Empresa

sábado, 4 de marzo de 2017

Sin opción alguna, gente de Tláhuac deberá seguir en el narcoterror

Tras de que perredistas chaquetearon al pasarse al bando de los devotos del supremo caudillo de Morena, parece que no habrá de otra para la ciudadanía | Antepusieron el discurso ramplón de la hermandad izquierdosa y del promisorio futuro que le espera a la nación, y mientras tanto que Tláhuac se amuele | Si los morenos tlahuicas habían resultado ser mucho más nefastos para los ciudadanos, según estos perredistas, lo urgente ahora es salvar el pellejo | Dentro de un año, unos y otros le entrarán por igual al chanchullo y la transa para amacizar la chuleta, las canonjías y las prerrogativas | A ver si corren con la suerte de que Mancera no les quite la ubre presupuestal significada en la AZP, como ya castigó a Leticia Quezada
El alarmante incremento de robos y asaltos en Tláhuac ha llevado a pobladores a
salir a la calle para exigir la renuncia del delegado
Lo realmente importante es salvar el pelle-
jo, lo demás es cosa secundaria
Luego de la supuesta indignación que a la tribu de perredistas en Tláhuac denominada «Parlamen-to Ciudadano» –antes Unión de Colonias Populares, nombre que por obvias razones caducó tras del mejoramiento patrimonial de sus integrantes al medrar con cargos nueve años consecutivos en la administración pública local– les causó el escenario de narcoterror impuesto en esa delegación tras del comienzo de la gestión de Rigoberto Salgado, del partido Morena, tal desazón junto con la voluntad justiciera que en un principio mostraron por aquello de sacar la cara en defensa de la población y bajo el influjo maccarthista del  «volveré», dadas las peliagudas circunstancias aquel brío emancipador acabó por volatilizarse… Porque si aún como perredistas tenían la intención de reorganizarse para luchar a brazo partido por la delegación Tláhuac en la elección de 2018, a fin de desterrar a los malévolos hermanos Salgado de la administración local –y devolver al menos un poco de la relativa paz social que había hasta antes de la irrupción del cártel del «Ojos» y de los morenos–, y para ello mantenían lealtad y consideración al obnubilado jefe de gobierno, Miguel Mancera, y sus aspiraciones presidenciales desde su presunta posición ciudadana, el propósito cambió de un día para otro cuando literalmente chaquetearon –cual egregios practicantes de la grilla politiquera en boga con la supuesta alternancia– al pasarse al bando de los devotos del supremo caudillo de Morena, Andrés Manuel López el impoluto… En resumidas cuentas, al caer en desgracia luego de la lacayuna colusión de la dirigencia perredista en el Pacto por México y después comenzar a «mamar y dar de topes» a la ubre peñanietista cuando las ganancias se les hicieron pocas, y en contraparte, como consecuencia del buen comportamiento de López al «infartarse» la víspera de la aprobación de la reforma energética, lo que tiempo después se le pagaría con creces –mayoría en la Asamblea Legislativa y cinco delegaciones de la Ciudad de México para los morenos–, lo que resquebrajó la franquicia –y sobre todo el ánimo– que se supone iba a ser exclusiva de los del sol azteca por el sexenio de Enrique Peña Nieto, conscientes de su infortunio éstos –al fin y al cabo chaqueteros– acabaron por atender un concepto de Maquiavelo –quien desligó la política del dominio de la moral– y obraron conforme al «si puedes matar a tu enemigo, hazlo; si no, hazte amigo suyo»… Para ello, antepusieron el discurso ramplón de la hermandad izquierdosa, y del promisorio futuro que le espera a la nación –entendida ésta como la bola de logreros oportunistas que llevan años en la grilla politiquera en el usufructo de cargos–… Al final de cuentas, la población –en este caso la de Tláhuac y desde la óptica de los «parlamentados»–, es lo que menos importa. Si los morenos tlahuicas habían resultado ser mucho más nefastos para los ciudadanos, por aquello de que bajo su gestión renació la «narcopolítica» en Tláhuac, para estos perredistas en fuga hacia el manto protector del adalid de la honestidad valiente, salvar el pellejo de su integridad personal y mantener in crescendo su patrimonio familiar es lo fundamental, y la ciudadanía que se amuele…
Después de estas manifestaciones de la ciudadanía vinieron las amenazas contra
quienes siguieran manifestándose. ¿Y el adalid de la honestidad? ¡Bien, gracias!
A la gente de Tláhuac más le vale irse acostumbrando
Aun cuando los partidos políticos y sus beneficiarios son los que menos credibilidad tienen en la población y la percepción de su honorabilidad está por el suelo, de ahí que cada vez sea menor el porcentaje de electores en las elecciones, las cuestionables encuestas realizadas por algunos medios de difusión –con evidente fin de receptar lectores debido a que los nombres de los demás contendientes, aparte de López que nunca ha dejado de estar en campaña– marcan como puntero al mesías de Macuspana, y eso ha trastornado de sobre manera a los perredistas que quieren seguir disfrutando de las delicias de vivir a expensas de los ciudadanos… De ahí pues que si los robos, asaltos, ejecuciones y desapariciones –entre otros delitos del catálogo delincuencial de una ciudad donde la gente ya no sabe para qué portería chuta Mancera y su jefe de policía, como se dice en el argot futbolero– en una delegación regida por los morenos es la constante, pues más le valdrá a los pobladores de Tláhuac irse acostumbrando a vivir en el escenario de narcoterror que llegó con los de la honestidad valiente y del dizque «no robar, no mentir, no traicionar», debido a que al sumarse los perredistas que arguyen vínculos de operatividad izquierdosa con López, no habrá más opción por qué votar en 2018… Si ya de por sí los acuerdos y reparticiones se toman en las cúpulas del poder por encima del sector sufragante, a reserva, claro está, de que el mero día de la elección no vaya a despertar éste y acuda a las urnas a emitir su voto en cantidades extraordinarias de forma tal que les eche a perder a los usufructuarios del poder el numerito de la simulación democrática, por lo que se está viendo la Ciudad de México en 2018 será franquicia casi en su totalidad a la causa morenista… Con la connivencia de los perredistas por supuesto. Al menos de los que por perversa conveniencia no van a querer vivir fuera del presupuesto…
Diputada levanta dedo ha sido mariana Moguel, pero le cumplieron su capricho
A los jerarcas del PRI no les importa la capital
Dentro de un año, unos y otros le entrarán por igual al chanchullo y la transa para amacizar la chuleta, las canonjías y las prerrogativas –con la impunidad por delante y la protección policiaca, cual usos y costumbres de esta que ni a clase llegó porque se quedó en cártel de la política–, mediante los operativos tan de sobra conocidos como el «ratón loco», el «carrusel» y el «tamal». Y no porque vayan a tener oposición, tras de que desde hace mucho tiempo, desde la época en que Ernesto Zedillo le rubricó la Ciudad al Peje –sufragios de por medio, claro está, como dictan las reglas del juego de la simulación democrática más que de la transición–, a los del Partido Revolucionario Institucional no les importa la capital… De ahí que en Tláhuac siempre figuraran los mismos candidatos de medio pelo para abajo, es decir, con nulo liderazgo y credibilidad –léase Enrique Larios y Susana del Razo, ésta también ya del lado de los morenos–, y para mayor prueba del valegorrismo de los jerarcas priistas por Tláhuac está el hecho de que los asuntos relacionados con esa delegación terminaron por endosárselos a los del Partido (dizque) Verde, especie de satélite como con órbita genital –a los mandamases del PRI por supuesto–… A excepción, claro está, de cuando sí les interesó que Mariana Moguel Robles cumpliera su sueño de ser diputada de la Asamblea Legislativa, y para eso pusieron en marcha toda la maquinaria del tricolor en Tláhuac y Milpa Alta, además de los millonarios recursos que en especie le entregó su mamá Rosario desde la Secretaría de Desarrollo Social para que repartiera principalmente entre sus fervorosos partidarios milpaltenses…
A Leticia Quezada la corrieron por chaquetera, ¿correrán la misma suerte los de la
tribu perredista 
«Parlamento Ciudadano» de la AZP
Pejistas con ubre presupuestal en la AZP
Qué bueno que a López ya no le molesta Peña, con quien está Quezada (izquierda)
Pero de vuelta con los perredistas en fuga de Tláhuac, sólo faltará decir que como el senador Miguel Barbosa (Barbosa decidió asir por la cabellera a la diosa semi calva), quien ya anunció que no va a renunciar ni al PRD como tampoco a la presidencia de la bancada perredista en el Senado, según esto porque todos cojean del mismo pie, de igual forma los «parlamentados» de Tláhuac, que son ya de hecho morenos y veneradores del mesías de Macuspana, tampoco van a renunciar a la ubre presupuestal que les obsequió Mancera para que subsistieran mientras él llegaba a la Presidencia de la República, significada en la Autoridad de la Zona Patrimonio Mundial Natural y Cultural de la Humanidad en Xochimilco, Tláhuac y Milpa Alta (AZP), en la que, según han corrido diversas versiones, se han dado gusto bajando una millonada de recursos con el pretexto de la preservación y difusión de la misma… Suerte que no corrió la ex delegada de Magdalena Contreras, Leticia Quezada, quien ayer fue despedida de la Secretaría de Gobierno donde trabajaba como subsecretaria de Enlace Metropolitano, por haber acudido a un mitin de López el inmaculado en Ecatepec… Además de que el jefe de gobierno, según dijo hoy, analiza la situación de la susodicha, acusada del presunto desvío de recursos a procesos electorales… A pesar de que Mancera, a pregunta de un reportero, rehusó considerar «una traición» lo hecho por Quezada, y si se actuaría igual que en el caso del ex secretario de Turismo, Miguel Torruco, dijo que en el transcurso de las próximas horas se dará a conocer la decisión que su gobierno tomé al respecto. Se supone que a las 14 horas de hoy sábado el presidente del partido, Raúl Flores, acudirá a la Fepade para interponer una denuncia por el desvío de recursos a procesos electorales, en contra de la ex delegada de Magdalena Contreras, Leticia Quezada, cuyo cuñado, Félix Arturo Medina, como director general de Participación Ciudadana en Tláhuac y quien fue delegado interino cuando aquella se fue en busca de una diputación, promueve al hijo de López en Contreras (Funcionario de Tláhuac promueve al hijo de López)… Habrá que ver, pues, si los «parlamentados» de Tláhuac siguen corriendo con la misma suerte y consiguen mantener la ubre de la AZP, y no los descubre Mancera de que ya están de porristas matraqueros con el adalid de la honestidad valiente… Al tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario