial en Zapotitlán. Lo que a final de cuentas fue la gota que derramó el vaso y apresuró a los del Jurídico para ir a desalojarlo…
El operativo montado por el Jurídico de Tláhuac para sacar a Rosalío Morales
del módulo que ocupaba
¿No le dieron tiempo ni de sacar sus cosas, los archivos del módulo? ¿Qué fue lo que pasó?, preguntamos.
«Hay un desalojo, pasan por encima de la ley, aquí está la notificación –la cual muestra–, ellos la transgreden, aquí dice que tenía yo derecho desde la notificación a presentar algo que conforme a derecho convenga, a efecto de que tenga que ir desalojando las cosas en ese tiempo –15 días–, en caso de que yo no presentara nada… La notificación la hacen a las seis de la mañana, pero desalojan a las cinco y ponen la notificación a las cinco en la puerta –del módulo–, son horas en las que no se puede hacer una notificación, eso se hace normalmente después de las ocho, y eso tendría que haber estado, como es personal, si no me hubieran encontrado en el módulo debieron haberse dado su vuelta de 36 a 38 horas para encontrarme a como diera lugar… Dice la notificación ya en el dictamen, que todo lo que presenté en la diligencia no me da ningún derecho, porque debí haber presentado una concesión o un permiso de todo el deportivo, la cual tampoco es posible, nadie ha tenido, me imagino, una concesión en Tláhuac de un deportivo, por lo que encuentran que estoy de manera ilegal y proceden a dictaminar el desalojo… Me dejan el recurso de la parte de lo contencioso, pero sería una cuestión restitutoria temporalmente… De fondo el asunto es que hicimos un amparo que no alcanzó a salir, porque ellos no cubrieron las formalidades que se tienen precisamente en un juicio así sea administrativo… En este proceso alguien se queja, pero además no atienden a la queja, sino más bien a la posición de la delegación, de la oportunidad que ellos tienen para darme un escarmiento. Es la queja que retoman los futbolistas que están dentro de la cancha y que tampoco tienen documentos que los avale de que están ahí, pero como son gente de la delegación, el hijo de Rigoberto Miramón que por cierto está trabajando en Adquisiciones, Fidel, que también está como secretario del consejo del pueblo y que salió electo junto con Rosalba, la hermana del delegado Rigoberto Salgado, ésta como presidenta de dicho consejo, les dice a los de la liga –de futbol– que hagan la queja… Pero estos hasta refuerzan en la queja que yo fui el gestor del mejoramiento barrial, ¡pues sí!, así fue, aunque luego dicen que yo estoy lucrando con el espacio, lo cual no lo fundamentan, y entonces ellos, los de la delegación, como habían tenido ya unos reveses en la parte electoral en los tribunales, le dicen a AvelinoRangel, delegado de Xochimilco– que les preste a algunas gentes del Jurídico, donde hay una chica –de la que no recordó su nombre– que traen porque allá ha estado recuperando espacios públicos, y porque sienten que los del Jurídico de Tláhuac no tienen la capacidad de hacerlo, y buscan la figura con la cual yo no me pueda defender»…
Desde el desalojo del módulo estuvo en primera fila el policía José Luis Lomelí,
ex escolta de la anterior delegada, Angelina Méndez
¿Y quién es esa chica?
«No me acuerdo de su nombre, la verdad, pero la conocemos por los diferentes litigios que hemos llevado, que nos la hemos encontrado en Xochimilco y después ya la tenían trabajando en la delegación, se ha hecho como especialista en la recuperación de espacios públicos… Entonces inician toda la parte formal y el gobierno les contesta que hay una donación por parte de Corett (Comisión para la Regularización de la Tenencia de la Tierra) al gobierno del DF y que ese deportivo efectivamente está dentro del patrimonio inmobiliario, con el folio real 859492-01, así que quien me debió haber iniciado el proceso de recuperación debió haber sido el gobierno del DF, aunque claro, a la vista por la administración que tienen había de reclamar esto… Pero, bueno, es como una advertencia de que si te sigues metiendo, pues a ver cómo nos va a ir»…
Como finalmente así fue, con un delegado rencoroso.
«Fue un mensaje muy claro, y lo que yo tengo que hacer conforme a la ley también lo haré, no lo hago porque uno quiera. Pero vino la elección en Zapotitlán, hay un video en donde me meto a discutir la parte legal, no discuto que no se hace porque no se hace. Este Rigoberto Miramón fue candidato a diputado federal por Nueva Alianza en 2012, él está junto con su hermana de Rigoberto Salgado, queriendo hacer la elección, forzando las cosas para que se hiciera, y yo ahí le digo, una: las boletas no tienen folio, ¿por qué le digo esto?, porque el informe que hace la comisión organizadora me enseña la boleta y no traen folio. Actualmente he cursado un diplomado de derecho electoral y me han dejado diversos trabajos, por lo que les digo que las formalidades conforme a la ley debe tener, junto con la boleta debe venir una lista nominal y ésta no la traía, la boleta no cumplía con la formalidad porque no estaba foliada, y además la impresión de las boletas debió haber sido hecha en alguno de los talleres oficiales reconocidos por el Instituto Electoral, incluso debe mostar la firma de quién las mandó elaborar por parte del IEDF… Entonces, al no tener folio ni haber lista nominal, y además no haber tinta indeleble, pues eso se prestaba prácticamente para un fraude»…
Durante la manifestación del pasado viernes y que partió precisamente del módulo
del que fue desalojado el abogado Rosalío Morales
¿Y el pago en especie a los votantes cómo se iba a dar?…
«Un día antes, cerca del domicilio de la hermana de Rigoberto Salgado, en la Calle Hernán Cortés, los vecinos a plena hora de la tarde, estuvieron bajando paquetes, seguro que bajaron o despensas o algo así. En Avenida Tláhuac y Calle Ruperto Pérez de León, ahí está una casa donde se reúne un grupo de religiosos y ahí se comentó mucho la parte de los camiones que llegaron para bajar cajas, ya estaba el asunto nada más para que salieran las mesas de recepción todas parchadas, y echaran a andar la votación y empezaran a hacer el acarreo junto con la entrega de despensas y todo lo demás… Si no cumplía las formalidades y no había funcionarios de casilla, que son las autoridades electorales en ese momento, pues eso iba a ser un atropello, entonces yo les discuto mucho esa parte a Rigoberto Miramón y a la hermana de Rigoberto Salgado, si son del consejo del pueblo deben de saber, básico, lo que se debe de tener, pero no, siempre queremos ganar, no pensamos en perder, y así no se vale, estaba cantado el fraude. Y no es la primera vez que hacen copias en la delegación –de las boletas–, ya hay el antecedente, Miramón estuvo conmigo viendo lo de las copias y ahí mismo vimos incluso cómo las estaban repartiendo, entonces todo esto se presta a que se hagan copias, no estoy peleando otra cosa más que la parte de ley… Esto nos llegó como a las 10 de la mañana y fue que les dije, mira, ya hasta ni el horario se cumplió porque la instalación debe de tener un tiempo, y no lo hubo, los funcionarios de casilla, las secciones, no se puede llevar a cabo una elección así… Se enojaron y se molestaron y, obvio, que lo descalifican y acusan a uno de todo… Pero cuando el delegado entregue las cosas bien, se coordine bien, sobre todo se apegue a la ley, pues adelante, que gane quien gane, y no quieran imponer a toda costa a su candidato»… En ese momento se escucha el jingle de Batman en el teléfono móvil de Rosalío Morales, por lo que al tiempo que le decimos que le llama Robin, hacemos una pausa para que conteste la llamada…
¿Qué pasó después del conato de elección del delegado?
«Luego de que no hubo condiciones para la elección, al día siguiente, lunes, yo esperaba una reacción de acercamiento, vengo a la delegación, solicito el expediente de lo del tema de que debía desalojar el módulo, y sí me lo prestan, pero le quitan más de la mitad de hojas, nada más me dejan lo que había yo metido, ¿de qué me servía así?, de nada. No había dictamen, no había nada, estaba yo en el limbo. ‘Quizás están analizando lo que uno solicitó’, pensé, que se informaran del mejoramiento barrial, el contrato de colaboración, el acta de posesión, pero me quedé en la incertidumbre, porque no estaba bien que me entregaran un expediente incompleto, lo comenté con los compañeros y les dije que estaba un poquito complicado, si me iba a notificar pues era para que me dieran los 15 días a los que tenía derecho. Pero pasó, volvimos al trabajo normal… El martes 20 me hablan en la madrugada como a las cinco de la mañana para decirme que había mucha gente afuera del deportivo Zapotitlán, normalmente la gente va a correr, va a hacer su ejercicio muy temprano, y me dijeron, ‘oye, no se puede entrar al deportivo, lo rodearon’, sí había más de 300 gentes frente a lo que es el módulo, con vallas metálicas en la Avenida Tláhuac, y no me dejaron pasar, a lo mejor ni me conocen, pero no me dejaron pasar. Después llegó la gente de nosotros, y les dije que no teníamos por qué gritar ni discutir, eso ya estaba hecho, había que proceder conforme a la ley. Hubo solidaridad de parte de los pueblos, porque llegaron de Mixquic, algunos de Tetelco y otros de Tlaltenco… Como a las 6:30 ya habían abierto un poco de espacio en la avenida, porque ya habían sacado todo el mobiliario, junto con todos los expedientes que ahí tenía, a todos nos afectaron porque la parte jurídica, pues ahí tenía desde expedientes particulares de pueblos originarios, lo que contiene las investigaciones del deportivo, todo lo que hemos llevado, lo que hemos hecho en el campo deportivo de ahí de Zapotitlán, la Cisa, todo lo que fue el problema con el Metro, expedientes desde el 2000»…
El entrevistado anunció que pronto irán a la Aasamblea Legislativa a exigir la renuncia
de los tres delegados morenistas que están golpeando a pueblos originarios
¿De qué le servirá eso a Salgado?
«Le puede servir y no, pero bueno, allá ellos, a lo mejor se asoman para ver qué había en contra del delegado, pero nada, más que expedientes ganados en los tribunales. La parte médica tiene su equipo médico, la parte de la psicología con sus escritorios, la parte educativa con certificaciones, las gestiones del Invi y toda la documentación, un archivo, la verdad es que estamos parados ahorita porque para qué le decimos a la gente que normalmente atendíamos que están sus cosas ahí, en estos días íbamos a certificar al grupo de la preparatoria semiescolarizada y estamos detenidos, hasta que nos entreguen las cosas. Ya hicimos la solicitud, porque fui al Jurídico de manera inmediata para ver que estaba sucediendo con las cosas, hay una licenciada, ¿cómo se llama?, una gordita ella, sí, Miriam Jiménez; ella me dice, ‘licenciado, hágame la solicitud’ y que le traiga un acuerdo, ahí se anota todo lo que podemos notificar y tenemos estos datos, ‘no puedo hacer más’, dice, ‘eso es lo conducente y usted lo sabe muy bien’; no, está bien, dije… Hasta le hecha no me han dicho nada»…
¿No cabría una denuncia por robo?
«Sí había dinero, obvio, pero cantidades de cincuenta, 200 pesos, la verdad no teníamos cantidades fuertes, además no queremos meternos en esa dinámica si no serían capaces de decir que estábamos ahí lucrando, lo cual no es cierto. El del corte de pelo tenía ahí sus 150 pesos, de a 20 pesos el corte, era lo que le caía a la semana; la de los lentes, el armazón y todo lo que le encargan tenía sus 300 pesos, no era gran cosa»…
¿Qué mensaje envía Rigoberto Salgado con sus desplantes autoritarios a los pobladores de la demarcación?
«El de que el alumno está superando al maestro… Si su mesías no respeta las instituciones ni la ley, pues entonces Salgado no se detiene ante nada, ante nada –repite– atropella la parte legal, atropella la parte de las instituciones reconocidas, la de pueblos originarios, le importa poco o nada al paz pública, los habitantes, sus representaciones, nada, nada. Le importa únicamente un proyecto totalitario, algo así como que el pueblo de Morena es el pueblo de Dios. No escucha razones, ni reflexiona, y le apuesta al golpeteo que pueda darle en cada una de las coordinaciones para llegar a sus procesos electorales de precampaña ya con sus candidatos y que no puedan tener problemas en las comunidades… Y hasta los puede dar por desvanecidos estos problemas, porque cree que como en Mixquic ya terminó la elección el problema se acabó poniendo a alguien y no, al contrario, ahí los grupos siguen inconformes, siguen molestos, porque van a buscar al coordinador y no lo encuentran, van a hacer gestiones y la concentran con la del consejo del pueblo porque no encuentran al coordinador. Entonces, en la ley indígena no hay tiempos, lo mismo puede ser medio año, tres meses, no sirve, no funciona, va pa’fuera, o sea, ahí hay inconformidad. Han querido manifestarse, pero yo les digo que ahorita es prematuro, ya tendremos un soporte de lo más elemental, que se hubiera ya metido a atender, pero no lo ha hecho… La verdad es que ahí en Tlaltenco y Zapotitlán fue la fuerza, el golpeteo, es la imposición»…
¿Qué va a suceder con todo esto?
«Van a sacar una nueva convocatoria en Zapotitlán y una nueva que van a programar en Tlaltenco, y estoy seguro que va a haber un conflicto, porque no hay un momento de reflexión, de qué está sucediendo. He estado platicando con las representaciones de Tlaltenco y hay acercamiento de la gente con la administración como para cooptarlos, para que le bajen… Un servidor el día viernes, porque yo no estaba en el domicilio, había ido a sacar unas copias tempranito, antes de la manifestación, y me fueron a buscar dos ‘funcionarios’ a mi casa, ellos se presentaron como dos ‘funcionarios’, yo no estaba, sólo estaba mi esposa, así que les preguntó que para qué me querían. Ellos le dijeron, ‘le puede interesar porque nosotros podemos facilitarle todo tipo de gestión y apoyos económicos’. Ahí estuvieron unos cinco minutos y se fueron… Después llegó Rigoberto Miramón y ese se metió hasta adentro, como yo dejé abierta la puerta para el paso de la camioneta, le dijo a mi esposa que ‘con urgencia, con urgencia’ quería platicar conmigo. Yo creo que su objetivo es que piensan que podemos llegar a un acuerdo, yo no sé la verdad qué quieran, pero lo que sí me queda claro que no nada más es conmigo, sino con todas las representaciones de Tlaltenco y de Zapotitlán, quieren bajarle a través de una oferta hasta de empleo. Y el delegado piensa que con esto puede solucionar las cosas, me parece una cuestión muy miope, absurda, incorrecta y falto de oficio político»…
¿Qué hacer ante esta compra de voluntades?
«¿Qué hacer?... Obvio, lo más inmediato fue inconformarnos a través de una marcha con la gente, manifestar que la inseguridad es uno de los problemas que nunca han sido atendidos, todos los agravios a los pueblos originarios en sus representaciones y derechos ya han sido atropellados, y por eso mismo había que mostrar dignidad ante esa situación, pero también inconformidad y presencia, que nos viera la gente que no estamos de acuerdo con ese tipo de política y que nos vamos a mantener en la movilización permanente y constante, porque estamos planeando junto con otros pueblos en Xochimilco y Tlalpan ir hasta la Asamblea Legislativa a pedir la renuncia de los tres delegados que están golpeteando a los pueblos originarios… Y yo no sé por qué coinciden los tres de Morena, y no sé por qué al menos dos están apoyando la candidatura de una tercera que es Claudia Sheinbaum (delegada de Tlalpan) a la jefatura de gobierno, y se intercambian el Jurídico para pegarle a la gente… Y sobre todo, porque ese espacio es de la comunidad, se ganó en asambleas comunitarias»…
Rosalba Salgado, de blusa roja, durante la cancelación de la elección del coordinador
territorial de Zapotitlán debido a la falta de condiciones
¿El del módulo del deportivo?
« Sí, es de la gente, y así lo reclaman, y cuando el joven José Luis Lomelí –el policía que llegó con su arma de cargo al lugar de la concentración de quienes iban a marchar para provocarlos diciendo que iba a detener a algunas personas por pintar leyendas en las paredes con aerosol– llega y dice que está protegiendo el espacio público, las instalaciones, le digo, bueno es que esto no es de la delegación, está donado al gobierno central, históricamente fue de los ejidatarios que lo donaron para una cancha de futbol con administración local. Formalmente sí está integrado al patrimonio inmobiliario del gobierno, pero socialmente no le ha costado ni un quinto, y él dice, no, pues me los voy a llevar, los voy a arrestar, los voy a remitir… Cuando la gente manifestó su enojo ni siquiera supimos quiénes habían sido los que pintaron en la pared porque estábamos organizando las pancartas, la partida de la marcha, pues era enojo de la gente, molestia, a veces la gente se manifiesta de mil maneras porque está enojada debido a que eso, el módulo, lo veía como su espacio… Y los pueblos originarios defienden sus espacios como defienden la casa de cultura, el deportivo, y donde iba a consular algo y era atendida, porque al módulo lo conocían como la coordinación de pueblos originarios… Después nos enteramos que iban a proceder con unas investigaciones no sabíamos a quiénes, ni le iba yo a reclamar a quien pintó, pero el hilo por lo más delgado se rompe y quien estaba discutiendo éramos Edgar Martínez –el dirigente del Partido de la Revolución Democrática en Tláhuac– y un servidor», refirió Morales… Luego hacemos una pausa en la plática para después continuar con un invitado que se agrega a la misma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario