Empresa

domingo, 2 de octubre de 2016

Inadvertida campaña de vacunación antirrábica en la delegación Tláhuac

Con la recurrente justificación de que la administración no tiene recursos, no hubo los apoyos convenidos con la Secretaría de Salud | La negativa del indolente delegado de Tláhuac ocasionó que miles de perros y gatos quedaran sin recibir la dosis antirrábica | Al no haber campaña de difusión consistente en la elaboración de carteles y volantes la campaña pasó inadvertida para la población de Tláhuac | Eso sí, la campaña de clausuras de establecimientos mercantiles que ejecutan perrunos inspectores del Jurídico sigue viento en popa
Para apoyar acciones como la vacunación de mascotas que lleva a cabo la Secretaría
de Salud, la delegación Tláhuac no tiene dinero
La segunda etapa de la Campaña de Vacunación Canina y Felina de la Secretaría de Salud de la Ciudad de México, que llevó a cabo en la delegación Tláhuac como parte de las acciones de prevención y promoción para el control de la rabia, concluyó ayer sábado luego de haber dado inicio el domingo 25 de septiembre, aunque la misma pasó desapercibida para la población debido a que la administración delegacional que encabeza Rigoberto Salgado Vázquez, como parte de esa supina indiferencia como tónica de su gestión, negó los apoyos convenidos para la aplicación de alrededor de 12 mil dosis de vacuna antirrábica a mascotas… De acuerdo con lo convenido por la Secretaría de Salud capitalina, a cuyo frente se encuentra Armando Ahued, la dependencia a su cargo aporta el personal médico especializado así como dosis de vacuna antirrábica, mientras que la administración delegacional debe hacerse cargo de la renta de aproximadamente una veintena de camionetas de preferencia tipo Van, para el transporte de médicos, así como del correspondiente lunch… Sin embargo, por primera vez una administración delegacional en Tláhuac se negó a colaborar con la Secretaría de Salud al argumentar que no lo harían debido a falta de presupuesto… La negativa del indolente delegado de Tláhuac ocasionó –de acuerdo con testimonios de médicos adscritos a los centros de salud en la demarcación– que miles de perros y gatos quedaran sin recibir la correspondiente aplicación de la dosis antirrábica, porque al no cumplir tampoco con lo convenido en materia de difusión, con el pretexto de la falta de dinero no fue posible cumplir con la campaña que debía incluir la elaboración e impresión de carteles y volantes… En resumidas cuentas, una vez más el delegado de Tláhuac demostró que los asuntos concernientes al bienestar de la ciudadanía poco le importan… Aunque, eso sí, de buena fuente se supo que para coaptar la información negativa que venía siendo publicada por diversos medios de comunicación impresos, sí hubo los recursos suficientes para establecer convenios publicitarios a fin de que sólo den a conocer puras linduras de la gestión morenista… La campaña de vacunación antirrábica se lleva a cabo en Tláhuac para mantener en tasa cero los casos de rabia en una delegación con alta densidad de mascotas en la Ciudad de México... De acuerdo con uno de los médicos participantes adscrito a uno de los centro de salud de esa demarcación, los vehículos para trasportarse a pueblos y colonias son indispensables debido a que de esa manera es posible realizar los recorridos y tocar de puerta en puerta, para que los moradores de las casas presenten a sus mascotas… «Pero al no tener estos vehículos –dijo el médico que prefirió no dijéramos su nombre a fin de no tener problemas con sus superiores–, donde la delegación debe costear el pago de la renta diaria a sus propietarios que son particulares, tuvimos que llegar a pararnos en una esquina e invitar a los dueños de mascotas para que las llevaran von nosotros para vacunarlas; sin embargo, la respuesta fue muy baja, sobre todo porque hay domicilios donde por ejemplo se encuentra una señora sola hasta con ocho perros –como fue el caso en una colonia de Tlaltenco– y pues de plano ésta no pudo llevarlos»… Durante los recorridos, los aplicadores y representantes de la Secretaría de Salud concientizan a la ciudadanía acerca del bienestar de las mascotas en casa, pero sobre todo de la importancia de llevar a cabo la esterilización de las mascotas, la consulta veterinaria periódica, el paseo con la correa y el manejo adecuado de las heces fecales de los animales de compañía… Asimismo, se dice a los dueños de mascotas que los animales domésticos son los principales transmisores y los más susceptibles a dicha enfermedad; que la vacunación de perros y gatos es la mejor medida preventiva, porque la rabia se transmite por la inoculación del virus a través de la mordedura o arañazo de un animal infectado, y que ante una herida producida por un animal sospechoso lo primero que se debe hacer es la limpieza adecuada y consultar a un médico lo más pronto posible… Sólo que por no tener recursos, según argumentaron en la administración delegacional en Tláhuac, por esta ocasión ya no fue posible cumplir con las metas trazadas en la Secretaría de Salud capitalina, debido a que ante la falta de la correspondiente campaña de difusión –misma que debió correr por cuenta de la oficina de comunicación social donde por lo visto no hay quien pueda atender ese tipo de asuntos aunque todos estén cobrando–, los puestos semifijos instalados en los centros de salud y los escasos puntos de concentración ubicados en mercados y parques públicos, no fueron suficientes… Curiosamente, la delegación ya cuenta con ostentoso restaurante marisquero sobre Avenida Tláhuac, como único logro de la actual gestión morenista, mientras que la campaña de terror consistente en las clausuras de establecimientos mercantiles por los perrunos inspectores del Jurídico, continúa por lo visto viento en popa, al tiempo que en materia de difusión y ante la falta de resultados de acciones qué informar a la ciudadanía por lo acéfalo del servicio público, quizás han optado por apegarse a los lineamientos de la escuela obregonista con aquello de que no hay general –o dueño de una empresa comunicacional mejor dicho– que aguante un cañonazo de 50 mil pesos… Al tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario