Empresa

jueves, 30 de junio de 2016

Trabajadores de Tláhuac participan en construcción de restaurante

Por una fuga de agua que no les han querido reparar vecinos de la Calle Díaz Mirón se enteraron del «Rigoña-restaurante» | Fiel a su costumbre de dejar plantados a los vecinos, el delegado de Tláhuac no se presentó a su oficina hoy | Al final de cuentas, el discípulo del mesías de Macuspana no atendió a vecinos que le exigían cuentas sobre el Cire y el crimen organizado

Más allá de la filosofía, la sicología (como diría Milan Kundera), pero
sobre todo... ¡más allá del realismo mágico!
La indignación de vecinos porque la delegación Tláhuac no les quiso reparar una fuga de agua se acrecentó cuando supieron que para la construcción de un presunto restaurante del jefe delegacional, Rigoberto Salgado, los funcionarios sí tienen todo el tiempo que se les requiera… De acuerdo con reporte del periodista Armando Ramírez, de NotiCiudadana, el pasado 10 de enero de 2016 comenzó el calvario para los vecinos de la calle Salvador Díaz Mirón, en la Colonia Santa Ana Poniente, de Tláhuac, porque tras de seis meses de gestiones, peticiones y reclamos nadie de la administración de la cacareada «renacida» de una de las demarcaciones más atrasadas de la Ciudad, les ha solucionado su problema… Pero eso sí, los vecinos se enteraron de la construcción de lo podría ser un  restaurante propiedad del jefe delegacional en la demarcación, sí, el mejor conocido por el apodo del delegado «Rigoñas»…
El «Rigoña-restaurante» como en botica, tendrá de todo
Así que mientras la fractura de un tubo de agua de 36 pulgadas, a consecuencia del paso de vehículos pesados por la angosta calle de apenas seis metros de ancho, en una zona donde se concentran varias fábricas que utilizan transporte pesado, causa daños en coladeras de drenaje, casas y postes de energía eléctrica y telefonía, el delegado al parecer sigue soñando con su propia «renacida»… Como quien dice, pasar ahora sí de la etapa de perico perro… Mientras tanto, del área de Protección Civil de Tláhuac le han dicho a los vecinos que «no existe riesgo alguno» y que mejor dejen de andar haciendo argüende, porque los de Drenaje y Agua Potable están tomando las medidas de seguridad necesarias… Sin embargo, las casas de la zona se inundan cada vez que llueve, como registró NotiCiudadana en un video (que presentamos en segmento aperte)… Los vecinos levantaron su queja desde marzo de 2016, sólo que lo hicieron en la alcahueta Contraloría General del gobierno de la Ciudad de México, de ahí que las investigaciones todavía ni empiezan, y sólo se limitan a decir que los funcionarios señalados aun no responden a los requerimientos de información sobre el caso (SIDEC163772DC)…
A vecinos de la Selene trabajadores de la delegación les cobran entre 6 y 10 mil pesos
por ponerles una toma de agua. ¿Le cobraron al 
«Rigoñas» por introducción del drenaje?
Y mientras sigue la construcción de lo que será un restaurante donde seguramente habrá de todo, efectivamente, como en botica, la fuga de agua que comenzó en enero dañó una casa, la barda, el zaguán, muebles, el piso de la casa, piso del patio y áreas verdes, además de que hasta hoy no se ha reparado la cinta asfáltica, lo que ha provocado posteriores rompimientos de la tubería de agua… Así se las gastan estos de la mentada «renacida» de Tláhuac… De ahí que por tercos, estos vecinos que exigen a la administración del «Rigoñas» que les reparen su calle, la Salvador Díaz Mirón, ya se hayan ganado amenazas de parte de personal de las empresas y fábricas de la zona, así como de empleados de la administración delegacional, entre ellos personal que se acredita como de Protección Civil, como le notificaron a Salgado el 13 de abril de 2016…
Con razón el delegado habla mucho del «renacer» de Tláhuac... ¿Entrará el«Rigoña-restaurante» en el concepto que tanto pregona?
La situación se complicó todavía más como dio cuenta Armando Ramírez, cuando a principios de marzo pasado llegó al lugar una comitiva de alrededor de unas 30 personas, al mando de la directora de Participación Ciudadana, Gloria Martínez Valdez, quien les aseguró a eso de las nueve de la noche que les iban a pavimentar la calle, pero que primero tenían que abrir lo que quedaba de pavimento dizque para hacer «una adecuación en beneficio de todas las colonias» de la zona… Así que mientras la funcioñera les largaba su choro discursivo, por separado trabajadores de la delegación le dijeron a los vecinos en corto que «era orden del mero mero», y les advirtieron que manipular una vez más la tubería por personal no calificado y sin recursos materiales y técnicos, podría provocar una fuga casi imposible de contener con consecuencias desastrosas para los predios aledaños, porque se volverían a inundar… Días después, los vecinos de la calle Díaz Mirón fueron advertidos por personal de la delegación que «por órdenes del director general de Obras de Tláhuac», mientras dependiera de él no les iban a pavimentar la calle como represalia a que no habían permitido que se abriera la tubería de agua…
Donde antes estuvo el Salón Atayde, el que por muchos años fue sede de los actos
políticos de los priistas, estará el presunto restaurante
Por su parte, el diputado por Morena, Raymundo Martínez Vite –y uno de los que está dispuesto a bloquearle la reelección en el cargo al «Rigoñas» en el 2018–, les mandó decir con sus subalternos del módulo de atención ciudadana –porque estos discípulos del mesías de Macuspana deben considerar que no son dignos de ningunearse con simples mortales– que simplemente «no son sus funciones»… Y tras de dedicarle arremangados de camisa y música de viento con recordatorios familiares, se fueron con un tal Sánchez y otros funcioñeros delegacionales que de igual forma se negaron a atenderlos, diciéndoles que no tenían indicaciones superiores…
Por lo pronto, las palmeras borrachas de sol ya las tiene el
supuesto restaurante
Pero los vecinos acabaron de encorajinarse cuando se percataron que los trabajadores de la delegación comenzaron los trabajos para introducción de drenaje en un predio ubicado en Avenida Tláhuac, esquina con Calle Salvador Díaz Mirón, junto a la estación del Metro Nopalera, donde supuestamente se construye una obra del delegado «Rigoñas»… Según filtraciones de propios funcioñeros –para que al rato no vaya a salir alguien con que son los insidiosos de los uceperos y demás perredistas que todavía andan enchilados porque los botaron de la administración los que soltaron el rumor–, en ese predio se construye un restaurante para el hijo del jefe delegacional, quien es chef –ya si es chef de escuela patito o de alta gastronomía de alguna escuela de la Roma o de Polanco eso no lo pudieron averiguar los vecinos–… Lo que sí lograron documentar en video fueron los trabajos para la introducción del drenaje para el «Rigoña-restaurante», porque lo hacen sobre la banqueta, cuando la normativa lo prohíbe, tras de lo cual se suspendieron los trabajos, pero con la advertencia de que en cualquier momento regresarán a hacerlos por la noche a fin de evitar a los molestos vecinos inconformes que no dejan hacer su luchita al mero mero
Ahora sí que los de la delegación Tláhuac se están rayando como coloquialmente se
dice, por las conexiones a la red de agua que están haciendo en la Selene
Delegado planta por tercera vez a vecinos
Por otra parte, hoy jueves el delegado de Tláhuac, fiel a su costumbre de esconderse para no tener que cumplir con sus obligaciones del cargo que, según aseguran algunos maledicentes, le compró como candidatura al Peje López, volvió a dejar plantados por tercera ocasión a los vecinos que le reclaman dé a conocer su posición acerca de la construcción del Cire en terrenos aledaños a la estación del Metro Tláhuac… Sin embargo, y aunque usted no lo crea, el delegado «Rigoñas» ya recibió en una ocasión a estos vecinos que tomaron la bandera de defensores del terruño a fin de que Tláhuac no sea convertida en estercolero como vil traspatio de la ciudad, según pretendía hacerla aquel fatuo y ensoberbecido individuo que se hizo llamar el «mejor alcalde del mundo»… En esa ocasión, Salgado aseguró que del asunto del Cire nomás no sabía nada, y que por tanto no podía opinar sobre lo que según él era mera especulación… Sin embargo, al estilo del «Cuatemochas» Cuauhtémoc Cárdenas cuando fue jefe de Gobierno y siempre que le preguntaban de algo los reporteros respondía que él no tenía conocimiento de nada, pero que esperaran a que se informara para poder opinar, el delegado «Rigoñas» le pidió a los dirigentes vecinales (Delfino Garcés –quien recientemente acaba de pedir cobijo en el Partido Revolucionario Institucional–, Pedro Cruz, Luis Armando Cadena, Rosalba de la Peña, Leonardo Jiménez y Francisco Jiménez, presidente del comisariado ejidal de Tlaltenco y quien al parecer ya empezó a negociar por separado lo del Cire) que de igual forma lo esperaran a que se informara bien del asunto… Pero ya para la segunda cita no los recibió, les mandó decir con el director de Jurídico y Gobierno, Héctor Jiménez Garcés, que le dieran más tiempo porque apenas tenía dos días que había enviado una carta al insólito doctor MAME (Miguel Ángel Mancera), por lo que no estaba en condiciones de dar opiniones… Luego les insinuó que los iba a atender el pasado lunes, pero para variar tampoco los recibió… Ante la insistencia de los susodichos, Salgado les agendó una junta para hoy jueves; sin embargo, como nunca está en sus oficinas debido a que por lo visto solamente es una figura decorativa en la administración tlahuaquense, tampoco se dignó aparecer ante ellos… Por lo visto, verle la  cara a los vecinos y dejarlos plantados forma parte de la «renacida» propagandística del delegado; porque lo mismo les hizo a quienes lo buscaron para tratar asuntos de la creciente ola delictiva en Tláhuac, sólo que estos terminaron por pintarle un violín y no lo volvieron a buscar más… Y según supimos por el director de NotiCiudadana, quienes protestan por la instalación del Cire en Tláhuac decidieron seguir el ejemplo de los vecinos que querían saber qué pasa en sus comunidades con el crimen organizado, y juraron que nunca más van a volver a buscarlo y que le van a ir a dar la queja al insólito doctor MAME… Al parecer, el hecho de que hoy haya sido publicado en el diario Metro que el Cire será construido en la Central de Abastos, originó que Salgado decidiera esperar una semana más antes de emitir alguna opinión… Al tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario